“Galveston”, de Nic Pizzolatto

Gavelston_135X220

“Galveston”, de Nic Pizzolatto.

288 páginas.

Traducción de Mauricio Bach Juncadella.

Edita Salamandra Black: http://salamandra.info/libro/galveston

¿Por qué he retomado el blog precisamente ahora? ¿Qué ha ocurrido para volver a teclear y (tratar de) juntar letras en este abandonado espacio? ¿Por qué he regresado un año y medio después de mi última entrada en el blog? La respuesta, claro, corresponde a mi apasionada lectura de… “Galveston”, la novela de Nic Pizzolatto, el showrunner y guionista de la aclamada serie “True Detective”.

Aprovechando el tremendo tirón de la serie de la HBO y el interés que suscita su creador, el nuevo sello de género negro Salamandra Black (¡mucha suerte!), comandado por la imprescindible Anik Lapointe (ex cabeza visible de la Serie Negra de RBA), ha debutado de manera inmejorable publicando recientemente en España esta obra que data del año 2010 y que, desde luego, puede entenderse como la semilla a partir de la que derivó tal producto televisivo. Habida cuenta de los puntos en común entre ambas ficciones (dos líneas temporales que se alimentan mutuamente, protagonista ambiguo y poliédrico, atmósferas y escenarios tortuosos, villanos desalmados, trascendencia del pasado, ambientes redneck, sacrificio redentorio, luces y sombras permanentes, etc), lo cierto es que se percibe una unidad temática en el autor, un universo propio bien reconocible.

La he terminado conmovido, con los ojos humedecidos, con un nudo en la garganta; con el inmenso placer de haber leído altísima literatura negra contemporánea que, incluso, trasciende los recursos sobradamente conocidos para alcanzar niveles de un lirismo arrebatador, para expandirse al corazón de las tinieblas que reside en cada uno de nosotros e introducirse en la cabeza, en el alma, y residir allí durante un largo tiempo como toda buena experiencia vívida que se precie.

Es angustiosa, inquietante, nostálgica, triste, trágica, humana y liberadora.

Como manda la tradición, estamos ante personajes condenados por unas vidas hostiles y unas circunstancias desfavorables: el caldo de cultivo que los dirige al abismo. Porque ya se sabe: la influencia nociva del entorno, las contrarias condiciones de origen, la interacción con personas que marcan a fuego el destino de los desarraigados. En definitiva, gente atrapada por su pasado, que pesa como una losa que hunde su futuro. Desde ese itinerario vital tan noir que sugiere fatalismo y perdición, Pizzolatto construye una historia que avanza por territorios desolados y golpea nuestra sensibilidad con un pesado mazo cuando es menester.

Tras el calor que va surgiendo entre Roy Cady, el letal y traicionado matón en obligada fuga, y Rocky, la rubita sensual no-tan-desamparada que se cruza en su camino, se encuentran agazapados los demonios interiores de ellos mismos y también los físicos, los reales, los que beben en la barra y andan al servicio del jefe de la tribu, listos para saltar a la yugular y despedazar a la presa, a la víctima que queda reducida a escombros humanos. Por ello, sus instantes puntuales de violencia explícita (y malsana) duelen de verdad, aunque quizá lo más hiriente sea la certeza de que el fin se acerca y nada puede frenarlo. Huyen de la muerte cuando, en realidad, ya están muertos y nada pueden hacer para resucitar y cambiar a una vida distinta, quizá mejor, quizá alejada del pozo en el que están a punto de caer.

Desde luego, nada hay banal ni gratuito en esta novela cuyas tremendas cargas de profundidad agujerean al lector más pintado. Creo que hay que ser un escritor de gran talento para extraer emoción de un material que bebe de muchos precursores y transformarlo en algo que se siente original (aunque no lo sea). No en vano, el hardboiled, la road novel (de Louisiana a Texas), el terror natural y abisal con resortes de nihilismo existencial y cosmicismo (la tormenta arrasadora -y purificadora- como consentida espada de Damocles) y el American Gothic influyen en el autor de modo sustancial, y así lo ha reconocido en las numerosas entrevistas que ha concedido a raíz de la primera temporada de “True Detective”.

Y cuando Pizzolatto deje la tele, por favor, no nos rasguemos las vestiduras, pues regresará a las letras y seguirá haciéndonos (in)felices a base de tormentos personales y martillazos en la sien.

Bravo, bravo y bravo.

PD 1: A los que les haya gustado, yo les animaría a leer ahora “Por mal camino”, de Chris Womersley (Es Pop Ediciones), otro magistral noir moderno de corte atmosférico, de cocerse a fuego lento, de huida desesperada a la nada y de hostiazas brutales en todo el careto del lector. A ver quién es el chulo que sale indemne de sus últimas páginas, que se sitúan entre lo más salvaje que he leído y, sospecho, leeré. Más lírica y despiadada aún que “Galveston”, no deja títere con cabeza. Dinamita pura. Inciso al respecto: en un mundo ideal, utópico, la novela de Womersley habría sido un best seller y la crítica no cesaría de reseñarla, pero en nuestra realidad nada de esto ha sucedido. Una pena.

PD 2: Atención al libro “True Detective: Antología de lecturas no obligatorias” (http://www.erratanaturae.com/index.php/2014/true-detective/), que reúne diversos textos de autores relacionados con la serie de algún modo: Ligotti, Barron, Hammett, Nietzsche, Schopenhauer, Bolaño, Bierce, Chambers y Lovecraft. Con ensayo teórico e introducciones de Iván de los Ríos. Interesante contenido y sugerente propuesta que tengo en mi poder y leeré próximamente. Edita con mimo Errata Naturae.

PD 3: La primera temporada en Blu-ray de “True Detective” es una excelente oportunidad para revisar la serie con calma y en máxima calidad:  http://www.mubis.es/titulos/true-detective-primera-temporada-blu-ray

Anuncios

2 pensamientos en ““Galveston”, de Nic Pizzolatto

  1. Qué hay Sr. Renn, soy Juan López del FF. Solo para recomendarle encarecidamente El Rito de Barron (Valdemar Insomnia), la acabé ayer y es una maravilla, Pizzolatto bebe de ese autor mucho, le va a encantar.
    De hecho, fue acabarlo y saltar a la antología de Errata Naturae para…leer el cuento de Barron.

    P.D.: Terminé El Complot Mongol, me gustó el punto entre vodevil y tragedia que tiene, y el slang mexicano se hace un poco árido, pero resulta divertido.

    Siga con esto, que pasaré a visitarle.

    Un saludo.

    • ¡Hey, buen hombre! ¡Usted por aquí! 🙂

      Una pena la desaparición del Focoforo, aunque a decir verdad la participación ya estaba bajo mínimos y la cosa renqueaba. Y sí, ando por el blog, por el foro Nosolohd y también por twitter.

      Precisamente estoy leyendo ahora “El Rito”, de Laird Barron, y me está encantando. Tras cada frase hay escondida una sorpresa o un detalle extraño y desconcertante. Tengo ganas de ver cómo acaba hilando el autor tanta línea narrativa y tantas digresiones. Desde luego, es fascinante y engancha. Más o menos voy por la mitad, así que ya contaré algo en el blog.

      Simultáneamente me estoy leyendo “La entrega”, de Lehane. Tiene unas 190 páginas. Es una historia negra a pequeña escala, casi intimista, que me está pareciendo entretenida, concisa, bien escrita y con buen ritmo.

      “El complot mongol” mola, aunque el slang mexicano ese se hace cuesta arriba. Lo mejor, para mí, el pinche Filiberto García.

      ¡Seguiremos informando! 😉

      Un cordial saludo, amigo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s