“Vinyan”, de Fabrice Du Welz

“Vinyan” (2008), de Fabrice Du Welz.

A veces ocurre que uno no logra explicarse cómo es posible que determinadas películas pasen tan desapercibidas incluso en círculos cinéfilos. Es decir: que no se escriba o no se hable más, mucho más, de ellas. Uno de los ejemplos más flagrantes que recuerdo corresponde al caso de Vinyan (2008), aún no estrenada comercialmente en estos lares (lo cual tampoco es que sea una gran sorpresa, claro). Pero tanto en blogs, foros de debate o webs de internet como en las revistas especializadas de cine (en papel o digitales), sitios donde podría tener cabida una atención mayor a largometrajes invisibles, echo en falta un análisis o una discusión fundamentada de las cualidades de esta impresionante obra, puro cine sensorial, que a mí me parece importantísima y nada coyuntural.

En cualquier caso, afortunadamente (casi) siempre hay por ahí algún texto que hace justicia. Acto seguido, reproduzco las sabias palabras que escribió Roberto Alcover Oti en la web Miradas de Cine con ocasión del Festival de Sitges de 2008:

Pese a su simbolismo, Cielo e Infierno son conceptos muy terrenales que empiezan a trabajarse aquí y ahora. Elegir uno de ellos no requiere especial relevancia, sobre todo si a la vida le da por jugarte una mala pasada….lo otro depende más de como seamos capaces de afrontar según que acontecimientos y lo preparados que estemos para ello. Fabrice du Welz es un genio que ha rodado dos largometrajes sobre el Infierno en la Tierra, dos films expresionistas de horror que exploran el mundo que nos rodea a través de la percepción extrema de personajes que han terminado convirtiendo su vida en un trayecto directo al Hades. De ahí que sus películas sean experiencias vívidas (y viscerales) de un horror que surge desde dentro para embadurnar el suelo que pisamos y las paredes que tocamos. Así, lo más fácil (y cómodo) para definir Vinyan sería decir que Du Welz ha filmado su particular “Corazón de las tinieblas”, aunque ya sabemos que todo viaje al corazón de uno mismo está rodeado de zonas oscuras y puertas que es mejor no abrir. Porque Vinyan no es sino una agonizante travesía al corazón último de nuestra verdad, y la verdad es verdad, pero se escribe con dolor, sacrificio y sufrimiento. Y hay verdades a las que mejor no llegar, porque no hay respuestas en ella, solo más sinrazón. H. P. Lovecraft estuvo a punto de aprehenderla, y el último que lo intentó fue David Foster Wallace, que terminó ahorcado en su casa. Por eso me dices (con razón), y yo te digo/yo os digo que si nos gustamos/os gustáis, aprovechemos esas cosas simples y trabajemos sobre ello/aprovechad esas cosas simples y trabajad sobre ellas, porque no hay verdad más simple que el amor, algo que me gustaría haberle dicho a esa pareja que viaja desesperadamente a Birmania en busca de un hijo que ya no está y que no va a volver. Hay libros donde cada frase importa y nos transmite algo vital: en Vinyan cada plano narra un detalle más de la progresiva degradación de una relación. Obra maestra. Y no es una frase hecha. Créanme.

He aquí una fascinante imagen perteneciente a una de las películas más atmosféricas y desasosegantes que servidor haya visto jamás. Se trata de Vinyan (2008), del gran Fabrice Du Welz, un realizador belga que ya nos sacudió con otra maravilla malsana, Calvaire (2004).

En la nunca bien ponderada Vinyan, asistimos no sólo a un descenso sórdido a las cloacas de la desesperación tras la pérdida irreparable del hijo, sino también a la ruptura de la pareja, asfixiada ante una situación que degrada la relación hasta extremos mortales. Un viaje al Corazón de las Tinieblas en toda regla entre inquietantes personajes y una jungla hostil, que fagocita cualquier esperanza.

Bellísima. Angustiosa. Magistral.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s