El cine de Ti West

Para mí, todo comenzó con The House of the Devil, que vi hace poco. Inédita en España y proyectada en el último festival de Sitges, la película me ha puesto sobre la pista de su joven director, Ti West, al que sólo conocía de oídas. Así pues, he ido indagando algo más en su todavía corta filmografía… y he aquí, brevemente, mis impresiones.

The House of the Devil (2009) me parece un curioso y acertado homenaje de hechuras clásicas al terror de los años setenta y principios de los ochenta. Una película muy consciente de sus obvias fuentes referenciales. Lo más interesante es lo bien que West reproduce sus influencias, el tono retro que destila la cuidada producción (desde los mismos títulos de crédito) y la calma y el detallismo que refleja a la hora de construir una atmósfera verosímil, crear una inquietud y retratar con cercanía y naturalidad a la chica protagonista (una excelente Jocelin Donahue), que se dirige a la boca del lobo al aceptar un trabajito de niñera en una casa siniestra. Durante gran parte del metraje, impera una mirada intimista, e incluso contemplativa, al devenir de la protagonista, quien, a pesar de los indicios de peligro que capta, muy poco a poco se aproximará a un horror envolvente.

Al final, eso sí, creo que se precipita, cae en lo brusco y termina de modo algo previsible, lo que estropea un poquitín el conjunto, quizás desequilibrado debido a la atropellada recta final… Pero ya digo que, para mí, es una película muy apreciable que evidencia el conocimiento del género por parte de su realizador. Y un plus: ¡Sale el turbio Tom Noonan!

No os perdáis, aunque parezca extraño, Cabin Fever 2 (2009), también de nuestro hombre: Ti West. Sin ir más lejos, se trata de una secuela muy superior a la primera parte de Eli Roth, diría yo. West, por lo tanto, se marca un brillante e inteligente ejercicio de gore-cachondeo mediante el que pervierte los tópicos que maneja (las constantes del universo de la high school), otorgándole a toda la película un revestimiento negrísimo, irónico, bizarro, desmelenado, autoconsciente y muy gracioso. La clave del asunto es el tratamiento explosivo que da Ti West a este material: a saber, escenas como la de la felación con aparato de dientes, la de la gorda en la piscina o la del brazo amputado con una sierra, por ejemplo, son delirantes y absolutamente divertidas.

Y es que, además, la película está lejos de la cutrez, de la bobada y de la desidia. No estamos ante un subproducto oportunista y hecho de cualquier manera, no. Insisto en que en Cabin Fever 2 hay un director que sabe muy bien lo que hace… y lo hace con chispa, salero, brío y nervio. Ojito también a la sensacional selección musical, al fluidísimo ritmo narrativo y al comienzo y al final, narrados con dibujitos molones.

Y por último, y a falta de ver The Roost, recientemente también he visto, de este director, Trigger Man (2007). Lo cierto es que parece dirigida, para que os hagáis una idea, por el Gus Van Sant de Gerry, Elephant o Last Days. Más o menos, digo. Es una película muy minimalista, de recursos muy escasos pero bien aprovechados. Cámara al hombro, seguimiento constante a unos personajes que no cesan de caminar, poquísimos diálogos, papel esencial del entorno natural, definición mínima de los personajes, aparentes tiempos muertos, ausencia de explicaciones, etc… Es un survival extraño, desconcertante, de formas desaliñadas, que busca el hiperrealismo. A mí me ha gustado. Durante sus primeros treinta y tantos minutos, impera la calma tensa. Después, se convierte en una lucha por la supervivencia en el bosque contra un enemigo, en principio, invisible. Inquieta lo suyo porque uno no sabe por dónde van los tiros (nunca mejor dicho). Aviso que puede aburrir, pero a mí me ha mantenido en tensión.

La película va de tres amigos urbanitas que se van a cazar al bosque. Andan y andan sin encontrar nada y sin disparar a nada. Hasta que, ¡zas!, algo sucede y la cosa se pone seria.

En fin, ya sabéis: mucha atención a este señor, Ti West. Una de las esperanzas del género.

Anuncios

5 pensamientos en “El cine de Ti West

  1. muy acertado comentario de “the house of the devil”
    sin embargo ese cambio de ritmo que criticas no considero que fuese precipitado o brusco, simplemente le da un toque especial.
    la imagen que me vino a la cabeza es la de un director disfrazado, llega un momento en que se tiene que quitar el traje de carpenter o de quien sea y ser él mismo… como esa bizarra imagen de alguien que va disfrazado de mascota de un equipo de basket y se quita solo la cabeza para fumar un cigarro entre descanso y descanso de un partido…
    Ivan R.S.

    • Pues otro nombre a tener cuenta. Fíjate, yo tampoco daba un duro por Cabin Fever 2 ya que tampoco me gustó la primera, pero sí que haré por ver esta.

      Un saludo!

  2. Con el talento del tipo, yo diría que el mayor riesgo que corremos es que lo acabe reclutando el sector mainstream y acabe dirigiendo americanizaciones de pelis orientales y pelis de casa embrujada con efectos de lucecitas protagonizadas por Sandra Bullock.
    Todo lo cual sería muy cojonudo para su cuenta corriente.

  3. Un director del que esperamos mucho. Al igual que tú, no he podido ver “The roost” pero efectivamente “House of the Devil” asombra por lo ingenioso y sutil de su caligrafía. Alguien capaz de dirigir una película tan inteligente (y,por qué no decirlo,bonita) seguramente pueda sorprendernos con nuevas genialidades en el futuro. Hay que seguir con suma atención la trayectoria de este pollo. Un saludo, y gracias por el post!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s