Reseña: “Calvaire” [Colaboración en Pasadizo]

– Reseña que publiqué en la web Pasadizo.com: CLICK!

Allmovie.com

Imagen: Allmovie.com

CALVAIRE [DVD: CALVARIO]

Formato: DVD

Un artista itinerante vive una indescriptible pesadilla en sus carnes cuando, tras un temporal de viento y lluvia, se pierde y va a parar a un espacio rural, abrupto y aislado. Envuelto por una hospitalidad aparente, trata de reparar su vehículo estropeado y seguir su camino, pero alguien no parece dispuesto a que así sea. Para él, la lucha por la supervivencia en este entorno enloquecido ha comenzado.

Ficha Técnica

Dirección: Fabrice Du Welz / Productores: Michael Gentile, Eddy Gérardon-Luyckx y Vincent Tavier / Guión: Fabrice Du Welz y Romain Protat / Fotografía: Benoît Debie / Música: Vincent Cahay / Efectos especiales: Alain Couty / Montaje: Sabien Hubeaux / Intérpretes: Laurent Lucas (Marc Stevens), Brigitte Lahaie (Mademoiselle Vicky), Gigi Coursigny (Madame Langhoff), Jean-Luc Couchard (Boris), Jackie Berroyer (Paul Bartel), Philippe Nahon (Robert Orton)… / Nacionalidad y año: Bélgica, Francia, Luxemburgo 2004 / Duración y datos técnicos: 88 min. color 2.35:1.

Comentario

En Calvaire acompañamos a un artista en su descenso a los infiernos del horror rural. Desde el mismo arranque, con la actuación de Marc (Laurent Lucas, que asume un papel de alta dificultad) en una residencia de ancianos, percibimos una sensación de inquietud, de extrañeza. El protagonista canta y baila ante una audiencia que se mantiene indiferente, pétrea. Después, una de las ancianas entra en el camerino del cantante e intenta forzar un amago de contacto sexual. Marc, acosado también por una enfermera, termina su trabajo y sube a su camioneta con rumbo hacia otra parte, pero por el camino parece perderse y, tras penetrar en una cortina de niebla o bruma, accede a una especie de universo paralelo descarnado y desolador, esto es, a una zona rural alejada de la mano de Dios, apartada de todo y de todos. Es un territorio profundo que se asemeja a un infierno sin salida ni escapatoria. Al protagonista se le estropea la camioneta bajo el temporal de viento y lluvia y logra llegar a un hostal para resguardarse, recuperar fuerzas y reparar el motor dañado.

Fabrice Du Welz nos sitúa cara a cara con un horror incómodo, imposible de eludir, que nos afecta de modo íntimo y personal. La intensidad de su pausada narración, plasmada en un crescendo progresivo e imparable, provoca que paulatinamente nuestro pulso se acelere, el malestar surja y la respiración se detenga. Su película es impecable en lo que refiere a la creación de un clima de desasosiego que, conforme avanzan los minutos, resultará más y más insoportable mientras sumerge al protagonista en un horror que nos es sugerido o adelantado desde el principio. Los espectadores vamos un paso por delante de Marc y sabemos que algo fatal va a ocurrir, así que sufrimos por él y su inocencia al verle rodeado de seres primitivos en un lugar perdido, en un reducto salvaje que parece haber cortado el contacto con la civilización y donde no existe la figura de la mujer.

Así, el horror psicológico y el físico se dan la mano para confeccionar una de las pesadillas más angustiosas y mejor perfiladas que hayamos visto (y veremos) en mucho tiempo. Atrapado en un pueblo repleto de criaturas crueles y amorales, Marc, el hombre de la ciudad, el artista, será reducido a un preciado objeto sexual, a un mero guiñapo humano, perdiendo toda su dignidad y masculinidad y siendo equiparado al cerdo sodomizado por los brutos lugareños. Ha sido convertido en un pedazo de carne al servicio de la perversión de un elemento desequilibrado que va mucho más allá de la simple villanía y que incluso opera como verdugo al materializar el particular calvario de Marc mediante una simbólica crucifixión.

Aunque Du Welz opta, en general, por no recurrir a golpes de efecto y filigranas visuales con el fin de hacer predominar el realismo sórdido de su propuesta, sí tenemos, en la parte final, que es la más impactante, dos recursos formales que acrecientan hasta lo impensable lo malsano: el travelling circular que nos hunde en la absoluta locura y el plano-secuencia cenital en el que tratan de volver a corromper a la presa humana. Son momentos que rivalizan en calibre perturbador con los puntos más oscuros de la propia Irreversible (Irréversible, 2002, Gaspar Noé). Y, curiosamente, el director de fotografía de Calvaire, Benoît Debie, también lo fue en el film de Noé, siendo su aportación fundamental para dotar a la película de un look sucio, desgarrador, de naturaleza indómita, tanto a plena luz del día como en la noche cerrada.

Este viaje a la corrupción y la deshumanización no deja indiferente ni permite salir indemne, y prueba de ello es el estremecedor final, cuyo efecto se ve incrementado exponencialmente por la densísima atmósfera de desconsuelo que abarca todo el metraje de esta extraordinaria y memorable película. Sin salida y sin razón.

Anécdotas

* Título anglosajón: The Ordeal. * Premiada en el año 2005, en el Festival de Cine Fantástico de Amsterdam, con el Gran Premio de Plata del Cine Europeo, y en el Festival de Gérardmer con el premio de la crítica internacional, el premio Premiere y el premio especial del jurado (este último, ex aequo con Saw).

Por Manel Lledó Bertomeu (Altea, Alicante. España)

Anuncios

4 pensamientos en “Reseña: “Calvaire” [Colaboración en Pasadizo]

  1. Recuerdo con especial emoción la canción que interpreta el protagonista al principio de la película. La verdad, no me gusta el excentricismo francés, y esta película raya en él, o se da de lleno.
    Prefiero el cine francés más comercial (Haute Tension) y sobrio.
    De todas maneras es una película recomendable, historia de un límite humano, sufrimiento, tensión, asfixia, ruralismo bárbaro, vino francés, cómo no, bosques franceses…

  2. Otra gran película que descubro en tu blog. Sin embargo, yo también habría remarcado la demente escena del bar del pueblo en la que se ponen a tocar el piano y bailar. Momento brillante y flipante.

  3. Pingback: “Vinyan”, de Fabrice Du Welz « VIDEODROME · Blog de Cine

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s