Peliculitas y peliculazas

 

Balance de las últimas películas vistas:

· Transsiberian ( 2008 ), producida por Julio Fernández y con vocación internacional, supone, como ya sucedió con El maquinista, una nueva incursión de Brad Anderson en los turbios vericuetos de la culpa. Desde las coordenadas del thriller, el director desarrolla una historia de apariencias y falsedades que entretiene y podría calificarse como correcta, aunque en ningún caso deslumbra (ni despunta siquiera).

Siempre preferiré, de cualquier modo, la irregularidad de El maquinista por ser mucho más atrevida y ahondar en la angustia no desde lo académico, sino desde las tripas. Dadme, de hecho, los instantes más inquietantes de la cinta protagonizada por Christian Bale antes que la mediocre regularidad de la última de Anderson, donde, por cierto, chirría un cargante Eduardo Noriega dentro de un reparto competente (Woody Harrelson, Emily Mortimer, Ben Kingsley) y una trama pasable y de molestas sobreexplicaciones, es decir, de las que se olvidan en un visto y no visto.

· The Strangers ( 2008 ) es otra de esas cintas de terror que tratan de sacar partido de una situación de asedio. Ya sabéis lo que se cuece: víctimas amenazadas por alguien en un entorno de extrarradio, por así decir. La fórmula es simple pero resultona, pues no hay más que situar a los personajes en un lugar (una casa apartada en campo abierto) y dejarlos a su suerte, o sea, a la voluntad de una fuerza sádica. No hay posibilidad de pedir ayuda. Nadie irá a su rescate. Puteemos a los personajes sin piedad.

Sobre esta base que de por sí ya cuenta con elementos para funcionar, ofrece Bryan Bertino una pesadilla de horror cuyos resultados yo calificaría de discutibles. Estando reciente la modélica Ils y teniendo siempre presente Funny Games como referente inexcusable, The Strangers se mueve en terrenos muy similares, palidece en logros y sella la impresión del “ya visto”. Aunque es capaz de crear una sensación de incertidumbre en función del uso de la música, el sonido, el punto de vista y el espacio, sabe a poco en comparación a otros ejercicios anteriores en hallazgos y también superiores en tensión de puesta en escena, en poder de sugestión, en tratamiento de los personajes, etc…  

Y que el epílogo, que sucede a continuación del pico más cruel de la película, se entienda casi como un chiste (por sobado, por innecesario)… no ayuda precisamente a tenerla en mejor estima.

· A Guillermo del Toro es imposible negarle su imaginación, su frikismo, su entusiasmo desbordante, su gusto por las criaturas y los universos fantásticos. Hellboy 2 ( 2008 ) es un festín visual de monstruos de enorme variedad sobre una historia que parece ser lo de menos. Amplificada respecto a la primera parte, esta secuela va más allá en barroquismo y mantiene alto el listón en cuanto a la espectacularidad de sus notables escenas de acción, pero resbala al alargar demasiado el invento y cansa conforme avanza hacia un final excesivo, además de plantear cuestiones personales un tanto baladíes entre unos personajes tal vez desaprovechados (y pienso en Abe Sapien, claro).

Y a uno, las cosas como son, siempre le viene a la cabeza que el mexicano jamás ha superado su extraordinaria opera prima, Cronos

· En términos de atmósfera y de aprovechamiento del entorno natural para crear un lugar amenazante e insonsable, El rey de la montaña (2007), de Gonzalo López Gallego, alcanza un muy buen nivel. El director hace emerger una sensación de desamparo y de extrañeza que opera en favor de este ejercicio de huida y persecución. Mientras alguien pone en aprietos la vida de los personajes principales, que se encuentran a merced de un francotirador sin entender nada de lo que sucede, la cinta seduce en buena medida. Sin embargo, se pierde gas cuando las cartas son puestas boca arriba, lo que despoja de atractivo a ese elemento en principio desconocido. Tras haber construido tan altas expectativas, la resolución no me convence… como tampoco lo hace el personaje femenino de María Valverde (tanto por el dibujo del papel en sí como por la escasa naturalidad de la actriz).  

· La caza (1966) es, en opinión unánime, una de las más importantes obras del cine español. Y no seré yo, desde luego, quien lleve la contraria, ya que me parece imposible no rendirse ante esta crispada jornada de caza que derivará en un sofocante infierno. Imperdonable no haberla visto antes, sí, pero más vale tarde que nunca.

Con la guerra civil como palpable telón de fondo que sobrevuela a esta tragedia en ciernes, Carlos Saura sitúa a sus personajes en un caldo de cultivo letal con economía de medios: armas, caza del conejo (en estado puro, sin zarandajas), alcohol a porrillo, calor insufrible, territorio agreste, una ninfa contoneándose, afrentas del pasado y pensamientos internos, lo que deviene en la pérdida de la razón y el progresivo enrarecimiento del clima humano. Una película visceral que propone una violenta y febril catarsis, fundamentalmente en unos minutos finales memorables. Merecida su fama, por lo que a mí respecta.

· Someone’s Watching Me (1978) es un telefilm dirigido por John Carpenter que se localiza antes de La niebla en la filmografía del maestro. Se trata de un thriller con claras influencias hitchcockianas que suele pasar injustamente desapercibido cuando se habla de su obra.

Cuenta el acoso que una mujer que se instala en un edificio sufre por parte de un ser invisible que parece habitar en el edificio de enfrente. La observa con un telescopio, la masacra a llamadas amenazadoras y le manda obsequios según su siniestro plan. El tipo es muy hábil y pasa desapercibido, atormentando a la protagonista cruelmente. Otro detalle interesante es que provee a su víctima de otro telescopio, generándose un juego perverso.

La película es excelente. Carpenter se inspira de forma muy evidente en el inagotable modelo hitchcockiano (ya desde los títulos de crédito) y la jugada le sale perfecta. Cómo domina los puntos de vista, los espacios, el escenario; cómo desliza la cámara; cómo crea suspense con la música y su lenguaje cinematográfico; cómo juega al despiste con la identidad de un tipo al que trata como una abstracción durante casi todo el metraje; cómo filma en contrapicado el edificio para que dé una sensación dantesca; cómo caracteriza a su protagonista para que parezca otra rubia perfilada por Hitchcock…

El guiño de la Torre Arkham (donde vive la asediada) y el final de puro vértigo en un cara a cara emocionantísimo acaban por redondear una experiencia que perfectamente podría haber sido servida por un Brian De Palma en buena forma. Conclusión: hay que verla.

· A modo de confesión, debo decir que otro clásico indispensable que tenía en mi vergonzoso debe y que he visto (¡por fin, por fin!) es Perversidad (1945), una de las obras más desalmadas de Fritz Lang y que se corona mediante uno de los finales más crueles posibles.

Los personajes, movidos por el dinero, el sexo, el amor y la ambición por conseguir algo cueste lo que cueste, caen presa de la fatalidad que les tiene aguardado su destino. El triángulo está condenado. Ese hombre ingenuo (un gran Edward G. Robinson) que cae rendido a los pies de la femme fatale (Joan Bennett) como un pelele, el engaño del que es objeto o el retrato de una ciudad de calles oscuras y húmedas, todo ello en la tradición del genuino género negro, son aspectos interesantísimos. E insisto: las imágenes del final son de enorme amargura y desesperación. Para atarse los machos.

3 pensamientos en “Peliculitas y peliculazas

  1. Me ahorrás unos cuantos disgustos, perfecto. La caza también la debo, pero corro a repararme. Perversidad está muy bien, aunque del período estadounidense del Fritz me quedo con Furia, La mujer del cuadro o el Ministerio del miedo. De Carpenter no soy fan, pero voy a ver si me acerco a esta que nombrás, que ya se me despertaste las ganas.
    Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s