“Stuck”

Stuck (2007) / Director: Stuart Gordon / Guión: John Strysik y Stuart Gordon / Intérpretes: Mena Suvari, Stephen Rea, Russell Hornsby, Rukiya Bernard.

En primer lugar, ojo al dato: Tom (Stephen Rea), un pobre diablo caído en desgracia, es atropellado accidentalmente por Brandi (Mena Suvari), una competente y servicial enfermera, quedando encajada la víctima en el parabrisas del coche. La reacción de la conductora no es otra que la de ocultar lo sucedido y decide ir a casa y dejar el vehículo en el garaje mientras piensa qué hacer. Lo ocurrido podría estropearlo todo (entre otras cosas, su objetivo de ascender en el trabajo), así que mantiene oculto tanto el coche abollado como a ese hombre malherido, inconsciente y que, después, le ruega ayuda sin éxito.

Esta tragedia macabra, increíblemente basada en un suceso real (!!!), sirve a Stuart Gordon para desplegar humor negro, patetismo, crueldad, incorrección política y amoralidad en dosis muy considerables. El asunto es gracioso y terrible al mismo tiempo, pues combina el absurdo del que se tiñe la situación con el angustioso estado de ese tipo que agoniza y no encuentra la salida. También es interesante el perfil de los personajes, dibujado en pocos pero efectivos trazos: desde el perdedor encarnado por un conmovedor (y magnífico) Stephen Rea hasta la mezquindad de Mena Suvari en un papel explosivo y la torpeza de su novio ladrador y poco mordedor. 

Stuck es una pequeña joya de serie B que, aparte de brillar por las ajustadas interpretaciones de su reparto y su base kafkiana, llama la atención por la dirección de Stuart Gordon y su pulso y economía narrativa. Al igual que en la urbanita Edmond, el realizador explora la oscuridad de la naturaleza humana y parte del cine de género para volver a incidir en la crítica sociopolítica (burocracia, funcionamiento laboral, inmigración, sin techo) barnizada con sentido del humor, además de contar lo que tiene que contar tras aplicar el tamiz de la depuración; es decir, logrando que la película prescinda de aspectos superfluos que mareen la perdiz y efectuando una puesta en escena precisa, al servicio de la historia. La clave es ir al grano, narrar con brío y limar lo que sobre.

¿La consecuencia? Hora y media intensa, enérgica, arrolladora. El excelente resultado se debe, en gran parte, a la madurez de su realizador, cada vez mejor en su retrato corrosivo de la pesadilla urbana.

Necesitamos más películas de esta calaña, creedme.   

Valoración (0 a 5): 4

Anuncios

3 pensamientos en ““Stuck”

  1. es ENORRRRME, una de mis favoritas del pasado Sitges, jodidamente divertida aunque no estoy de acuerdo en lo de que ella es “competente”
    Es una puta yonki de mierda repugnante, a pesar de que en el trabajo lo haga algo mejor que en su vida privada.
    La peli es maravillosa, sip

  2. La jefa quiere ascenderla porque ella lo hace bien en su trabajo. La ironía es que alguien que se dedica a atender a ancianos enfermos sea, en realidad, una persona de esta catadura moral, capaz de hacer lo que hace. ¿En qué manos podríamos llegar a estar? Es una película realmente perversa… y mola.
    Si fuese profesor de Derecho Penal, a mis alumnos les pondría esta película como representación del delito de omisión del deber de socorro. Jejejeje.

    PD: He estado a un pelo de puntuarla con un 4,5 (de 5), pero no sé…

  3. El director de La Crisis Carnívora se mosqueó conmigo porque en la presentación de su peli se hablaba de peli amoral.
    Yo le dije que se pasase a ver Stuck.
    ¿Omisión? ¿Por? jejeje
    Es estupenda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s