“À l’intérieur”

 

À l’intérieur (2007) / Directores: Alexandre Bustillo y Julien Maury / Guión: Alexandre Bustillo / Intérpretes: Béatrice Dalle, Alysson Paradis, Nathalie Roussel, François-Régis Marchasson, Jean-Baptiste Tabourin. 

Supongo que Alexandre Bustillo y Julien Maury, los directores de esta gran broma hemoglobínica trazada con brocha gorda (¡gordísima!), son dos cachondos mentales de mucho cuidado, es decir, dos desvergonzados amantes del giallo más explícito que se habrán divertido lo indecible con su juguetito.

Sólo así cabe explicar que À l’intérieur, aplaudida en el festival de Sitges, sea un auténtico desbarre ultragore más cómico que terrorífico y tan esperpéntico que la etiqueta de “grand guignol” incluso le queda pequeña. Concebida como un ejercicio de estilo con un sentido autoparódico acusadísimo y del todo consciente, la película se encuentra rebosante de excesos y efectismos descarados que, sin ningún escrúpulo, muestran y explotan un sadismo gratuito que jamás puede ser tomado en serio. Sí, sólo así uno puede entender lo estrambótica que llega a resultar a partir de que el festín sanguinolento se lanza sin freno.

Aunque en el fondo también aluda a una reflexión (descafeinada) referente a los terrores de la maternidad y otra (sin demasiado sentido) acerca de la violencia en los suburbios franceses, lo que manda es un gore puro y duro que alcanza cotas delirantes en el bizarro enfrentamiento entre una mujer embarazada salida de un accidente automovilístico y una temible dama de negro, quien parece pretender arrancarle el bebé de sus entrañas a tijeretazo limpio. 

Más simple que el mecanismo de un botijo y realmente hueca, lo mejor de la película estriba en la siempre inquietante Béatrice Dalle, el clima onírico de pesadilla brumosa que envuelve el recinto cerrado en el que se desarrolla la carnicería y su autoasumida condición de divertimento en plan de grotesca gamberrada. Y el final ya es de traca (valenciana). 

La película, en cualquier caso, no aburre y se puede disfrutar si el espectador se dispone a entrar de lleno en la patochada con espíritu lúdico. Lo que ocurre es que, en mi opinión, la propuesta interesa fundamentalmente como mera curiosidad: por ver hasta dónde son sus responsables capaces de degenerar, por comprobar su grado de histeria. En otras palabras, pretendo decir que la situación de extrañeza, claustrofobia y suspense inicial, que prometía tensión a raudales, queda eclipsada por la saturación que produce la caricatura y la barrabasada en un devenir reducido a los golpes de efectos acumulados y, al fin y al cabo, algo anodinos.

Valoración (0 a 5): 2

Anuncios

9 pensamientos en ““À l’intérieur”

  1. “es un gore puro y duro que alcanza cotas delirantes en el bizarro enfrentamiento entre una mujer embarazada salida de un accidente automovilístico y una temible dama de negro”
    Con eso me basta, aunque le tengo algo de curiosidad a la historia.

  2. Ojalá hubiera pensado eso cuando la vi, me habría ahorrado una mala noche =)
    Debe ser porque no conozco casi nada del género.

    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s