El diabólico Frank

 

Frank: Morton once told me I could never be like him. Now I understand why. Wouldn’t have bothered him, knowing you were around somewhere alive.
Harmonica: So, you found out you’re not a businessman after all.
Frank: Just a man.
Harmonica: An ancient race. Other Mortons will be along, and they’ll kill it off.
Frank: The future don’t matter to us. Nothing matters now – not the land, not the money, not the woman. I came here to see you. ‘Cause I know that now, you’ll tell me what you’re after.
Harmonica: … Only at the point of dyin’.

El diálogo citado pertenece a la antesala del duelo a muerte entre Frank (Henry Fonda) y Harmonica (Charles Bronson) que tiene lugar en la portentosa Hasta que llegó su hora (1968), de Sergio Leone.

Ahí, se vuelve a dejar constancia de la entidad de uno de los más fascinantes y épicos villanos del western y, en realidad, de cualquier género: Frank es la encarnación del malvado que se merece el respeto del mito; de esa raza de pistoleros en el crepúsculo que ya no entienden de tiempos modernos, que pertenecen a otra era, que se extinguen ante la llegada del progreso (la metáfora del ferrocarril), que encaran su final enfrentándose a su oponente en un cara a cara obligatorio tal y como reza el código de los de su especie.

El personaje interpretado (en un perversa elección de casting) por Henry Fonda resulta formidable desde su primera y bárbara aparición, cometiendo, sin inmutarse, un pecado mortal. Música, maestro. La cámara enfoca el rostro de un tipo que fue héroe con Ford pero muta en el mal absoluto cuando Leone lo mancilla, lo ensucia. Y un niño cae.

Hay algo en él que seduce. Es despiadado, sí, pero pulcro, elegante, infalible. Domina la situación hasta la aparición de ese fantasma espectral decidido a cobrarse venganza en nombre de las víctimas. Como en un macabro cuento de ultratumba, el verdugo (terrenal) es perseguido por la víctima (sobrenatural) más allá de lo posible.

El recurso del flashback también sirve para dotar de mayor halo a los antagonistas. No por casualidad, Frank, en un flashback magistral rodado como una angustiosa pesadilla, es retratado como una figura oscura, borrosa y alargada, como si fuese una abstracción abominable.

Y es que uno de los muchos aciertos de este western en la cumbre es el tratamiento de los personajes tanto en sus memorables líneas de diálogo como en su caracterización y, por encima de todo, en su filmación. Leone, sembrado en lo visual, acercó la cámara a sus rostros, los acarició y los sublimó (con la imagen detenida, con el tiempo dilatado, con la música poderosa de Morricone) para convertirlos en mitos del pasado cuya existencia se agota.

En el guión, Bernardo Bertolucci, Dario Argento y Sergio Leone. ¿Resultado? Una combinación atípica y, claro, explosiva.  

5 pensamientos en “El diabólico Frank

  1. Se que no viene a cuento con el post, pero me he estado leyendo tu blog desde hace tiempo y he seguido algunas recomendaciones, y hace poco vi la primera temporada de “The Wire” y tengo que agradecerte que hablases de ella por que me incitaste a verla y la verdad, hacía tiempo que no veía una serie de tanta calidad ^^, bueno, solo pase a saludar, felicitaciones por el trabajazo que haces!!!

  2. Que grande es “Hasta que llegó su hora” y que grande era Leone.
    Hoy en día no hay un director que se detenga a presentar personajes con ese aplomo y majestuosidad, como él lo hacía.
    Tenía un par de huevos al presentar al Fonda de la manera que lo hace, despiadamente, sin concesiones, sin distinciones de edad y género!
    Esa piel morena, sucia, tirando a negro, esos ojos azules intenso, esa musica de Morricone, esa Claudia (guau), esa harmonica que suena y da paso a Bronson…ese Robards! Irrepetible, de verdad.

    Como irrepetible era “Erase una vez en América”, la más bella peli de mafiosos que haya dado el cine.

    Me emociono…

  3. Muchas gracias, anyeluss. Me alegro de que “The Wire” siga acumulando seguidores y de que la estés disfrutando tanto. La serie lo merece. Yo no soy precisamente un fan total que acumule series y series, pero sé lo que me gusta y desde el principio me di cuenta de que “The Wire” era… otra cosa.

    Ay, Rob. Yo también me emociono, creéme. “Hasta que llegó su hora y “Érase una vez en América” son las cumbres de un Leone maduro y ya todo un maestro.
    Y encima va y corrompe la figura de Fonda, uno de los héroes “fordianos”. Con un par.

  4. “Cuando tiene que hablar toca, y cuando tiene que tocar habla”…
    El mejor spaghetti-western que se ha realizado a lo largo de la historia del cine. Conteniendo un ritmo que te mete de lleno en las sensaciones de todos sus “malditos” personajes, fenomenalmente creados por un soberbio Sergio Leone. Con una fotografía fuera de serie, y con esa musica compuesta por el inigualable Ennio Morricone. Yo pienso que si lo que queria el genial realizador italiano era dar una versión de lo que fue aquella salvaje América, está claro que lo consiguió, pero por todo lo alto. Soberbios todos los intérpretes, y no cito a ninguno porque todos están en estado de gracia. Quizá me lleve la eufória, pero esrte film, nada tiene que envidiar a cualquier clásico del género. Saludos!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s