“Promesas del Este”

Eastern Promises (2007) / Director: David Cronenberg / Guión: Steven Knight / Intérpretes: Viggo Mortensen, Naomi Watts, Vincent Cassel, Armin Mueller-Stahl, Sinéad Cusack, Jerzy Skolimowski.

“In this business, sometimes the biggest danger comes from the most stupid things.”

Aunque algunos echamos de menos al Cronenberg vírico del género fantástico puro y duro, hay que reconocer que la incursión del director canadiense en los terrenos del thriller y el noir es plenamente coherente con la perversidad de su estilo e inquietudes y aporta una nueva y sugerente etapa, del todo madura, en su brillante carrera, siempre significada por lo personal e insobornable que resulta. Así, tanto Una historia de violencia como Promesas del Este son películas que, en renuncia de los grandes aspavientos epatantes y a base de una meritoria economía de medios, se sumergen en el germen de la violencia, la complejidad de la familia y el juego de identidades a través de una narrativa depuradísima y un aspecto formal preciso hasta lo admirable.

Es un inmenso Viggo Mortensen la piedra angular de las dos últimas obras de Cronenberg. Sus personajes, ambiguos y presos en una identidad autoimpuesta, están sujetos a un peligroso equilibrio que les puede condenar al precipicio y se sacrifican por lo que creen en un mundo que les empuja a lidiar con la violencia, con el lado oscuro, quedando marcados profundamente, en lo interior y lo exterior, por sus experiencias limítrofes. En Promesas del Este, las mafias rusas y el crimen organizado, en el entorno londinense y con severas raíces en la familia, son el enemigo a batir y, también, el detonante del conflicto y la tragedia.

Sin que nos cercioremos, el director de eXistenZ nos cuenta una historia aparentemente sencilla de un modo aparentemente sencillo. La virtud máxima del tinglado es que narra y plasma en imágenes sin necesidad de recurrir al exceso narrativo y estilístico. La suya es una labor que requiere de un pulso maestro para ofrecer única y exclusivamente lo justo y necesario, es decir, limando todo atisbo de material sobrante. Ese impresionante control sobre el medio, que le permite deslizar su reflexión bajo el manto de la sencillez (algunos hablarán de vulgaridad), conlleva que cuente la trama y presente a los personajes dejando espacio para que el espectador rellene los huecos e interprete los matices. Cronenberg transmite la información estrictamente necesaria y, de esta manera, evita cualquier redundancia, subrayado o elemento accesorio que no sirva para su fin.

Este grado de perfección genera una película directa, áspera, sólida como el granito (gracias, también, a unos actores muy inspirados) y de una entidad enorme que trasciende, insisto, su apariencia. Todo parece perfilado por un orfebre que pule la pieza con un cuidado extraordinario. Y su sutileza es tal que las lecturas adicionales (al igual que en Una historia de violencia) no son descabelladas: fábula navideña, cuestionamiento del concepto tradicional de familia, redención tras el pecado, personajes monstruosos, tatuajes como símbolo de transformación en algo inhumano…

Como ya se ha dicho tantas veces, despunta con merecimiento la brutal secuencia de la sauna, de un primitivismo tan abrumador que duele (de forma literal), pero, más allá de este destello de genialidad, es de justicia alabar el carácter sobrio, contundente y atmosférico de un conjunto turbador que condensa la grandeza de un superdotado del lenguaje cinematográfico.

Espléndida.

Valoración (0 a 5): 4,5

5 pensamientos en ““Promesas del Este”

  1. No es, para mí, la mejor película de Cronenberg, pero la verdad es que ha cumplido mis expectativas con creces. ¡Qué grande es este hombre!

    Y Mortensen está colosal, al igual que Mueller-Stahl.

  2. Este es un comentario SOS sobre cine. A ver si habláis algo de CINEFRANCIA, la muestra que celebramos en Zaragoza desde el 2001, que ha estado a punto de desaparecer porque el alcalde de la ciudad lo había quitado de la programacion por ser “demasido cultural”. Menos mál que la oposición se ha negado a aceptarlo y les ha obligado a volverla a programar. A ver si habláis más de esta muestra para que venga más gente y no nos dejéis al albur de estos políticos incultos e insensibles a todo lo que huela a cultura.
    Mas informacion en http://chazaragoza.wordpress.com

  3. Pingback: Balance 2007: Favoritas, decepciones, bodrios… « « Videodrome · BLOG de cine & tv »

  4. Cronenberg ha perdido parte de su crudeza inicial, y aunque siga degustando con placer cada film de este autor, añoro esos ejercicios de autenticidad de sus inicios.

    Ni “una historia de violencia” ni “Promesas del este” me apasionan, pero bueno, les pondría un 3 porqué Cronenberg es todavía un monstruo,que va más allá de patrones ni tópicos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s