De viaje por el infierno

 

Regreso a mi desatendidísimo blog (¡disculpas, disculpas!) para hacer una referencia necesaria a una novela de excepción, de esas que sacuden a base de bien y perduran en la memoria. 

A punto de llegar al ecuador de Meridiano de sangre, la prestigiosa novela de Cormac McCarthy (al que no había leído antes -¡pecado mortal!- ), puedo decir sin temor a equivocarme que se trata de una de las lecturas más fascinantes, opresivas e impactantes que he tenido la oportunidad de catar.

McCarthy nos introduce en un hipnótico viaje que recorre unas tierras tan sórdidas que bien podrían equipararse al propio infierno. Tanto la perturbadora descripción de la atmósfera, del entorno, como la despiadada narración de las acciones de unos personajes extremos, casi deshumanizados (¿o no?), se ubican en el lado más oscuro de la existencia humana. Es allí donde la muerte domina, allí donde el mal prevalece, allí donde los instintos más primarios han tomado el protagonismo, allí donde el exterminio nos conduce a un apocalipsis, allí donde la podredumbre y el caos se han desarrollado hasta el último confín, hundiéndolo todo en un abismo sin fondo en el que la supervivencia es una quimera…

El autor asfixia al lector no sólo mediante la sordidez del contenido, sino también a través de un estilo denso a la par que épico e incluso lírico. Muchos párrafos se leen conteniendo la respiración y la misma construcción de las frases conducen a que uno acabe exhausto tratando de asimilar tanto la energía de la narración como la impresionante riqueza literaria. 

Hay, además, un toque sobrenatural (y terrorífico) generalizado que destaca, sobre todo, en la figura del Juez Holden, un misterioso personaje que lidera el avance de un salvaje grupo paramilitar en el objetivo de aniquilar a los indios. La misma definición de este gurú y el tratamiento tan negro de este universo retorcido conllevan que, durante la lectura, nos sintamos rodeados por algo tan desquiciado y desquiciante que, vaya que sí, asusta de veras.

Sigo leyendo…  

PD: Y próximamente caerán No es país para viejos y la alabadísima La carretera. Creo, amigos, que la fiebre McCarthyana se me ha contagiado por fin.

Anuncios

3 pensamientos en “De viaje por el infierno

  1. The Road me encantó, aunque dada su habilidad por jugar con la sonoridad del lenguaje inglés me da a mi que tendrá que estar muy buen traducido para tener el mismo efecto.

    P.D.: Life On Mars 😛

  2. Después de caer rendido ante No country for old men poco antes del verano, me lancé con Meridiano de sangre, y en inglés. No recuerdo lectura tan exhaustiva (en sentido etimológico, o sea, agotadora) y sucia y opresiva como esa. Simplemente me quedo sin capacidad de hacer una valoración más o menos certera. Me supera. Sé que lo releeré en menos de lo que creo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s