“Last Days”

 

Last Days (2005) / Director: Gus Van Sant / Guión: Gus Van Sant / Intérpretes: Michael Pitt, Lukas Haas, Asia Argento, Scott Patrick Green, Nicole Vicius, Ricky Jay, Ryan Orion, Harmony Korine. 

La aproximación que propone Gus Van Sant a los últimos estertores de un músico, Blake (Michael Pitt), cadáver errante obviamente inspirado en ese icono llamado Kurt Cobain, no es rechazable en primera instancia. El director y guionista toma la vía de alejarse de la visión convencional u ortodoxa propia del biopic al uso. Opta por mostrarlo como un individuo del todo aislado y ajeno, ido, turbado, encerrado en sí mismo… Como un alma en pena a la espera de su término, como un muerto viviente, Blake ha perdido el contacto y simplemente deambula sin rumbo fijo murmurando de continuo hacia sus adentros, consumido por el tormento interior. Perdido en la naturaleza, quizás su único punto de fuga, y en una casa decadente en la que convive con unos tipos también zombificados, nuestro protagonista se encuentra atrapado en una situación irrecuperable, de imposible marcha atrás.

No es, por lo tanto, un enfoque que merezca ser repudiado. De hecho, en esos primeros minutos se crea una atmósfera de asfixia y perdición que produce una sensación de inquietante extrañeza. Estamos en un territorio seco, cortante, carente de asideros emocionales y que se cae a pedazos. Uno olfatea ese hedor. El músico parece un fastasma demacrado que se desliza por un mundo falto de sentido, sin tener la posibilidad de ser salvado, sin poder escapar de protagonizar la crónica de una muerte anunciada. ¿El lado oscuro de una fama que se revela insoportable y destructora?

En cualquier caso, pronto comprobamos que Last Days no es sino una continuación de la línea de increíble vacuidad que siguen las, para mí, insufribles Gerry (2002) y Elephant (2003). Una vez que entramos en situación y somos plenamente conscientes del estado de las cosas, Van Sant insiste en no avanzar hacia ninguna parte, recalcar su discurso de manera cargante y renunciar a desarrollar la premisa expuesta. En una postura estática hasta lo exasperante, a partir de su planteamiento lo único que ofrece es la reiteración de una misma idea, lo que se traduce en un inmovilismo atroz. Ser testigo, durante hora y media, de las andanzas de unos personajes huecos y de sus absurdas (¿cómicas?) acciones y banales diálogos no es, desde mi punto de vista, interesante, como tampoco lo es su tendencia a despojar su (dislocada y fragmentada) narración de un mínimo dinamismo, coherencia o rigor en la progresión dramática. Los tiempos muertos alimentan el metraje y parece haber una apuesta por el no-ser, la no-acción, la no-historia…

No alcanzo a comprender el motivo que se oculta tras la decisión de sostener (más allá de lo sostenible) un plano fijo (enfocando a Blake o a un arbusto, tanto da) cuya función se me escapa. No entiendo su fijación en invertir tanto tiempo en la plasmación del elemento conocido cuando por activa y por pasiva ya hemos captado lo que pretende transmitir. ¿Redundar en lo sabido de tal forma podría responder a una perversa intención de agotar al espectador y martirizarle? ¿Por qué sacrificarse en aras de este radicalismo?

Last Days crea la incógnita en su arranque pero la despeja poco después. El realizador estira y estira y estira lo que es un comienzo intrigante e incluso sugerente. Así, el hechizo acaba por evaporarse y el efecto que (me) produce se acerca al hartazgo, al cansancio, a la irritación, a la pérdida de todo interés. Al final, reflexiono sobre lo visto y constato lo poco que me ha aportado buena parte del metraje y lo mucho que me ha impacientado.

Carlos Losilla, en el reciente número 1 de Cahiers du Cinéma España, concluye su crítica mediante la afirmación de que se trata de la “verdadera película-emblema de eso que algunos llaman post-cine”. Y yo, en estas circunstancias, me decanto por el cine (a secas) aun a costa de quedarme atrás y no pertenecer a lo que hoy se podría entender como “in”. No, no me subo al carro.

Valoración (0 a 5): ¡Y yo qué sé!

PD: Y para que nadie me acuse de fundamentalista ( 😛 ), ahí van dos enlaces que brindan no pocos elogios a Van Sant y su trilogía sobre la muerte: AQUÍ y AQUÍ. Allá cada cual.

Anuncios

24 pensamientos en ““Last Days”

  1. De la “trilogía”, me parece la menos conseguida, aunque el inicio, con el peregrinar de Blake por el bosque totalmente solo me hacía pensar en otra película. No digo que sea mala, pero sí que Van Sant fue menos concreto y se recreó demasiado en esa especie de vacío narrativo que pregonaba -por ejemplo, con la escena del videoclip de ¿Boyz2men? Bastante gratuita-.
    De todas formas, merece ser vista.

    Saludos!

  2. A mí, en cambio, me ha parecido la más digerible de la trilogía. Me sigue sin gustar este estilo, ya lo he dicho, pero no llego a los niveles de frustración que sentí con “Elephant” y “Gerry”. Esta película habría necesitado varios cortes, Nostalghia. Aparte de la laaaaaarga escena del videoclip ese y de los muchos tiempos muertos que ralentizan la pseudo-narración (por llamarla de alguna forma), hay un detalle muy complaciente al final que no me cuadra (SPOILER SPOILER – cuando vemos que Blake, ya muerto, abandona su cuerpo y ¿sube al Cielo?).

    Qué radical, Noel, jajajaja. 😀 Tampoco me pida que le ponga un cerapio a la peli, hombre.

  3. Para mí es la más floja de la trilogía, la menos elevada. A diferencia de las dos anteriores, no tiene efecto acumulativo a lo largo del tiempo, esa sensación de estarte cubriendo con hojas caídas de manera imperceptible. Es la única que desprende tufillo a experimento, que no alcanza verdadera entidad ni solidez; creo que deberían haberle dado otra vuelta al montaje. Elephant me parece magnífica, la mejor de las tres.

  4. A mí en cambio, junto a Gerry, me parece la mejor de las tres (y, obviamente, de la carrera de GVS). Los paseos por el bosque del comienzo y cuando Michael Pitt toca su canción hacia el final ejercen sobre mí un poder de atracción irresistible. Es simple fascinación por la imagen audiovisual y la atmósfera que crea; y, puestos a ello, en este caso agradezco cuanta menos complejidad (narrativa, de personajes, etc.) mejor. ¡Y encima sale Kim Gordon (sí, soy gafapasta :P)!

    P.D.- Al contrario que Losilla, no creo que Last Days pueda considerarse emblema del post-cine (o, al menos, de lo que yo considero así: esa sería Inland Empire) en absoluto. Solamente hay que ver lo bien que se pueden rastrear sus raíces en Bela Tarr o Stanley Kubrick. Sí está, en cambio, en sintonía con la corriente de cine directo, simple, sensorial, “natural”, tan en boga últimamente.

  5. Hey, has vuelto! Good to see you

    Te copio mi opinión sobre la peli escrita nada más verla:

    Cuando me enfrenté a Elephant no sabía qué me iba a encontrar. Sólo había oído hablar de Gus refiriéndose a su GËNIAL! remake de ·Psicosis·, el cual hizo las DËLICIAS! de todos los cinéfilos del mundo. No hablaré de ·Elephant· en esta crítica, pero baste decir que me pareció un pestiño con un par de buenas ideas.

    Sabía que esta película discurriría por los mismos senderos, pero tenía que arriesgarme. Una película sobre los últimos días de Kurt contada con el estilo de Elephant se me antojó interesante. La cagué.

    Lo más triste de todo es que los primeros veinte minutos de cinta me han parecido buenísimos. Aquí el estilo pausado y contemplativo de Gus sí tenía razón de ser, puesto que es la mejor manera de mostrar la inmensa depresión en que está sumido el personaje. Uno contempla con fascinación cómo se sirve unos cereales murmurando entre dientes, porque Michael Pitt lo interpreta perfectamente.

    ¿Cuál es el problema de Gus? La saturación, la repetición, el hastío. SER CANSINO, en lenguaje simple. Tiene una buena idea entre manos y la exprime tantísimo que uno termina odiando el concepto. En ·Elephant· pretendía mostrarnos un día normal de instituto que precede a la masacre; para ello se servía de retratar las actividades cotidianas e intrascendentes de los alumnos. La idea, conceptualmente, es buenísima, pero se hubiera visto igual de bien realizada si los paseos hubiesen durado dos minutos en lugar de siete. Si revelar una cámara hubiese tomado un minuto, no tres. ¿Se me pilla por dónde voy? En ·Last Days· gustan las primeras escenas de decadencia, pero cuando toda la película se basa en ellas añadiendo poco más, uno termina odiando a Michael Pitt.

    Especialmente sonrojantes para el buen gusto son las dos escenas que se repiten con mínimas variaciones (sin razón de ser y altamente cargantes) y la escena absolutamente vacía, plúmbea y grotesca (Carlos Boyero dixit) en la que la cámara se sitúa fuera de la casa durante cinco minutos y vemos a “Kurt” por una ventana.

    Le doy un 4, en resumen, por los primeros veinte minutos.

  6. Totalmente de acuerdo contigo, KesheR. Que conste que yo entiendo al Sr. Toldo y también puedo sentir cierta fascinación cuando veo a Blake tan perdido y rodeado por un clima en principio logrado, pero esa sensación se desvanece cuando veo que los minutos avanzan y todo se basa en una misma idea. Me parece muy cansino que reitere lo mismo una y otra vez. Y, claro, acabo por desconectar y por desear que la película termine cuanto antes. La idea de partida creo que se echa a perder.

    PD: Por cierto, a partir de ahora apareceré muy poco por el blog debido a ciertas obligaciones profesionales (en el sector hotelero, para más señas) que me van a quitar muchísimo tiempo. Trataré de actualizar en alguna ocasión, pero si durante días (o semanas) no me veis el pelo ya sabéis el motivo. ¡Este blog seguirá adelante aunque sea a cuentagotas, maldita sea!

  7. Voy de propietario/director, chaval!
    El próximo viernes, la inauguración del hotelito.
    (emoticono con pasamontañas de cinexilio)
    PD: Estoy abierto a visitas de blogueros y de gente internetera de mal vivir. 😛

  8. Enorme película de Van Sant ya que esta vez logra nuevamente mostrar la apatía juvenil de otra camada como fue la de mediados de los 90. No soy un amante de este tipo de films pero la verdad es que este me gustó mucho. Saludos!

  9. Mi opinión de la “trilogía”. “Elephant” me parece magistral, certera y admirable, quizá la mejor peli de GVS (aunque “Drugstore Cowboy” me parece muy grande, y sale W.Burroghs). “Gerry” me parecio interesante en su planteamiento pero fallida, muy fallida, aunque tiene algun momento memorable (un 2+). Esta “Last Days” la encuentro más disfrutable que “Gerry” aunque también la encuentro fallida en su desarrollo (un 3+), me parece más el retrato de un yonki que de Cobain, con imágenes poderosas y (como ya han dicho) sale K.Gordon. Saludos!

  10. Yo creo que Last Days es un ensayo sobre la impostura cinematográfica sobre lo natural , lo verdadero y lo melancólico. Es una impostura fugaz e inconsciente, quizá como toda la carrera de Van Sant, en el fondo mejor conversador en sus películas que verdadero director.

  11. No he podido ver la película entera, pero toda la parte incial goza de un contemplación que prolongándose puede resultar molestoso y hastiante, me paso algo parecido con Elephant en la cual van Sant parece estarnos narrando “El día de lo muertos vivientes” sin todo el gore hasta el final. Es un forma de hacer cine tan lacónica que puede funcionar en algún caso o fracasar rotundamente en otros.
    Saludos desde La Paz!!!

  12. Madredelamorhermoso, vaya cosas que me analiza vd, Sr. Renn…

    Mucho tiempo sin leerle, pero agradezco que me mantenga alejado de la vacuidad audiovisual de Mr. “CalcoPsicosis”

    Saludos y suerte con el hotel!!!!!

  13. Gracias! Esas imágenes son de hace unas pocas semanas.

    En breve se podrán ver las tarifas y los servicios que ofrecemos en la web. Hoy han venido a hacer fotos y espero que pronto esté disponible.

    Os tendré informados y a ver si alguien pica y hago dinerito, que falta me hace. 😛

  14. Altea? Oh, como Josh Rouse*, tengo ganas de verla.

    Por cierto… Life On Mars!!!! 😛

    * Si no lo conocéis ya, excelente cantautor americano (os recomiendo el disco “1972”) que desde hace un año vive en Altea con su novia española. Aquí videoclip rodado allí:

  15. Pingback: Balance 2007: Favoritas, decepciones, bodrios… « « Videodrome · BLOG de cine & tv »

  16. Es que Gus Van Sant está sobrevalorado… aunque Last Days no es tampoco la peor.

    Pero vamos, Elephant y muchas otras, … quiere hacer de Lars Von Trier pero no es tan fácil!

    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s