Más clásicos: En resumen…

 

  • Los viajes de Sullivan (Sullivan’s Travels, 1941): Sullivan, un director de cine interpretado por Joel McCrea, decide dejar de lado la comedia para abordar una película concienciada que refleje el sufrimiento de los más desfavorecidos. En la era de la Gran Depresión, considera que la sociedad ha cambiado y que los tiempos demandan un drama social. Con el objetivo de tener conocimiento de causa, Sullivan se hace pasar por un pobretón para sentir en sus carnes las desgracias. Bajará al fango desde su posición acomodada. En su camino conocerá a una frustrada aspirante a actriz, encarnada por Veronica Lake y su famoso peinado. Si durante gran parte del metraje nos encontramos con una comedia repleta de diálogos a toda velocidad y de gags en la tradición del slapstick, en el último tercio Preston Sturges nos conduce al terreno del drama y la tragedia en un pesadillesco cambio de tono que produce un enorme contraste (la sonrisa, medio congelada). En el ecuador de la película, la narración en imágenes, en la línea del cine mudo, ejerce como documento de las condiciones ínfimas de vida. Al final, Los viajes de Sullivan resulta una reivindicación del género de la comedia, tan válido como cualquier otro y con menos ínfulas. El reparto, sensacional. Un clásico imprescindible. Valoración: 5

——

  • Mercado de ladrones (Thieves’ Highway, 1949): En su última película en Estados Unidos antes de exiliarse, Jules Dassin ofrece la dura odisea de Nick Garcos (Richard Conte), un hombre que buscará venganza tras enterarse del grave accidente que su padre, camionero, sufrió al toparse con el temible Mike Figlia (Lee J. Cobb). Con el fin de averiguar lo que en verdad sucedió, la excusa es llevar en su camión una carga de manzanas para ser vendidas y tantear al tal Figlia. Después de un infernal viaje por carretera que parece no terminar nunca, Nick se las verá con los métodos mafiosos de su adversario. Todo está en contra y de nadie podrá confiar, ni siquiera de una chica, Rica (Valentina Cortese), a la que conoce entre pirañas. Mercado de ladrones es un entretenido thriller que brilla sobre todo por la dirección de Dassin, tan enérgico como de costumbre, y el guión de A.I. Bezzerides, que adapta su propia novela. Llama la atención su crudeza (especialmente, en cierto suceso), aunque el desenlace tienda a un optimismo tal vez forzado. En cualquier caso, excelente. Valoración: 4,5

——

  • Nacido para matar (Born to Kill, 1947): Sam Wilde (Lawrence Tierney, en una interpretación de una pieza), un hombre ultraviolento y sin escrúpulos, mata con frialdad a una chica y su novio en una maniobra de lo más despiadada. Helen Brent (Claire Trevor), una mujer divorciada que vive del dinero de los hombres a los que caza, coincide con su brutal alma gemela en un viaje en tren. Sam y Helen, dos villanos, vivirán tiras y aflojas. Ambos se mueven únicamente por sus intereses personales, mintiendo por doquier. Son dos personajes, a priori, interesantes los que nos presenta el muy versátil Robert Wise en un drama negro y criminal que promete más de lo que ofrece. Lo plano del personaje de Tierney, sin aristas, le resta atractivo, así como su poco convincente relación pasional con Helen. Merece la pena, de todos modos. Valoración: 3,5

——

  • Encuentro en la noche (Clash by Night, 1952): El clásico triángulo amoroso protagoniza esta película de Fritz Lang donde los impulsos y las pasiones de los personajes llevan la voz cantante. Si bien muestra sus reticencias a dar el paso, Mae Doyle (Barbara Stanwyck) se casa con Jerry (Paul Douglas) más por seguridad y conveniencia que por amor. Por ahí revolotea Earl (Robert Ryan), que tienta una y otra vez a Mae. En paralelo a la furia del mar, que rompe en olas, saltan chispas. Ella es una mujer que, a pesar de encontrar un hogar y un marido que la quiere, se encuentra insatisfecha y deseosa, en el fondo, de liberarse. Aunque el final resulte controvertido por su aparente conservadurismo, es innegable su amargura. La película destaca, principalmente, por una sensacional Barbara Stanwyck, que dota a su personaje de un carácter complejo, y por sus atrevidos diálogos. De sobria puesta en escena, sus imágenes documentales de barcos pesqueros aportan mayor realismo a una historia de solitarios irredentos para los que la felicidad jamás será completa. Valoración: 4

——

Anuncios

8 pensamientos en “Más clásicos: En resumen…

  1. “Los viajes de Sullivan” es una referencia inexcusable en comedia, y contiene alguna secuencia antológica. Lo reconozco, aunque particularmente siempre me ha dejado algo frío, incluso la sigo hallando demasiado simple y aburrida.
    ¡Bueno! No vamos a coincidir en la valoración de todos los clásicos (y la mía sobre esta obra de Preston Sturges está en franca minonía, lo sé).

  2. A mí me resulta entretenida, me parece muy bien interpretada y considero que es magistral su inesperado cambio de tono hacia el drama. Es una de esas películas, creo yo, que soportan perfectamente el paso del tiempo. Vista hoy, me parece moderna, nada desfasada. Cuando se convierte en una narración con imágenes, como de cine mudo, Sturges demuestra que no sólo se asienta en diálogos a velocidad de vértigo y personajes cómicos, sino que es capaz de dominar la imagen para transmitir.

    En cuanto a lo de simple… Hombre, la verdad es que, para mí, el discurso de la película es sencillo y directo más que simple. Sobre todo, es una reivindicación de la comedia como género. De todos modos, yo me dejo arrastrar desde el principio por las aventuras y desventuras de ese director que las pasará canutas. Más allá de mensajes y lecturas sociales, es una película que disfruto porque me aporta diversión para, después, toparme de bruces con una pesadilla, siendo un conjunto muy bien hilvanado y contundente. Un poco “a lo Capra”, ¿no?

  3. Lo sé. Y muy a lo Capra (además una debilidad mía, junto a Lubitsch o Chaplin).

    De Sturges, sin embargo, sigo quedándome con “Salve, héroe victorioso” y con “Las tres noches de Eva”.
    A ellas le añadiría el “mensaje” (si me permites la pedantería) de esta “Los viajes de Sullivan”, que no es otro que reivindicar los valores y efectos que un género (con frecuencia tan poco valorado, y hoy en día, merecidamente) como es la comedia. De hecho, también veo “Los viajes de Sullivan” como un homenaje a la profesión de cineasta y, matizando más, como cineasta de comedia.

    ( P.D.: Por cierto, me he permitido enviarte una consulta al e-mail que tienes como contacto. ¡Un abrazo! )

  4. De Sturges he visto sólo dos: “Las tres noches de Eva” y “Los viajes de Sullivan”. Tengo que reconocer que la primera me gusta más porque sencillamente me parece casi insuperable. Dentro de poco espero ver otra comedia clásica de las buenas, “The Palm Beach Story”.

    PD: Cineahora, haces bien en advertirme lo del e-mail. Soy tan dejado que igual me paso varios días sin consultar el correo y ni me doy cuenta. Te contesto hoy o mañana, don’t worry.

    Saludos!

  5. Contraataco, que Lang es una de mis debilidades…
    “Clash by Nigth” me parece interesante aunque de lo más alimenticio de Lang, aún asi la Stanwyck está grande y tiene ciertos detalles de puesta en escena en los interiores que demuestran la maestria del alemán. Arrebatador melodrama triangular, en la obra de Clifford Odets en la que se basa el final es distinto, el asesinato de Pfeiffer se consuma. El final de la peli es aparantemente “feliz” pero como dices muy amargo (ella vuelve con una persona a la que no ama, entiende que jamás conseguirá la felicidad).
    Un saludo!

  6. Estoy contigo, Sazmann. El final, en realidad, es amargo, amargo. Fíjate cómo será la vida de los personajes después de todo lo que sucede. Es un fracaso personal de unos y otros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s