“Infierno de cobardes”

 

High Plains Drifter (1973) / Director: Clint Eastwood / Guión: Ernest Tidyman / Intérpretes: Clint Eastwood, Verna Bloom, Marianna Hill, Mitch Ryan, Jack Ging, Stefan Gierash, Ted Hartley, Billy Curtis, Geoffrey Lewis.

– CON SPOILERS –

En 1973, Clint Eastwood dirigía, tras su debut en el thriller Escalofrío en la noche (Play Misty for Me, 1971), la primera de las aproximaciones al western que acometería como realizador. Y lo que, quizás, más llama la atención de su incursión inicial en un territorio que conoció tan bien al lado de Leone y Siegel no sea tanto la terrorífica crudeza de sus imágenes como, sobre todo, lo subversivo de una propuesta provista de una fascinante y enigmática carga mística y sobrenatural, abierta a la interpretación del espectador y que sería revisada posteriormente en la magistral El jinete pálido (Pale Rider, 1985).

Eastwood da vida a un misterioso pistolero, despiadado y lapidario, que llega al pueblo de Lago, donde los de allí, en principio recelosos por la conducta del forastero, acaban requiriendo sus servicios para que les defienda de una amenaza inminente: tres bandidos que próximamente saldrán de la cárcel para tomarse cumplida revancha por sórdidos acontecimientos del pasado. A cambio, nuestro protagonista sin nombre (¿os suena?) exigirá plenos poderes y dominio sobre el pueblo, sometiendo a sus habitantes a un auténtico tormento mediante continuas peticiones, órdenes y malas maneras. Tras este comportamiento abusivo del pistolero reside una oculta razón de ser, puesto que no son víctimas inocentes, sino cobardes cómplices y conspiradores de un cruel asesinato que tuvo lugar años antes.

El personaje principal, a modo de demonio vengador, castiga a todos los personajes, pobladores y bandidos, por sus pecados, que deben ser purgados en un infierno absoluto en el que habrán de pagar, como queda de manifiesto, por si había alguna duda, tras pintar el pueblo de un rojo intenso, cambiarle el nombre por “HELL” y prenderle fuego.

En esta retorcida historia de una venganza, heredera de los rasgos juguetones y excesivos del spaghetti western leoniano del que se empapó el director de Sin perdón (Unforgiven, 1992), nada sabemos del protagonista, ni siquiera su auténtica naturaleza. En una lectura en clave fantástica (aniquilada gratuitamente por el vergonzoso doblaje al castellano) que nos conduce a la reencarnación de ultratumba (los muertos no descansan hasta que sus nombres son puestos en sus tumbas), Infierno de cobardes trasciende el género, localizándose, en ese aspecto, gran parte del atractivo de esta enérgica, violenta y perversa película que nos permite disfrutar de un (anti)héroe demoledor como pocos.

Valoración (0 a 5): 4,5

· Para saber más: Miradas de cine, Contrapicado [+]

Anuncios

23 pensamientos en ““Infierno de cobardes”

  1. Pues a mi me gusta mucho. Si que quizás tenga algunas influencias de estilo que no acaban de encajar del todo con el conjunto, pero la fuerza de la historia se apodera del relato. Final mítico, que como bien dice usted, se cargaron con el doblaje en este país… Su hermano si no recuerdo mal. En fin…
    Saludos

  2. Vaya lapsus, ahora lo corrijo.

    A mí me parece una maravilla. Incluso diría que es más disfrutable que otras películas más reconocidas de Mr. Eastwood. La misma imperfección de un director primerizo, aún no maduro, que recoge influencias para llevarlas a su terreno con furia, me parece que otorga un encanto especial a una película que es un polvorín de los buenos.

  3. En cuanto al doblaje al castellano, que por arte de magia altera la condición del personaje de Eastwood mediante una frase INVENTADA (que no existe en el original, vamos), me parece uno de los desaguisados más lamentables que he visto nunca. Una gravísima falta de respeto a la obra, al artista y al espectador. El motivo de esa invención que nos brinda el doblaje es un misterio…

  4. Finalmente Eastwood cumplió el deseo de Leone de realizar un western “fantástico”, algo que el italiano ya había ensayado en el final de “Por un puñado de dólares”.

    Saludos

  5. La vi hará cosa de un par de meses y me dejó pelin frio… primero por el tratamiento de los personajes femeninos, que son patéticos y segundo porque el personaje deEastwood vaya de cabrón y luego por ejemplo “simpatice” con el enano ese del pueblo… No sé, le falta más arrojo a la película, porque la historia en sí misma fue lo que me incitó a verla pese a mi escasa afición a los westerns…

    Pero claro, esto lo dice el que no le gusta Sin Perdón, así que no me hagáis nada de caso 😄

  6. La película me parece de lo más disfrutable, especialmente como antecesora directa de la maravillosa “El jinete pálido”. Por cierto, el argumento es similar a “El bastardo” (“Django, il bastardo”), descacharrante spaghetti western de Sergio Garrone.

    Hablando del tema, os recomiendo un spaghetti fantástico y, por lo general, no muy conocido: “El gran silencio” (“Il Grande Silenzio”) de Sergio Corbucci. Imprescindible ver el final original, no la versión a la que se le añadió un falso happy end.

  7. Ostras que look más chulo del blog…algún día abandonaré blogger y me apuntaré a wordpress, pero no tengo ni idea de como volcar todo lo que tengo allí.

    Y repito, me encanta esta película. Es un western jodidamente bizarro.

    Saludos

  8. Roberto, en wordpress hay una opción que te permite importar los textos de Blogger, de forma que puedes hacer la mudanza sin perder nada. Te animo a que te abras una cuenta en wordpress (es sencillo y rápido) y que pruebes esa opción. A lo mejor te funciona.

    He cambiado de look porque hoy mismo wordpress ha incluido esta nueva plantilla entre sus opciones.

  9. Ya, si debería hacerlo porque permite más opciones pero luego está el tema del contador de visitas que molaría mantener, conservar los enlaces para que los que lleguen sepan cual es el nuevo sitio….no sé, también es vaguería, pero quizás pruebe en estos días.

    Siento haber explotado un poco el post, cualquier otra cosa te pregunto por mail.

    Saludos y gracias.

  10. Grande “infierno de cobardes”, pero coincido con Stovall. Si le das un 9 a ésta, ¿qué nota merece ‘Sin perdón’?

    La semiviolación, secuencia mítico-erótica del género, por lo menos para un servidor. A ver si algún día la veo en inglés para reirme otro rato de la patética censura.

    ¡Y enhorabuena por el cambio de look, Renn!

  11. Nada, Roberto, no te preocupes. Si te puedo ayudar en una posible mudanza, ahí tienes mi email. No podrás mantener el contador de visitas, pero es más cómodo wordpress por las posibilidades que ofrece. Yo estuve durante un tiempecito probando blogger, pero no me convenció. Siempre puedes poner un último post diciendo que te has mudado y poniendo el link de tu nuevo blog para que los visitantes sepan por dónde andas. No sé, como tú veas…

    Plissken, “Sin perdón” sería un 10, está claro, y no sería más porque no se puede poner una nota mayor. El 9 que le daría a “Infierno de cobardes” supone que para mí Eastwood alcanza el sobresaliente. Verle martirizando a todos esos personajes en el mismo infierno me produce orgasmos, qué le voy a hacer, jejeje… 😀

    En cuanto a la “violación”… yo creo que hay que tener huevos para incluir ese momento en la película. El tipo alcanza la villanía a ratos. A pesar de la misoginia que pueda desprender la película, su personaje de cabronazo mola. 🙂

  12. “Infierno de cobardes” es un peliculón.
    La primera vez que la ví fue doblada, y el final está tan alterado en el doblaje que no entendía por qué el enano se sorprendía tanto cuando Eastwood le decía que esa era la tumba de su hermano. Lo más normal hubiera sido asentir y decir que lo sentía mucho.

    Al cabo de los años me enteré del verdadero final (¡¡¡de género fantástico!!!) y al final pude entender por qué se sorprendía el enano.
    El revisionado fue completamente diferente.
    Todo encajaba, y todo era mucho más metafórico.
    Realmente, el pueblo (rebautizado como “HELL”) se convierte en el Infierno para los villanos.

    Nunca un doblaje fue tan vergonzoso (en el sentido de traducción del original). Es uno de los máximos ejemplos de adulteración cinematográfica.
    Eso me recuerda al primer doblaje de “Mogambo”, donde los listos de los censores intercambiaron una relación extramarital por una relación incestuosa sin darse cuenta.

  13. Infierno de cobardes para mí está al mismo magistral nivel que Sin perdón; y que El fuera de la ley, vaya westerns que se ha marcado el abuelete. El jinete pálido no la he visto 😛
    Me mola un montón el nuevo look, por cierto!

  14. Es que es de traca lo del final si uno ve la película doblada y la cara del enano, jaja. En fin. 😀

    Ya tarda vuesa merced en ver “El jinete pálido”, monsieur Toldo. ¡Peliculón!

    PD: Me toca las narices el fondito verde con el que salen mis comentarios. Es como un toque elitista… o algo. 😛

  15. Una película fantástica. Ejercicio predecesor y necesario para la por entonces futura elavoración de la aún más magistral “Sin Perdón”.
    Aunque le faltan algunos dejes para que llegue a ser tan cautivadora como las grandes obras de Leone, por momentos consigue erizarme la piel del mismo modo. Una auténtica maravilla con un final cojonudísimo.

  16. Sólo a un hombre se le puede ocurrir que una violación es algo erótico, cómo he leído en un comentario anterior.
    Y lo digo a pesar de que me gustó la película y me encanta Clint Eastwood, pero la idea de que a pesar de ser forzada acabe gustándole….éso es una fantasía masculina, Me gusta mucho más el jinete pálido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s