“El Prestigio” [Novela]

Fragmento de la novela: 

El prestidigitador y el público han entrado en lo que yo llamo el “Pacto de hechicería consentida”. No está explícito como tal, y de hecho el público es apenas consciente de que pueda existir tal pacto, pero es lo que sucede.
La persona que realiza el truco no es por supuesto un hechicero, sino un actor que interpreta a un hechicero y que desea que la audiencia crea, aunque sólo temporalmente, que él está en contacto con poderes siniestros. El público sabe que lo que está viendo no es realmente hechicería, pero reprime el conocimiento y accede al deseo del hechicero. Cuanto mayor es la habilidad de éste de mantener la ilusión, mejor le juzga el público.

¿Puede una novela resultar interesante aunque previamente se haya visto la película que la adapta? En el caso de El Prestigio, del británico Christopher Priest, la respuesta es sí. Y es que, una vez leída, uno se da cuenta de la labor de los hermanos Nolan, que toman lo que les conviene de la misma para realizar la necesaria síntesis requerida por el cine. Eliminan personajes y subtramas secundarias, incluyen variaciones y añaden elementos propios para centrarse en lo fundamental: la historia de la enfermiza obsesión de los magos Alfred Borden y Rupert Angier, enemigos acérrimos que se reflejan mutuamente en un juego de espejos, y los mecanismos del engaño y el artificio a través de la figura del ilusionista, que bien podría ser el director o el escritor.

Priest hace uso de los diarios de ambos magos para contraponer sus puntos de vista y contar el relato (ambientado a finales del siglo XIX y principios del XX) según los intereses de los autores, desde dos ópticas que se complementan y enriquecen la percepción del lector. También, nos ofrece la perspectiva actual de sus descendientes, que tratan de resolver un misterio de siniestras resonancias y que, de algún modo, han heredado. Así, nos sitúa en diferentes prismas para que poco a poco vayamos descubriendo los motivos de tal rivalidad, los ataques y sabotajes que se brindan entre ellos, las víctimas que dejan a su paso, el ansia por descubrir los secretos ajenos y los paranoicos extremos que alcanzan en su escalada hacia la fatalidad. Como en un truco de magia, el autor se las ingenia para mostrarnos las claves del asunto y, al mismo tiempo, ocultarlas, de forma que, reveladas las incógnitas, nos cercioremos de su habilidad para sorprendernos y hacernos emprender un nuevo camino hacia lo incomprensible.

Si se ha visto antes la película, es indudable que algunos secretos ya nos serán conocidos y, por ello, a lo largo de la lectura el factor sorpresa disminuirá, pero que no cunda el pánico: aún quedan intactos otros aspectos muy interesantes que los Nolan, en función de su criterio, han decidido obviar en su traslación cinematográfica. En ese sentido, la magnífica parte final, tensa y desasosegante, nos guarda algunas emociones fuertes y un par de giros que suponen un admirable encaje de bolillos. Porque, además, a ese clímax se llega pisando el acelerador a fondo y sin frenos, puesto que Priest, a partir de cierto suceso trágico, nos introduce en una pesadilla donde la ciencia y la fantasía aterradora se funden en un todo, aprovechando la inquietante investigación del inventor Nikola Tesla y remitiendo, en muchas vertientes, a H.G. Wells y Mary Shelley.

Muy recomendable. 

· Entradas relacionadas: Y ahora… a por la novela, maldita sea  y The Prestige (El Truco Final) [+]

10 pensamientos en ““El Prestigio” [Novela]

  1. – ATENCIÓN: SPOILER que no deberían leer los que estén interesados en la novela:
    Mmmm… Tú, que has visto la película, supongo que habrás relacionado, de algún modo, a Tesla con Victor Frankenstein. Pero fíjate que con lo de Mary Shelley y su Frankenstein me estoy refiriendo tal vez más a algo que le sucede a Angier (que es algo más de lo que nos muestra la película) y que no conviene contar aquí. En este sentido, también el hombre invisible de Wells tiene algo que decir. Los que la hayan leído sabrán a lo que me refiero.
    – FIN DEL SPOILER –

    Te recomiendo que la leas. Viene a ampliar la película.

  2. Sabía que te iba a gustar la novela: yo la leí antes de ver la película, y lo cierto es que me quedo con la versión de Priest antes que con la de los Nolan. Lo que dices del tramo final es muy cierto: se lee de un tirón.

    Ahora me estoy leyendo otro novelón de magos: “Carter engaña al Diablo” (Grijalbo), de Glen David Gold. Me está gustando mucho: mezcla muy hábilmente el folletín y la literatura de prestigio modelo Michael Chabon. Un “page turner” en toda regla.

  3. Spoilers encriptados…

    Genial, sabía que te gustaría. No hay duda de que el final de la novela es más “metafísico”, pero veo que la película de Nolan puede incidir más en cuestiones morales que Priest solamente insinúa (que esto también es alabable) y, vamos, que en definitiva ambos son muy complementarios.

    Me resulta muy interesante también el juego con el punto de vista que se da en el libro (el diario de Borden publicado y “revisado” por Angier).

    Noel, ¿has leído algo más de Priest? ¿Qué recomiendas?

  4. Yo incluso creo que la novela soporta una relectura perfectamente para descubrir algunas cosas que se pueden quedar en el tintero y ver cómo Priest ha tejido la historia.

    -ATENCIÓN: SPOILER BRUTAL-
    Y algo que me ha encantado y no me esperaba (llamadme ingenuo) es lo de Andrew Westley/Borden, el periodista. Lo que nos cuenta la mujer que desciende de Angier sobre el suceso del niño y la máquina, en su infancia, no parece TAN trascendente hasta el final, cuando se nos desvela que Andrew es el doble creado del niño que murió y cuyo cadáver acaba de rescatar. “Él es tú, Borden, y todos éstos son yo”, dice el Angier-espectro. ¿Lo entendísteis así, no?
    Y otra cosa… ¿los ataúdes de pequeño tamaño que encuentra Andrew en la cripta significan algo… especial?

  5. Bueno, bueno… Como no suelo leer un libro si ya he visto la película, leí el spoiler y… mañana mismo pillo la novela!!!.

    De Priest leí “La Afirmación”, que me pareció una maravilla (ciencia ficción metafísica concentrada), y “El Ultimo dia de la Guerra”, mas normalita para mi gusto. Ambas comparten temas con “The Prestige”: la identidad, el doble, la percepción de la realidad…

  6. Espero, Intramuros, que sólo te hayas leído el spoiler de mi primer comment (que no es grave) y no el del último…

    Pues el argumento de “La afirmación” me atrae mucho:
    “Un joven se instala en una casa de campo tras haber muerto su padre, dejado su novia y despedirlo del trabajo. Empieza a escribir un relato de su vida, hasta descubrirse náufrago entre dos identidades paralelas y excluyentes.”

    Igual me lo pido y todo. En la web de Casa del Libro está.

    Por otro lado, en el siguiente enlace hay una entrevista a Priest y reseñas de sus novelas al final: http://www.cyberdark.net/portada.php?edi=6&cod=403

  7. Señor Toldo: Solamente he leído otro libro de Christopher Priest, “Experiencias Extremas S.A.”, también muy recomendable. El tío parte de un tema muy manido (la realidad virtual) y le da completamente la vuelta, consiguiendo enfocarlo desde una perspectiva inédita.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s