“Una historia de violencia”

 

A History of Violence (2005) / Director: David Cronenberg / Guión: Josh Olson, sobre la novela gráfica de John Wagner y Vince Locke / Intérpretes: Viggo Mortensen, Maria Bello, Ed Harris, William Hurt, Ashton Holmes, Peter MacNeill, Stephen McHattie.

Pensando en lo mucho que promete el nuevo rodaje de Cronenberg, Eastern Promises, he recuperado un texto que escribí cuando se estrenó su anterior película. Lo he modificado un poco, eso sí.

David Cronenberg: “(…) Una Historia de Violencia es una película sobre las consecuencias de las acciones que emprendemos. La violencia es la violencia del protagonista y del lugar del que procede, y del que procede Richie. La violencia no es un ballet, no es la coreografía de un combate de sables en un bosque de bambú. Es negocio. Murder incorporated. Al igual que los negocios, la violencia es eficaz, brutal, rápida; de una cosa se pasa a otra. Así fue mi acercamiento a la violencia en esta película. (…)”

… 

— ATENCIÓN: SPOILERS — 

EL ORIGEN:

El guión, obra de Josh Olson, tuvo su origen en la estimable novela gráfica de título homónimo escrita por John Wagner y dibujada por Vince Locke. Aunque se inspira en ella y la toma como base, la película se desmarca de forma notable, principalmente al no incluir flashbacks y tratando de mantener el pasado del protagonista, Tom Stall, entre inciertas sombras.

EL ARRANQUE:

Una sensacional e impactante secuencia de apertura, zanjada de manera políticamente incorrecta y narrada con extraña parsimonia y mediante un manejo envidiable del suspense, que crece y crece hasta que estalla, alude a la insensibilidad ante la violencia y lo despiadado de ciertos comportamientos extremos. Un gran preludio que se encadena con el despertar de la hija de Tom, angustiada por una pesadilla habitada por… monstruos.

EL RETRATO DE LA VIOLENCIA:

Contundente, brutal, virulenta… se extiende como un germen y nadie permanece exento. Surge y desaparece como un inesperado fogonazo y conlleva terribles consecuencias. Dadas las circunstancias, es necesaria e inevitable (padre e hijo, aunque reticentes, se ven obligados a hacer uso de la misma). David Cronenberg filma, con mano maestra, las escenas dominadas por la violencia con un estilo seco, cortante, mostrándola en toda su intensidad y poder destructivo, sin regodearse en ella, sin concesiones acomodaticias para la audiencia. Y nos produce desasosiego contemplarlas porque aquí no hay aditivos ni colorantes; no se banaliza ni el acto ni la consecuencia; no se presenta de forma lúdica.

LA IDENTIDAD:

Tom es un hombre ambiguo, atrapado por su oscuro pasado, perseguido por sus pecados de antaño, atormentado por una identidad de la que decidió desprenderse años atrás. Es un ser nuevo: ha renacido y se ha reinventado a sí mismo asumiendo una identidad distinta, dejando atrás una época de crímenes y excesos para convertirse en un tipo anónimo y disfrutar de una vida sencilla y cómoda al lado de su esposa y de sus hijos. Sin embargo, los acontecimientos exigen desenterrar la identidad desgajada.

EL FENÓMENO MEDIÁTICO:

El atraco del que es objeto en su negocio y que finaliza con un baño de sangre es la noticia candente que eleva al protagonista a los altares de la fama y, así, hace pedazos el voluntario anonimato del que gozaba. La barbarie ha engendrado a un nuevo héroe americano. Los medios, al pie del suceso, se hacen eco de un hecho susceptible de seducir al target. El detonante, en fin, de que le encuentren, de que se origine su persecución.

LA RELACIÓN SEXO – VIOLENCIA:

Como la violencia, el sexo también es un instinto primario de la naturaleza humana, un impulso inherente a nuestro ser. Violencia y sexo forman parte íntima de nuestra naturaleza y resulta imposible sustraerse de ellos. Cronenberg ha tratado tales temas una y otra vez en su filmografía, y aquí los une mediante el contraste entre las dos escenas de sexo presentes: la primera, picantona y de alto voltaje erótico, y la segunda, más salvaje y potenciada por la ira. No obstante, están muy alejadas del efectismo, de la provocación gratuita. Justificadas, creíbles, modélicas.

LOS INTÉRPRETES Y SUS PERSONAJES:

Viggo Mortensen da vida a Tom con toda la eficacia exigida gracias a su frialdad impenetrable y aspecto algo frágil, características que logran, por un lado, desprender una aparente y anodina normalidad y, por otro, transmitir la sensación de que algo inquietante y oculto reside en su interior; Maria Bello, absolutamente extraordinaria en un papel nada fácil, sobresale en cada escena en la que participa, aportándonos una soberbia encarnación de la sufrida esposa que ve cómo la confianza en su marido se resquebraja; Ed Harris y William Hurt aprovechan sus roles secundarios para presentarnos a dos tipos temibles y algo extravagantes que simbolizan el sórdido mundo del que procede nuestro antihéroe.

LA CUESTIÓN MORAL:

Tom se ve abocado a una espiral de violencia como único camino para sobrevivir. Mata porque es necesario, porque no hay otra salida. La moralidad se tambalea. ¿Acaso no es justificable que aniquile a los gángsters para salvar a su familia y a sí mismo? ¿Acaso no estamos ante un mano a mano entre una especie de superhéroe oscuro, vistas sus increíbles habilidades, y unos supervillanos absolutos, atendiendo a su perfil?

LOS CONTORNOS EXCESIVOS:

Los dos primeros matones, al comienzo, y los interpretados por Harris y Hurt, después, se antojan caricaturas excesivas, estereotipos no muy lejos del absurdo y en el límite de la figura del villano. Tal vez parodiando las convenciones de la mitología americana, Cronenberg, irónicamente, define a los malos con contornos de cómic excéntrico, como si deseara llevarlos al extremo. El ojo artificial de Harris o la manera en la que se desarrolla el enfrentamiento entre Hurt y Mortensen son detalles significativos. Esa satirización, parece, de los personajes contrasta con la violencia, que no puede resultar más real y dolorosa. Curiosa combinación.

LA REDENCIÓN:

Tom busca su redención personal. Esconde su reprobable pasado ante los suyos; desea borrarlo y empezar de nuevo: por ello considera innecesario confesarse. Los que le rodean no tienen por qué formar parte del infierno. Pero cuando la situación se convierte en crítica, nada puede hacer por seguir fingiendo. Todo sale a la luz. Su mujer y su hijo se sienten engañados, defraudados porque desconocían su identidad anterior. Es rechazado, dado de lado por aquellos a quien quiere. Y en una secuencia final excepcional, sin palabras que valgan y basada en gestos y miradas, acaba recibiendo, tácitamente, el perdón y la aceptación familiar cuando regresa al hogar tras ejecutar a los malvados y “purificarse” a través de la simbólica limpieza de sus manos ensangrentadas.

Magnífica película del director canadiense, uno de los autores más formidables de los últimos tiempos, con la que abandona, en parte, su cine más característico para llevar a su subversivo terreno un thriller con aparentes convencionalismos y que participa de diversos géneros. Nada sobra; nada supone un desperdicio en una película milimetrada, depuradísima, de exposición muy nítida, a la que, no obstante, creo que le falta algo para ser una obra maestra absoluta. En su momento pensé que incluir alguna información más (de su pasado, sobre todo) acerca del personaje de Mortensen hubiese enriquecido la historia, pero pensándolo bien es muy probable que Cronenberg acertase al dotarlo de un carácter difuso. Entonces… ¿creéis que algo le falta? ¿Qué podría ser? ¿O acaso la consideráis redonda de principio a fin? ¡Dudas, dudas!

Valoración (0 a 5): 4,5

· Para saber más: Entrevista (muy interesante) a David Cronenberg [+]

Anuncios

15 pensamientos en ““Una historia de violencia”

  1. Pues yo la daría también un 4,5 pero lo cierto es que no le encuentro fallos… me parece redonda.. si no le doy más nota es por una cuestión de distancia y de controlarme… todo en ella me parece bien medido para transmitir lo que quiere transmitir… con todo hay mucha gente que opina que William Hurt, pese a su nominación al Oscar, está bastante desajustado y en su breve interpretación se pasa de listo

  2. Cuando he leído lo de que Mortenssen es un hombre nuevo, renacido… no sé porque me ha venido a la mente La Mosca, yo creo que siendo puro Cronenberg, una historia de violencia es el único (o casi) de sus trabajos en que ese renacimiento no depende de la transformación de la carne.

  3. Entiendo que la interpretación de William Hurt pueda parecer un poco extraña. Su personaje resulta bastante extravagante, pero por lo visto estaba previsto que así fuera (según reconoce Cronenberg en la entrevista que he enlazado y que os recomiendo que leáis). A mí me hace gracia.

  4. Y los flashbacks de la novela gráfica son interesantes? Porque en la película recuerdo que por otros lares yo ya te defendí que queda mejor prescindir de recurrir al pasado del protagonista… pero si la cinta discurre por senderos distintos… y vaya, que uno tb siente curiosidad aunque no los vea imprescindibles en la peli, lo reconozco! xD

  5. Leí la novela gráfica hace bastante, pero recuerdo que esos saltos atrás me interesaron porque el personaje es lo suficientemente atractivo como para querer saber más sobre él. Los flashbacks narraban el pasado criminal del personaje y entre otras cosas se veía cómo lesionó al matón del ojo artificial. Lo que ocurre es que tampoco pasa en ellos nada que uno no pueda imaginar o sospechar.

    La película es más sutil y sugerente que el cómic, es decir, crea un mayor misterio, se somete a más interpretaciones y da pie a que el espectador defina por sí mismo al protagonista amparándose en los elementos que aporta el director. El cómic es más explícito, te lo da más mascado, es más limitado, menos ambicioso, menos reflexivo… Está bien, pero la película es superior. Cronenberg hizo la película sobre el guión de Josh Olson, que se inspiraba en el cómic. El canadiense dice en la entrevista que ni siquiera sabía que el guión se había basado en un cómic hasta que la película no estuvo muy avanzada. Además, dice que reescribió gran parte de los diálogos que aparecían en el guión.

    Pero como la Palabra de Cronenberg es sagrada y él justifica el haber prescindido de flashbacks… pues entonces yo le doy la razón, reculo y me desdigo de lo que dije. 😛

  6. No me parece una de sus mejores obras, pero es una película soberbia. Una de las cosas que más me gustan es que no haya flashbacks que muestren el pasado criminal del personaje de Viggo Mortensen, porque le habría quitado casi todo su misterio.

    El único problema que tengo con el Cronenberg post-“eXistenZ” es que ya parece haber abandonado ese estilo nuevacarnero que a mí me volvía loco. Sigue siendo un maestro, pero añoro los tiempos de “Videodrome”…

  7. Creo que ando en lo más de acuerdo contigo que he estado en muchas críticas (salvo Carnivàle y eso xD). Me encantó.

    No la puse de 5 estrellas porque necesito que me pase el filtro de la revisión, pero me pareció tremenda.

    Me flipó como pinta la familia / el pasado / el sexo. Y esa redención.

    La escena de las escaleras es la Hostia, así, con mayúsculas.

  8. Pues yo recuerdo haberle dado un 10. Justo cuando acabé de verla sentí que había visto una obra maestra, y que lo seguiría pensando 10 años más tarde. Me maravilló, me golpeó, me emocionó y me dejó tocada durante unos días. El director hace que la palabra violencia te sacuda las entrañas. Las dos escenas de sexo son tan maravillosas que me quedé sin habla. La primera por ser la más realista, honesta y bella que se ha visto nunca en el cine, y la segunda porque era necesaria y, como dice Su, la Hostia.
    Con el momento redención llegué a tocar el cielo (de gusto), recordé a Eastwood, y pensé ¡qué grande es el cine!

    Bueno, creo que queda claro que a mi esta peli me gustó un poquito 😛

  9. Coincido con Noa, tras su visionado me dí cuenta de que había visto una obra maestra; y no solo eso sino la (para mi gusto) cumbre de Cronenberg.
    La gente dice que se aleja del estilo cronenbergiano al que estamos acostumbrados pero yo creo que se regresa a éste: tiene esa constante aura malsana carácteristica de sus primeras películas desde su inicio mostrándonos como la plaga se va propagando hasta volver a infectar a una persona que creía alfin estar curada, y por otra parte traslada el concepto de la nueva carne a la psique del ser humano; no hay transformación exterior sino interior.

    En fin, me pareció de verdad un film redondo de principio a fin que trata la violencia de un modo coherente y genial, como se echaba de menos desde hacía tiempo. Mortensen y Harris están en estado de gracia, Maria Bello guapísima, y William Hurt, como usted dice, divertido (memorable la frase antes de diñarla).

    Un saludo.

  10. Muy buen post para una película buenísima.
    Me parece que Cronenberg está interesado en investigar otros derroteros, me gusta lo que dice Horrorscope con alguna continuidad en su trabajo anterior que si es evidente a nivel fotografía por ejemplo. A mi entender el fan cronenberiano le pone cierta distancia a esta peli (aunque no deja de fascinarlo) porque no se inscribe en el canon filosófico del autor, creo que debemos recordar que Cronenberg empezó como uno de tantos cineastas de género, que en su caso fue deviniendo, por la constante y lúcida reflexión filosófica que hacía película a película, en un autor con mayúsculas. En “History …” parece haber abandonado el núcleo central de su reflexión filosófica, pero no por eso mucho intereses subyacentes y menos aun, su maravilloso talento como un poderosísimo cineasta.
    Con “Eastern Promises” que nos ha presentado hace algunos días Max, parece que irá afianzando ésta nueva vena que parece picarle más hoy por hoy, y con suerte la creación de un nuevo corpus de cine filosófico. ¿qué tal, un autor y dos filosofías? Va resultar el Wittgenstein del cine de autor (broma, David es más digerible).
    Saludos!!

  11. Bueno, pues ya veo que os encantó. 🙂

    Interesantes vuestras aportaciones. Ya digo que a mí no me parece nada mal que Cronenberg haya decidido distanciarse del “horror vírico” para investigar otras vertientes. Lo que sí está claro es que todas sus películas están relacionadas y responden a una coherencia en su obra.

  12. Sobre que le falta a esta película para ser redonda… Yo diria que tiene un pequeño problema de estructura, que deriva de la historia y que lastra el ritmo en algunos momentos… Aun así, es magnifica.

  13. Gran película de Cronenberg que es, además y entre otras cosas, una reflexión inteligente sobre el Estados Unidos profundo. La mejor de 2005, aunque haya sido casi ignorada por la Academia. Viggo Mortensen y Maria Bello están estupendos (la primera escena de sexo es genial en este sentido), pero la nominación se la llevó William Hurt, en el papel más sobreactuado y excesivo de la película (esos que tanto gustan en Hollywood).

    La única crítica que le haría es que le sobran un par de planos (planos, ni siquiera escenas) demasiado truculentos. Pero nada más.

    Un saludo

  14. Estoy avergonzado. A mi que esta pelicula me parece aburrida y plana, muy plana. Cronenberg me encanta y no se si con esta intento hacer lo que Lynch con Straight story pero vamos que a mi no me gusto nada de nada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s