“Allegro”

 

Allegro (2005) / Director: Christoffer Boe / Guión: Christoffer Boe y Mikael Wulff / Intérpretes: Ulrich Thomsen, Helena Christensen, Henning Moritzen.

Zetterström (un excelente Ulrich Thomsen) es un pianista de éxito y de carácter frío y hermético para quien la música, desde pequeño, lo es casi todo y le sirve como parapeto bajo el que protegerse o aislarse de la realidad. Un día, por casualidad, conoce a la bella Andrea (Helena Christensen), con la que inicia una relación que dota de un sentido más profundo a su vida, pero con el tiempo es abandonado por algún motivo que en principio no conocemos. Nuestro protagonista, cuyo deseo de amar se veía saciado con Andrea (“Casi me siento humano cuando estoy contigo”), decide olvidarla tal vez para no sufrir, lo que conlleva, a su vez, el olvido de los detalles de su pasado.

Aunque a raíz de la pérdida su música carece de la pasión de antaño, sigue adelante, sólo mirando al futuro y habiendo enterrado, en lo más profundo de su ser, una experiencia que acabó siendo insatisfactoria. Pero sus recuerdos se encuentran concentrados y persisten en un extraño e intrincado espacio de Copenhague llamado “La Zona”, lugar al que es invitado a entrar por Tom (Henning Moritzen), el enigmático narrador que parece tener las respuestas, para revivir lo olvidado.

Fábula, a mi entender, acerca de la búsqueda del amor, el olvido, el reencuentro y las segundas oportunidades, la película ostenta varios puntos en común, en lo temático y lo estilístico, con el anterior (y magnífico) trabajo de Christoffer Boe, Reconstruction. Desde la óptica del director danés, el hombre se encuentra confundido respecto a sus sentimientos hasta el punto de cambiar su realidad y perder su identidad, y tan sólo un tratamiento de choque, auspiciado por un narrador/demiurgo, es capaz de hacerle abrir los ojos… aunque ya sea demasiado tarde. Es necesario recordar lo vivido y tenerlo presente, pues siempre formará parte de nosotros y de nuestra propia historia.

Apoyada en una puesta en escena minimalista, estilizada y de perfecto aprovechamiento del escenario de la capital danesa, un uso hipnótico de la música clásica y un tratamiento tan intrigante como sutil de los vericuetos del amor, Allegro forma un sensacional y complejo díptico con la antes citada Reconstruction para, a partir de una mirada intimista que presta atención a los pequeños detalles, construir una reflexión relativa a la fragilidad de la relación sentimental.

Muy interesante.

Valoración (0 a 5): 4

Anuncios

6 pensamientos en ““Allegro”

  1. Lo siento pero esta vez paso, no pude con “Reconstrucción”. Me pareció muy pedante y aburrida, dejando todo el peso en unos actores y personajes sin interés.

    No te enfades 😛

  2. Bueno, si no te gustó “Reconstruction” entonces haces bien en dejar de lado “Allegro”, nen.

    Pues yo pensaba que podía gustarte. Jo… que sepas que tu grado de snobismo ha perdido algunos enteros tras decir lo que has dicho. 😛

  3. Kesher, ya no molas tío..jejeje. “Reconstruction” es impresionante y “Allegro” no le va demasiado a la zaga.

    Saludos

    P.D. Se me ha jodido mi amiguito el “burro”. El capítulo de Carpenter se me quedó a 3 MB…arghhhh!!!!!!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s