“In My Skin”

 

Dans ma peau (2002) / Directora: Marina de Van / Guión: Marina de Van / Intérpretes: Marina de Van, Laurent Lucas, Léa Drucker, Marc Rioufol.

Esther (Marina de Van) acude a una casa donde se celebra una fiesta privada con compañeros del trabajo. Decide salir al patio a dar un pequeño paseo y, en la oscuridad, tropieza con algo que le causa una herida considerable en la pierna. Sin embargo, en principio no siente demasiado dolor y no cae en la cuenta de la herida hasta que descubre que está sangrando con abundancia, dejando un rastro tras de sí. Oculta el alcance de lo que le ha ocurrido y visita a un médico, que muestra su extrañeza (“¿Está segura de que es su pierna?”) al curarla, cuando Esther confiesa que no percibió la gravedad del accidente hasta pasado un tiempo. Pronto, veremos que la mujer siente una creciente obsesión por desprenderse de las vendas y automutilarse, llegando cada vez más lejos…

Historia de una psicopatología extrema con ecos cronenbergianos y próxima al Polanski de Repulsión, sórdido descenso a los infiernos personales, crudísima radiografía de una fascinante y enfermiza adicción… In My Skin es una de las películas más perturbadoras, incómodas y arriesgadas que he visto en mucho, mucho tiempo. Cabe advertir, atención, que resulta una experiencia de alto voltaje no apta para todos los públicos y que reclama un buen sacrificio por parte del espectador para soportar el desafío y, a cambio, ser recompensado. No en vano, a los atrevidos os diré que el esfuerzo por superar las lógicas reticencias os compensará con creces, puesto que, desde mi punto de vista, en términos generales este retrato descarnado (nunca mejor dicho) de la fragilidad de la cordura es más que interesante.

No existen motivos absolutos que conduzcan al personaje a seguir un impulso tan irrefrenable y de tal naturaleza. La película no ofrece respuestas explícitas, sino sugeridas. Pero lo que sí parece claro es que esta exitosa mujer de negocios, quizá asfixiada por una vida insatisfactoria y deshumanizada (como comprobamos en sus difíciles relaciones personales y laborales), en el fondo sólo se tiene a sí misma y necesita una válvula de escape que la haga sentir viva y obtener placer. De repente, algo se rompe en su interior y tiende a explorar libremente su propio cuerpo, de manera que se inicia hurgando en el proceso de cicatrización de su herida para, a continuación, rebasar los límites y penetrar en el vedado terreno de la automutilación, el autocanibalismo y la inexorable autodestrucción.

De Van, que ejerce como directora, guionista y actriz principal, propone un trabajo transgresor, valiente y de dificilísima digestión. Y su mérito, a decir verdad, no es otro que afrontar la temática con naturalidad, credibilidad y poniendo toda la carne en el asador: lo que en otras manos podría haber derivado en una repugnante y descerebrada carnicería con tintes efectistas y artificiosos (o bien en una cobarde y mojigata plasmación), aquí se convierte en algo repulsivo, sí, pero absorbente y no exento, a su manera, de cierta belleza perversa en tanto en cuanto sirve para definir a esta mujer rota. A la realizadora francesa no le tiembla el pulso a la hora de sumergirse hasta el fondo, y lo cierto es que no da la impresión de que suceda sin justificación. Desde su convincente composición de la desequilibrada protagonista hasta el tono realista del acercamiento a la problemática, desde su rechazo a regodearse en lo escabroso de forma gratuita hasta la eficacia de una dirección que evita los subrayados, yo diría que Marina de Van sale como vencedora de esta historia de muy alto riesgo.

Tal vez más efectiva como terrorífica pérdida del control en virtud de los recónditos placeres que como metafórica disección de una mente enferma influida por un entorno hostil, In My Skin logra cotas de desasosiego a destacar: la escalofriante escena de autovampirización y el tremendo fragmento de la pantalla dividida, símbolo de la disociación mente-cuerpo del personaje y llevada a cabo con un uso angustioso del fuera de campo (imaginad, imaginad… ), suponen cimas del terror moderno. Lástima que uno no pueda profundizar más en el fuero interno de Esther y que el final de la cinta, muy abrupto, deje una sensación a coitus interruptus

De ajustada duración y perfilada con una depuración narrativa que remite al Cronenberg más reciente, es una película de difícil visionado y cuyo impacto no se olvida fácilmente. Quedáis avisados.

Valoración (0 a 5): 4

22 pensamientos en ““In My Skin”

  1. Ante la ausencia de comentarios en esta entrada he llegado a creer que os había acojonado demasiado.😀

    El señor Yume es el primer valiente que está dispuesto a lanzarse al ruedo. Bien, bien. 8)

    Hablando en serio, yo creo que no te defraudará, ya verás. La puedes localizar en los “pastos verdes” (como diría el Sr. Toldo).

  2. A mí esta secuencia [ http://mrtoldo.blogspot.com/2006/06/your-skin-makes-me-cry_20.html ] me tiene obsesionado. La pantalla dividida, genial. Me parece realmente interesante y significativo que la directora decidiera protagonizar ella misma la película, ofreciendo su propio cuerpo a este obsesivo comportamiento que en ningún momento cae en lo grotesco o escabroso. A su enferma manera, entronca con esa corriente de cine de autor actual tan preocupada por mostrar expresamente el cuerpo y sus diversos ángulos en pantalla. Sin duda, uno de los títulos a retener –y dar a conocer– de la década.

  3. Joder, propuesta extrema. Gracias por el aviso, la disfrutaré.

    (Eso ha quedado algo enfermizo…)

    Sólo una pregunta, así a bote pronto y sin leer toda la crítica a fondo antes de verla: ¿Remite a “La pianista” de Haneke?

  4. Mmmm… Es que no he visto la película de Haneke (la tengo pendiente desde hace muuuuucho). En ambas películas ambas protagonistas incurren en la automutilación, así que algo habrá, pero no sabría decirte más…

  5. Mmm. Interesante lo de La pianista. Para dar una respuesta más certera creo que tendría que ver otra vez la de Marina de Van y refrescarla. En el caso de la pianista su automutilación viene por el mundo alineado y represivo en el que está inmersa. Creo recordar que ese no es el caso de Dans ma peau. Max, mi teoría es que lo que empieza siendo como un jugueteo curioso termina por convertirse en una obsesión. Todo se desata por la herida de la pierna, pero también podría haber sido tras arrancarse un pellejito del dedo (actividad cotidiana y en principio inofensiva de gran parte de la población). Hay algo de exploración del propio cuerpo ahí. La protagonista se retrae, aisla de los demás, quiere quedarse sola en casa para poder mutilarse. No sé, para mí más que un estadio avanzado de narcisismo lo entiendo como autoexploración sin límite. Deja muchas dudas, desde luego.

    Por determinados puntos de encuentro temáticos, además de La pianista, recomiendo Trouble Every Day de Claire Denis.

  6. Hola! Estoy muy interesada en la peli, pero solo la consigo en V.O. sin subtitulos, y de frances como que ando mu mal. La busco en la pariente dl burro, pero ná, así que agradecería algún tipo de ayuda. Gracias de antemano.

    • HOLA UNA PREGUNTA, DONDE BAJASTE LA PELI DE IN MY SKIN PORQUE NO LA ENCUENTRO!!!
      Y LA QUE TENGO NO TIENE EL FINAL!!!! Y ES HORRIBLEEEE!! YA LO QUIERO VER SI TIENES EL LINK TE AGRADECERIA MUCHO SI ME LO MANDAS A MI MAIL PORFA
      GRACIAS
      MAURICIO

  7. Uf, Mr. Toldo, tu teoría podría valer, pero es que en esta película es difícil decantarse por una lectura. Yo creo que está muy abierta a interpretaciones y también creo que a Marina de Van no le interesa dar respuestas, sino mostrar un comportamiento extremo. Es una performance con todas las de la ley. No sé, es difícil…

  8. Sr Renn, ha destapado usted el tarro de las esencias. Esta pelicula es sencillamente cojonuda.

    Respecto a los paralelismos con La Pianista, coinciden en el tema de la automutilacion, si, pero hay una diferencia grande-grande, y es que en la peli de Haneke no es una respuesta a nada concreto, sino un sistema de la protagonista para ligar su existencia fisica, por decirlo de alguna manera, a lo que moralmente considera que debe ser su respuesta ante los estimulos externos. Vaya, que es su manera de levantar barreras para que el mundo real no quebrante el suyo propio.

    En el caso de Dans ma Peau no se da esto, es mas bien un descubrimiento de esa valvula que termina superandola al pasar de ser una droga pasajera para convertirse en una obsesion. Esto queda plasmado en esa secuencia tan cojonuda de la cena, en la que se ve a si misma como un aparte de un mundo real al que no se siente conectada, con el consiguiente temor de ser descubierta.

    Tal vez la pelicula no daba para mas que estos ochenta y pico minutos, porque no estaba planteada la historia como un analisis de la motivacion de tales actos, sino como el descubrimiento de una patologia que al final ya no se ve capaz de ocultar, de ahi el final abrupto que tampoco ofrece muchas posibilidades a la imaginacion, y eso es algo que vuelve a conectar con el cine de Cronenberg cuando se pone el tio mas carnal, descubriendo los monstruos que cohabitan con la normalidad.

    Y nada, que gracias por haberla descubierto, buen hombre!

  9. No hay de qué, Goio. Estas cosas que escribo son como comentarios en voz alta para compartir. Qué difícil es encontrar a alguien con quien hablar de la película…

    Queda claro que a Marina de Van no le interesa indagar en las motivaciones del comportamiento del personaje, aunque yo sí creo que deja en el aire algunas pistas… porque… no sé, pero me da la impresión de que ni su trabajo llena a Esther ni su relación sentimental tampoco…

    Es que posiblemente lo más interesante llega justo cuando la película termina… Sin querer entrar en spoilers, uno sabe que se armará la de dios teniendo en cuenta el estado de la protagonista. A mí me molestó un poco que se cortara ahí…

  10. Pingback: “Trouble Every Day” « « VIDEODROME · Blog de cine & tv »

  11. La única película en mi vida que estuve a punto de dejar de ver varias veces por lo angustiosa que es. El que tenga un mínimo de imaginación lo pasará realmente mal, y eso que nunca se muestra casi nada explícito, siempre velado, siempre un plano en incómodo ángulo para ver nada; pero con imaginárselo vale. A bote pronto, ya que indicáis algunas analogías con otros films, decir que entre La Pianista y Trouble Every Day veo más puntos en común, que ninguna de ellas con In My Skin; pero todo es pararse a pensarlo bien.

    Un saludo.

  12. Guau, necesito ver esa película…¿estará en algún video club? (mi conexión es demasiado mala como para permitirme bajarla)… aún sin verla, me atrevería a decir que lo que esa chica está representando es el Trastorno Límite de la Personalidad (estoy haciendo mi tesina sobre eso), los “límites” suelen automutilarse por muchas razones, xq no toleran la frustración, xq se siente adormecidos, xq llega a ser una verdadera adicción…y tiene sus base fisiológica ya que el cuerpo segrega endorfinas (hormonas q provocan cierto placer y tranquilidad) cnd se le inflige un dolor moderado y repetido durante un tiempo (véase, el hecho de tatuarse, hay gente q al final se queda dormida).
    Seré rara, pero…¡q tema tan apasionante!
    bss

  13. mmmmmmm
    tengo ke decir ke yo recien vi esta pelicula
    me dejo un poko emocionada
    porke a decir vdd ami me paso algo
    un poko parecido a lo ke le
    paso a la protagonista
    lo mio no fue tan fuerte
    pero si me recordo todo eso
    y a decir vdd seme volvio a antojar
    es una pelicula muy buena
    me gusto demaciado
    todo en general lahistoria la fotografia
    las secuencias etc

  14. me ha gustado la película. últimamente me llama mucho la atención el cine francés, recientemente he visto “Irreversible”, que también os la recomiendo ver.

  15. esta en youtube, me pareció un película muy interesante, que igual creo que el hecho de no profundizar tanto directamente en las razones o lo que empujo a De Van en personaje a caer en esos temas tan fuertes, el autocanibalismo y la automutilacion. Personalmente pude sentirme un poco identificada con concepto basico de la pelicula, aunque debo admitir que el final, ademas de abrupto,es bastante significativo (sin intención de hacer spoilers :…) porque sabemos que esther no se detendra ahi, que sus relaciones serán cada vez menos satisfactorias y que su trabajo sera cada vez menos llenador . Me parecio muy fuerte la fotografía, dirección, en fin, todo. Pero a la vez increíble y casi artístico como la intención de la misma dirección fue exponer de una forma directa e ineludible el descontrol que la separación o el distanciamiento emocional-mental por las acciones y actividades cotidianas que deberían llenar a un individuo causan en este.
    Coincido que no tiene muchas similitudes con la pianista y de la misma forma admito que últimamente me he sentido muuy atraída por el cine francés aunque Irreversible es una película igualmente un poco difícil de digerir.
    Me encanto como no solo el nombre da el mensaje sino el tipo de dirección que tubo, la intención de como sentimientos, el mismo descontrol, pueden llevar a al individuo a realizar acciones casi inhumanas pero naturales como las que Irreversible aborda con tanto detalle gráfico, me atrevo a decir, casi perturbador. Porque el hombre es un animal.
    Irreversible es un film con muchas escenas duras, pero la violencia que contiene no es en modo alguno gratuita. Y no lo es desde el momento en que es creíble porque es real, porque hay acciones que ocurren así. Aunque no lo recomendaría a todo el mundo o cualquiera, me pareció, hasta cierto punto, uno de los mejores films que he visto, no solo por su arriesgada trama sino por su increíble argumento en trasfondo.

    otras películas que he visto con la intención de tener una mente abierta y mas “imaginativa” son Sleeping beauty, que si bien no tiene un a trama tampoco muy profundizada mas aya del aspecto externo, en un mundo dónde cada vez es más habitual mirarse sin verse, la proximidad y el afecto resultan insólitos. Me atrapo la forma como el personaje pierde la mirada propia para ser entregada a la ajena. En ello hay una metáfora de cómo el cine explota a actrices como Emily Browning, (protagonista del film) una vez que se registra en la película o en el soporte electrónico un fantasma del que no son dueñas. Sin duda con muchas criticas negativas pero en lo personal me pareció un film lleno de metáforas donde cada palabra en guion puede ser una respuesta indirecta para muchas preguntas pues el final (sin intención de hacer spoilers :…)
    despierta a un mundo con ese grito desgarrador de liberación y noción a una realidad odiada, vacía e insatisfactoria.
    Me encantaria ver una critica de este film por este sitio.

    (Tampoco encuentro a alguien con quien hablar de In my skin, admito que en princio fue dificil terminar de verla no solo por mi situación sino por el realismo que De Van tuvo al realizar esta película tan arriesgada y, por decir, valientemente equilibrada a la perfección para mostrarse al espectador como un un desafió no apto para muchos )

    Saludos y gracias por la critica, muy buena!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s