“A Bittersweet Life”

 

Dalkomhan insaeng (2005) / Director: Ji-woon Kim / Guión: Ji-woon Kim / Intérpretes: Byung-hun Lee, Jeong-min Hwang, Min-a Shin, Yu-mi Jeong, Roe-ha Kim, Gi-yeong Lee, Dal-su Oh.

“¿Fue por ella?”

Cine negro, polar francés, thriller, acción, romance, comedia negra, fantástico e incluso western son los géneros que tienen cabida en esta inspiradísima batidora de influencias que tiene por título A Bittersweet Life. Desde la ferocidad de la trilogía de la venganza de Chan-wook Park a la excentricidad gangsteril de Tarantino, desde la construcción con leves pinceladas de los personajes de Leone o Melville a la acción desmesurada y estilizada de Woo (o Peckinpah, ya puestos), el director coreano Ji-woon Kim acumula múltiples referencias para elaborar un espectacular y poderoso divertimento que tiene mucho de delirante gran guiñol.

La historia, ojo, es sencilla y ejerce como suficiente motivo para desplegar, en su segunda mitad, el festival hemoglobínico: Sun-woo, el gerente de un lujoso hotel, ha de cumplir una misión, aparentemente sin dificultad, a órdenes de su jefe, Kang, que no es sino un temible capo mafioso. Éste, que mantiene una relación con una bella joven, le ordena que la vigile de cerca, dado que sospecha que le puede estar siendo infiel. Sun-woo simplemente habrá de estar pendiente de la novia del líder, seguir sus movimientos y actuar en consecuencia si detecta que la chica está viéndose con otro. Sin embargo, nuestro solitario protagonista, tan hermético y de una pieza, se enamorará (parece) en secreto de ella y, llegado el momento, desobedecerá las indicaciones. Lo que no esperaba es que tal decisión le reportase un altísimo coste…

De impecable factura técnica, lo que le confiere un look moderno y de gran cuidado estético, y excelente banda sonora, la película es, sobre todo, un ejercicio de estilo hiperbólico e hipervitaminado, desatado y salvaje, que sin complejo alguno reincide en temas ya manidos (amor fatal, redención, traición, castigo, venganza, violencia) para seguir sacándoles jugo. De hecho, Ji-woon Kim regatea la tan peligrosa sensación del déjà vu porque logra algo a tener en cuenta: aunque no cuenta nada nuevo y hace uso de elementos conocidos,  es capaz de atrapar el interés imprimiendo una frescura desarmante, un ritmo implacable y un estilo de fascinante dinamismo. En otras palabras, el realizador (y guionista) sabe manejar tales conceptos; y quizá no los reformula, de acuerdo, pero sí los aprovecha para integrarlos en una montaña rusa de la que nunca querríamos bajarnos.

Una de las mejores bazas de la cinta reside en el propio protagonista (un magnífico Byung-hun Lee), definido por sus gestos, actos y silencios, que encuentra un efímero momento de redención originado por el amor, cae en desgracia y se convierte en un mártir necesario. Renacido simbólicamente, acontece su catarsis y se erige en verdugo de los suyos. Su indiscutible carisma y el aura de misterio que le rodea, su rostro imperturbable y comportamiento metódico (que remite al Delon melvilliano), componen el perfil de un (super)héroe del crimen organizado que, al modo de un pistolero extraído del spaghetti western leoniano, resulta arrollador en su camino, acompañado, claro que sí, de un halo fantástico en su imposible capacidad para resistir y aniquilar.

Dos horas de puro disfrute.

Valoración (0 a 5): 4

Anuncios

21 pensamientos en ““A Bittersweet Life”

  1. ¡Ya está, ya está!

    Fredi, vi los dos primeros capítulos de “Dexter”. No estaban nada mal, pero no me motivaron lo suficiente para seguir viéndola. Seguro que no es una mala serie porque el protagonista es interesante y su macabro sentido del humor me gustó. Empieza siendo transgresora, aunque en el segundo capítulo la carga de mala leche se diluye un tanto. La verdad es que prefiero no abarcar tanto.

    Roberto, te confieso un secreto: la he visto porque leí la crónica de Tijeretazos de Sitges 2005 y me llamó la atención.

  2. Red, el actor principal está sensacional, sí. Pero oye, he entrado en el juego y me he dejado arrastrar por el delirio que propone una película que, por otra parte, me parece muy bien rodada y entretenida.

  3. Totalmente de acuerdo contigo, Max. Al contrario que a Red Stovall, la película me dejó alucinado por su potencia visual (las escenas de acción son increíbles), por su romanticismo totalmente desfasado y emotivo (¡el protagonista ni siquiera es correspondido!) y por lo que, visto a posteriori, me parece una reflexión mucho más seria de lo que parece sobre una sociedad, la coreana, que al modernizarse ha perdido su identidad y no sabe a dónde se dirige.

    Y esto último no lo digo por decir: “The Quiet Family” y “The Foul King”, ambas también de Ji-woon Kim, más allá de sus envolturas de género, eran también metáforas sociales.

  4. Claro que sí Max, vamos a hurgar en cositas menos conocidas pero que deparan más de una sorpresa. Y en cuanto a lo que comenta Tonio, casi que podíamos añadir a “Dos Hermanas” como un film con buenas dosis de metáfora social embutida en una historia de fantasmas. Este Kim Ji-woon es otro de los grandes narradores que han salido de Corea, al igual que Bong Joon-ho, Im Sang-Soo o Jeong Jun-hwan (una pena que no haya rodado más)…ahhh, por cierto, ¿ha visto la película que dirigió este último? “Save the green planet”, una tremenda frikada pero que a mi me parece genial. Apuntésela y la comentamos.

    Saludos

  5. A mí, particularmente, no me parece gratuito que en “Dos hermanas” haga una relectura de una leyenda tan arraigada en la cultura coreana llevándola al terreno de la escisión de personalidad y los problemas mentales. Creo que, ahí detrás, hay mucho más que un simple truco de guión.

  6. De Jin-woon Kim sólo he visto la que comento. Habrá que seguirle la pista.

    Roberto, estoy en pañales en lo que se refiere al cine coreano (Chan-wook Park y Kim Ki-Duk y, salvo que me olvide de algún otro, para de contar). De los que citas no conozco a ninguno, pero me anoto la que apuntas.

    No había pensado en que esta película pudiera contener una reflexión sobre la sociedad coreana, la verdad. Seguro que tenéis razón, pero no lo había detectado…

  7. Pues tendré que ver “Dos hermanas”, Tonio. ¡Es que hay tanto por descubrir!

    PD: Tengo lista para ver la francesa “In my skin”… pero me da miedo. No porque crea que pueda ser mala, sino porque su argumento me pone los pelos de punta.

  8. Bueno Max, a Bong Joon-ho seguro que lo conoces: es el director de la famosa “Memories of murder”, thriller en clave realista sobre un asesino en serie en Corea que se estrenó en las salas españolas. Su primera película es una divertídisima y aguda comedia negra titulada “Barking Dogs Never Bite”…y bueno, acaba de presentar en Sitges la enorme “The Host”, brutal “monster-movie”.

    Im Sang-Soo ha rodado muy pocas películas, y aquí nos ha llegado solo una (se estrenó comercialmente “La mujer del buen abogado” con mucho tiempo de retraso). Digamos que es un francotirador de la sociedad coreana a través de sus películas. Lo último que ha hecho es interesante (no más): “The President’s Last Bang”.

    Jeong Jun-hwan es uno de esos realizadores malditos. Creo que estudió en EEUU, y luego se fue a Corea a rodar “Save the Green Planet”, gamberrísima cinta donde realiza una imposible mezcla de géneros: ciencia-ficción, comedia negra, drama, thriller, survival, terror, acción…..a mí me pareció brillante.

    Y bueno, ya que estamos con recomendaciones, te dejo otra en el tintero: “Invisible Waves”, del tailandés Pen-ek Ratanaruang….cine negro “especial”.

    Saludos

  9. Sí, sí, he visto “Memories of Murder”. Y “The Host” me llama mucho la atención, claro que sí.

    Buscaré “Save the Green Planet” por los pastos verdes. Decidido.

    “Invisible Waves” la tengo descargada y en la lista de próximas para ver.

    Eh, Roberto, yo me perdería con tantos nombres raros. 😛

    PD: Es hora de ver a los Raptors de Calderón & Garbajosa.

  10. Pues apuntada queda, que pinta muy bien!

    Grandes los Raptors ayer (vaya cuartito final de Calderón, ni me entró el sueño y eso que habia madrugado!), pero el que acompañaba a Daimiel y que era el que narraba realmente no me terminó de gustar…

  11. Sí, sí. Toronto está tirando la casa por la ventana con ese juego tan arriesgado que trata de seguir el estilo ultra-rápido de Phoenix. No sé cómo les saldrá, pero será entretenido de ver. Y a ver si Garbajosa va afinando la puntería…

  12. Grandes los Raptors ayer (vaya cuartito final de Calderón, ni me entró el sueño y eso que habia madrugado!), pero el que acompañaba a Daimiel y que era el que narraba realmente no me terminó de gustar…

    hahahah respekt 🙂

  13. Credit cards are a part of my life and I use them for every purchase I make. I’ve been especially concerned about cash back credit cards and I managed to make good sums with them. Now I’m seriously thinking of moving onto airline miles credit cards and earn free airline tickets. A great variety of such type credit cards can be found at

    credit garenteeed

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s