“Demonlover”

Demonlover (2002) / Director: Olivier Assayas / Guión: Olivier Assayas / Intérpretes: Connie Nielsen, Charles Berling, Chlöe Sevigny, Gina Gershon, Dominique Reymond, Jean-Baptiste Malartre.

Aviso inicial: nos encontramos ante un trabajo extraño, arriesgado, fascinante, desconcertante e incluso irritante… La trama, planteada como una interesante y críptica intriga relacionada con el turbio mundo del espionaje industrial, lo que la acerca a la fallida (e inferior) New Rose Hotel (1998, Abel Ferrara), deriva hacia límites donde la lógica salta por los aires y uno es incapaz de discernir si lo que está viendo es o no real al carecer de algo a lo que agarrarse como cierto. Por ello, puesto que la película se precipita al extremo de la confusión y bordea lo ininteligible, funciona mucho mejor durante su primera mitad, esto es, cuando Assayas sigue un orden y nos muestra el retrato de un mundo gélido hasta lo inaudito y descorazonador por medio de una puesta en escena aséptica y unos personajes de absoluta ambigüedad y hermetismo.

La industria del entretenimiento audiovisual y sus feroces intereses, el espionaje entre competidores, las traiciones y deslealtades o sus políticas empresariales dirigidas a satisfacer la naturaleza de cualquier demanda son algunos temas sobre los que gira Demonlover. La película lanza una crítica tanto a la oferta como a la demanda, es decir, a aquellas compañías poderosas dispuestas a traspasar, sin rubor, toda frontera legal, ética o moral para ofrecer un producto que arroje beneficios y, también, a los heterogéneos consumidores que buscan nuevos estímulos en las modernas tecnologías, seducidos por el enorme poder de reclamo de las perversiones pornográficas y ultraviolentas en internet y, en menor medida, los videojuegos y el anime erótico. En este sentido, la cinta resulta demoledora y sumamente pesimista, siendo muy significativos los segundos finales, que tal vez podrían ser acusados de excesiva obviedad en su mensaje.

Desde luego, la temática atrae. Las nuevas formas de entretenimiento del siglo XXI y el debate sobre sus límites y capacidad de seducción están de plena actualidad. Y hay que reconocer que Olivier Assayas se acerca a la problemática con el loable propósito de comunicar al espectador una reflexión perturbadora y transmitir la sensación de deshumanización, tal y como comprobamos en los personajes, vendidos al mejor postor y vacíos de responsabilidad moral en un universo frío como el hielo y desolador.

Y sin embargo, el director y guionista francés decide emborronar su, hasta el momento, absorbente thriller tecnológico y sumergirnos en una sucesión de giros extraños y comportamientos inexplicables que, bajo mi punto de vista, resultan incomprensibles salvo que interpretemos libremente que todo es mentira, que todo es una ficción cuyo incoherente desarrollo es voluntario y forma parte del juego. Como si, al fin y al cabo, la película hubiese sido víctima, en su último acto, de una pretenciosidad que acaba por devorarla.

Mención especial, eso sí, merece una espléndida e impenetrable Connie Nielsen, que encarna a Diane, la atribulada protagonista. Su mera presencia ya compensa con creces.

Valoración (0 a 5): 3

PD: Como nota curiosa (y enriquecedora), apuntar que Alejandro Díaz, en Miradas de Cine, considera que Demonlover es, prácticamente, una puesta al día de Videodrome.

5 pensamientos en ““Demonlover”

  1. Aunque la vi hace ya un tiempo, juraria que un par de años, estoy bastante de acuerdo. No con la valoraciones por partes porque no soy capaz ahora mismo de puntuarlas pero si con el hecho de que empieza muy bien y luego se queda en algo correcto pero para nada sobresaliente.

  2. Es cierto, el desarrollo la trama acabó por aburrirme.
    De todas formas disiento con la comparación con “New Rose Hotel”. Ferrara es mucho más profundo en sus intereses, y ya la actuación de DeFoe y de Walken merecen todo mi respeto y admiración. Ciertamente, en Demonlover sólo destaca la bellísimamente turbadora Connie Nielsen.

  3. A mí me pareció una mierda de película, vacía y pretenciosa, eso sí, con varias ideas muy interesantes y una excelente banda sonora. Por otro lado, “New Rose Hotel” me parece una película minusvalorada a recuperar´.

  4. Está claro que es una película controvertida y que ha despertado amores y odios. Y la verdad es que entiendo ambas posturas, aunque yo me posicionaría en un punto intermedio porque a ratos me parece fascinante y a ratos incomprensible. De todos modos, no me arrepiento de haberla visto ya que me ha gustado más que disgustado.

    Por lo menos no me he aburrido como en “New Rose Hotel”.

  5. Pues sí, yo también creo que es una película filmofágica (tomashá!), al igual que Arrebato pero mucho menos perturbadora, claro. Hace una estupenda exploración de las constantes del thriller a través de set-pieces que se van haciendo cada vez más autónomas, como si de diferentes pantallas-niveles de un videojuego se trataran.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s