“Reconstruction”

 

Reconstruction (2003) / Director: Christoffer Boe / Guión: Christoffer Boe y Mogens Rukov / Intérpretes: Nikolaj Lie Kaas, Marie Bonnevie, Krister Henriksson.

Decía Roberto en una de sus crónicas del festival de Sitges del pasado año lo siguiente a propósito de Reconstruction:

Historia de amor de desarrollo cíciclo donde su final engarza con el principio, “Reconstruction” es una auténtica obra de arte. Estéticamente preciosista, pura poesía en imágenes, Boe transforma el gélido paisaje urbano de Copenhague en una estancia caliente, donde los sentimientos reverberan y las emociones se muestran a flor de piel. Largometraje de estilo muy europeo con múltiples referentes, pero sobre todo muy del gusto del francés Alain Resnais, por su dibujo de las relaciones amorosas y la fragmentación narrativa de la que hace gala.

Alex conoce a Aimee en bar, encuentro fortuito que se verá acompañado por una noche de placer, y tras el cual la realidad de él cambiará totalmente. Fascinante largometraje que nos habla de la reconstrucción en la que se embarca nuestra existencia cuando nos enamoramos. “Reconstruction” deja claro que esto es simplemente cine, pero que aún así, duele. Una brillante propuesta que puede ser tachada por algunos como excesivamente arty, pero que goza de una sensualidad y una sensibilidad que el que suscribe solo había palpado en el cine de Wong Kar-Wai. Inolvidable la canción de Cole Porter que se adueña de cada segundo del film.

Ante tal comentario, no podía hacer otra cosa que lanzarme de cabeza a por tal delicatessen europea. Y ya vista y digerida, coincido con el amigo Roberto y me uno a la recomendación sin reserva alguna. Y es que nos encontramos con una fascinante e hipnótica película de género romántico, de absorbente complejidad conceptual y narrativa, y que figura como una propuesta seductora, densa, sugerente y provocadora de múltiples lecturas, a cada cual más interesante.

Tras la primera imagen de alguien protagonizando un truco de magia mediante un cigarrillo (la presencia del humo del tabaco, tan voluble como los sentimientos, es abundante) y la significativa y metalingüística declaración de intenciones inicial por parte de una voz en off a modo de narrador (“Recuerda que todo es una película, una reconstrucción. Pero aún así, duele”), se despliega una extraña historia de amor que desafía la narrativa convencional y lineal para llevarnos en volandas a lo largo de, parece, diferentes niveles de interpretación que coexisten en el mismo plano.

De tono onírico, partícipe de la magia del cine y la ficción y de los caprichos creativos del escritor demiurgo que ejerce de personaje afectado y contador del relato (posiblemente ajustando cuentas con sus fantasmas o temores), todo arranca a partir del enamoramiento fugaz entre Alex (Nikolaj Lie Kaas) y Aimee (Marie Bonnevie), dos desconocidos con pareja estable, y las consecuencias del mismo en forma de inseguridades y dudas del personaje masculino, para quien el nuevo amor supone la reconstrucción no sólo de su relación sentimental, sino también de su propia realidad física como metáfora del cambio.

No es necesario “entender” Reconstruction en su totalidad para disfrutarla. A lo inexplicable de la nueva situación de Alex, solo en el mundo y confuso, de identidad desconocida para los que le rodean y cuyo único asidero real resulta ser Aimee, se une la estructura circular, los saltos en el tiempo, la fragmentación o la interpretación de dos personajes a cargo de la misma actriz, lo que conforma un entramado apasionante y apasionado. Más una reflexión acerca de la entidad del amor y una experiencia sensorial e intuitiva, pues, que una cinta asumible con presupuestos lógicos y racionales, es recomendable dejarse arrastrar por el encanto irresistible de sus poderosas y hermosas imágenes, de una elegancia sobresaliente, generadoras de emociones a flor de piel y causantes de una atmósfera romántica de sensibilidad y lirismo muy propia del Kar-Wai de la inmensa In the Mood For Love.

Descollante opera prima del danés Christoffer Boe, se trata de un trabajo extraordinario que, por apuntar paralelismos, diría que combina la química y autenticidad del estupendo díptico de Richard Linklater (Antes del amanecer y Antes del atardecer) con el tacto estético, ambiental y atento al detalle (cada palabra, cada gesto, están rebosantes de significado) del citado Wong Kar-Wai.

Una película, para entendernos, de las que marcan huella y dejan un poso entre doloroso y amargo, entre perdurable y profundo.

Valoración (0 a 5): 4,5

Anuncios

16 pensamientos en ““Reconstruction”

  1. KesheR, espero tus comentarios cuando la veas. Sospecho que te encantará.

    Ay, Fredi, no creas que no lo he pensado. 😀

    Pero es que si no fuera por nuestro animalico preferido sería difícil o imposible ver según qué cosas. ¡Que mejoren la distribución, leñe, y nos faciliten el acceso!

    Más claro, agua: ¡A bajársela! 8)

  2. Por cierto, gracias a Roberto por descubrírmela. Si no hubiera leído su crónica de Sitges del año pasado, no la hubiera visto. La desconocía totalmente y ha sido un sorpresón.

  3. Mr. KesheR, una preguntilla indiscreta: ¿Por casualidad es usted el forero David Lynch del foro de asia-team?… 😛

    ¡Te he pillado en el post de Deadwood!

    PD: Si no eres tú, es un clon. 😀

  4. Interesante, tienes buen gusto (y cabeza), pero no me toques eso que no puede tocarse ni atacarse bajo ningún precepto de mierda. Me refiero a tu reseña de la serie A dos metros bajo tierra que, vaya, vaya, estamos con lo mismo de siempre: que si la serie con la 3ª Temp. pierde fuelle; que si los personajes entran y salen sin razón de ser… Mamonadas, la maravillosa criatura de Allan Ball trata, entre otras muchas cosas (¿o debería decir sobre todo lo que concierne a nuestra existencia?), sobre el paso del tiempo y cómo éste es capaz, irreversiblemente, de cambiar toda forma, de esculpir una puta vida de variable problemática e intríngulis que el ser humano no puede manejar a su antojo; de la no-ficción integrada en la ficción; de vete tú a saber cuantas cosas más… Y la tercera y cuarta temporadas (no he visto la quinta) son un prodigio de vibrante intensidad moral, de rabiosa acidez intelectual, de me cago en dios porque tengo tanto derecho a cargarme como el que más.

    Señalas que no te gusta que la serie se haya alargado hasta el punto en que lo ha hecho, que hubiese sido mejor si ésta hubiera hecho concesiones de síntesis al respecto. Pareces haber entendido la serie, pero no tan profundamente como tú crees. Buen blog, aunque le falte desenfado (que no entusiasmo). Se parece demasiado a otros que van de lo mismo. ¿Acaso te va el periodismo profesional? ¿De verdad? No me jodas, tío.

  5. Jejeje… Vamos al lío…

    Pues mira, toby, me reafirmo en todo lo que dije sobre “A dos metros bajo tierra”, qué quieres que te diga. Es una serie que en general me gusta aunque, para mí, flojee más de lo debido a partir de la 3ª temporada. Los motivos que expuse te podrán parecer “mamonadas”, pero es lo que hay. Cada uno opina lo que opina y no hay mucho más que decir.

    Y no sé si este blog se parecerá demasiado a otros. Lo que sí te diré es que no trato de parecerme a nadie, sino de escribir, a mi manera, mis opiniones, se compartan o no. No tengo más pretensión que la exponer lo que se me antoje y compartirlo con los posibles lectores que se dejen caer por aquí.

    Un blog es algo muy personal que pertenece a su autor y éste es libre de escribir sobre lo que quiera y como quiera. En la red hay tropocientos blogs y eres libre de leer el que consideres oportuno y más se ajuste a tus gustos.

  6. Pues razón no te falta en esas cosas que me dices, pero en blogs así (leáse los que aupan el cine de género), siempre esperas distanciamiento respecto a otros del mismo estilo, ya sea por la personalidad del autor o por la voluntad de éste de distanciarse necesariamente, auque los criterios suelan coincidir muy a menudo. El tuyo, en todo caso, no es poco satisfactorio, aunque eso… Y tu lista de pelis preferidas es interesante, pero me pregunto que género es el que más te gusta: mucho clasicote y mucha falta de perlas imprescindibles del género fantástico y de horror. Yo también comparto esa enfebrecida atracción anormal por la Obra Maestra de Cronenberg. Apunto estuve de apodarme Max Renn para mi blog.

  7. Bueno, es que no pretendo distanciarme, sino ser yo mismo. Igual es que los bloggers estamos hechos de la misma pasta, no sé. 😀

    Me gusta el buen cine pertenezca al género que pertenezca. No me cierro a nada. Pero sí es cierto que tengo preferencia por el fantástico y, a continuación, el cine negro. En el blog suelo hablar de género fantástico principalmente porque es lo que más me atrae, aunque ya digo que estoy abierto a casi cualquier cosa.

    En mi lista de pelis favoritas figuran muchos clásicos, en efecto. Se debe a que el cine tiene más de 100 años de historia y es inevitable citar esos clásicos imperecederos tan influyentes y que nos sirven para entender el cine de hoy. Es una lista bastante “académica”, pero ahí están mis favoritas (no todas).

    Pues “Calvaire” me parece de lo mejorcito del género en los últimos años, la verdad. Es verdaderamente estremecedora y dotada de una atmósfera inhumana, aunque respeto, lógicamente, la opinión contraria.

  8. Te invita a que leas lo que yo pienso de Calvaire en mi blog para ahorrarnos tiempo. Sin embargo, reincidiré en que ésta inaguantable memez malinterpreta cosa mala todo aquello que debe significar mal rollo en una pantalla… Y es un abominable plagio de los mejores títulos que inteligentemente explotan y cuestionan la violencia y el caos irracional que lleva a ésta a reaccionar. LA-MEN-TA-BLE.

    Por cierto (y no es por hacer publicidad; ya verás por qué), preparo tercera croniquilla del festival de Sitges y me gustaría discurrir sobre un film bastante sorprendente que me ha dado que pensar: S&man, documental sobre la atracción por los crímenes y la violencia brutal del cine. Quien lo haya visto, que se anime a discutir, que seguro tiene mucho por decir, sea quien sea. Ello me parece un imprescindible ejercicio de moralidad, además.

  9. Me alegro que te haya gustado Max…joder, ahora releyendo la crónica, madre mía…que jodidas son las reseñas de festivales. Ahora te aconsejo que te lances a por “Allegro”, su segunda película y con bastante puntos en común con esta. En Sitges hemos visto este año su última película, “Offscreen”, una tontería que poco o nada tiene que ver con lo que ha hecho antes.

    Saludos

  10. Veré “Allegro” a corto plazo. Mi animalito de carga está en ello.

    Y felicidades por las crónicas, Roberto. Son muy útiles. Lástima que en Tijeretazos no aparezcan con mayor frecuencia y actualización.

  11. Bueno, hemos tenido problemas desde Sitges con la actualización de la página. Pero vamos, no os preocupeis que se subirán todos los días que faltan durante la próxima semana….esperemos.

    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s