“16 calles”

 

16 Blocks (2006) / Director: Richard Donner / Guión: Richard Wenk / Intérpretes: Bruce Willis, Mos Def, David Morse, Cylk Cozart, Jenna Stern, Casey Sander.

A Jack Mosley (Bruce Willis), un detective de la policía neoyorquina envejecido, desganado y de vuelta de todo, le encargan que custodie y transporte a un delincuente charlatán, Eddie Bunker (Mos Def), hasta el juzgado, situado a 16 manzanas de distancia. A priori es una misión sencilla, aburrida; un simple trámite que cumplir. Pero las apariencias engañan: alguien atenta contra la vida de Eddie y trata por todos los medios de que jamás llegue a prestar declaración, lo que llevará a Jack a tomar partido y proteger la vida del amenazado. Para más inri, la carrera es a contrarreloj, puesto que el tipo habrá de testificar a las 10 en punto de la mañana.

16 calles es un aceptable thriller que se nutre de un buen número de tópicos y lugares comunes (que giran alrededor de un antihéroe en busca de redención y asediado por policías corruptos) y cuenta una historia simple, si se quiere digna, pero que no aporta mayor novedad a un género tan manido y revisitado. Así pues, el guión no es, precisamente, lo más destacado de una película que si funciona es debido al pulso como narrador y el oficio en la dirección de un Richard Donner en buena forma y a la interesante baza que representa Bruce Willis, quien se muestra absolutamente convincente en su papel crepuscular de policía adicto al alcohol y en franco estado de decadencia.

La cinta, hay que reconocerlo, no aburre puesto que, desarrollada con buen ritmo y estimable claridad expositiva, contiene las suficientes dosis de acción y los necesarios tiras y afloja entre los personajes (sobresaliendo los duelos verbales de Willis con el siempre eficaz David Morse, encarnando un rol secundario) para mantener la tensión del relato y crear intriga en relación a la resolución de tan hostil panorama. Sin embargo, el metraje resulta algo excesivo y conlleva que se diluya, en cierta medida, la expectativa creada y alimentada, a lo que contribuye decisivamente un desenlace con déjà vu y un epílogo anticlimático que cierra la película de modo complaciente y del que se hubiera podido prescindir, creo yo, sin mayor problema.

Otro factor que ejerce como lastre es la presencia del personaje del preso, interpretado por Mos Def. Su verborrea incesante bordea lo cansino y sería comprensible que el espectador se irritase ante semejante orador de baratillo, si bien, desde mi punto de vista, sí logra provocar un mínimo grado de empatía… en momentos puntuales. Su voluntad de cambio, de reinserción social, que corre paralela al objetivo redentor del policía depresivo que despierta de su letargo para purgar sus pecados, dota a la cinta de un ligero peso humano (y moral) nada innovador pero tampoco desdeñable.

Valoración (0 a 5): 2,5

Anuncios

8 pensamientos en ““16 calles”

  1. Ey, es Bruce: eso suele ser una garantía. De sus últimos proyectos, quizá el que más convence es “Hostage”, una especie de “Jungla de Cristal” crepuscular. Bueno, y “Sin City”, pero esa no es una peli DE Bruce, sino CON Bruce.

  2. Yo diría que Bruce Willis (y sus encuentros con David Morse) es lo mejor de una película que entretiene pero que no acaba de entusiasmar. Está muy creíble en su personaje depresivo.
    “Hostage” no está nada mal (destaco sus títulos de crédito como soberbios), aunque en la parte final se desmelena tanto que entra en el terreno de lo increíble.

  3. “Hostage” esta muy bien. Para mi fue una sorpresa.
    “16 calles” tiene oficio. Esta llena de topicos pero es eficaz. Funciona y se nota la mano de Donner. El personaje de Willis es como un Mclane venido a menos.
    Y lo peor, sin duda, Mos Def, que no se calla un solo minuto, y… SPOILER …ese final potito con el de cocinero mandadole la tarta al bueno de Willis.
    Me trajo gratos momentos de cine ochentero que hacia tiempo que no veia en una sala.

    Saludos Max!

  4. Jejeje… De acuerdo contigo respecto a Mos Def y ese epílogo azucarado.

    Es que “16 calles” se ve beneficiada por el hecho de recordarnos a algunos clásicos de esa misma cuerda. Es una película que, como “Poseidón” (por ejemplo), entretiene y está dirigida con oficio, pero ni mucho menos pasará a la historia del cine (tampoco lo pretende).

    ¡Saludos!

  5. Donner es un crack, la peli es entretenidísima y el final mola.
    la putada es verla doblada, porque el doblaje del muyayo es lamentable.
    Ese Capello remontando jejejeje.
    PD: Lo dije en su momento, Hostage es de puta madre.
    El desvarío virgen maría horror del final, cojonudo

  6. Pues.. estuve a punto de alquilarla ayer pero me decante por Una historia de violencia, que aun no la habia visto (¿donde esta esa critica? :P). Visto lo visto, creo que no me arrepiento, pero Willis es mucho Willis y acabare viendola…

  7. Pues de momento no hay crítica de la peli, Fredi. Lo que sí te diré es que me gustó y, haciendo una odiosa comparación, yo creo que es mucho más interesante que “16 calles”. ¡Acertaste en la elección! 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s