“La casa de los horrores”

The Funhouse (1981) / Director: Tobe Hooper / Guión: Lawrence Block / Intérpretes: Elizabeth Berridge, Cooper Huckabee, Miles Chapin, Largo Woodruff, Sylvia Miles.

– CON ALGUNOS SPOILERS –

El juguetón comienzo de La casa de los horrores es una declaración de intenciones que nos adelanta lo que está por venir: Hooper jugará con las convenciones del terror y, en concreto, del slasher. La secuencia introductoria es un homenaje desmitificador de dos iconos: el arranque con cámara subjetiva de La noche de Halloween y el archifamoso acuchillamiento en la ducha de Psicosis. Como si, a estas alturas, ya hubiéramos superado horrores del pasado y nos encamináramos a un nuevo nivel donde hasta la infancia imita con bromas pesadas lo que a las audiencias estremeció.

El cliché de las parejas de jóvenes que, sin sospecharlo, se adentran en una espiral de muerte es el punto de partida. Acuden a una feria de atracciones para divertirse y los elementos inquietantes se van diseminando poco a poco en forma de mutaciones y seres deformes (la vaca con dos cabezas o el feto monstruoso) que actúan como curiosidades al alcance del público, el truco de magia o el enfado de la adivina. Son pequeños destellos que crecen hasta que entra en escena el monstruo de la función (más patético que aterrador) una vez que los personajes (de interés mínimo, hay que reconocerlo) se esconden y pernoctan en la feria para disfrutar del sexo, un temerario atrevimiento que, como mandan los cánones, les saldrá caro..

La casa de los horrores no indaga en los abismos del horror sucio y enloquecido como en la difícilmente superable La matanza de Texas. Si en su obra maestra el director consiguió involucrarnos en la pesadilla de la América profunda mediante una atmósfera enfermiza y unos villanos perturbadores, en esta ocasión no anda tan fino y se echa de menos una ambientación verdaderamente enrarecida y un enemigo tan sobrecogedor y carismático como la familia de caníbales. Es, de algún modo, un Hooper que no pisa el acelerador hasta el fondo, que no imprime su marca y cuyo trabajo visual, correcto por otra parte, no encuentra el camino para que el escenario produzca la sensación malsana que se requería.

Y en términos de guión, tampoco encontramos especiales estímulos: personajes arquetípicos, desarrollo y final predecibles y la innecesaria presencia del travieso niño del inicio pululando por la feria sin sentido.

En cualquier caso, se trata de un producto más o menos aceptable en su género aunque tal vez se tome demasiado tiempo para explotar: el ritmo de la narración es excesivamente moroso y, como decía, la tensión no alcanza unas cotas llamativas para que el miedo asalte al espectador. Mejores intenciones que resultados para lo que prometía, podría ser el resumen.

Valoración (0 a 5): 2,5

Anuncios

8 pensamientos en ““La casa de los horrores”

  1. Pues a mi ésta me parece la obra maestra de Hooper y no La matanza… cierto que los malos de turno pierden cierto fuelle por su look, pero a mí me parecieron tremendamente efectivos y la atmósfera, sin duda está lejos de la atmósfera de la peli que realmente le dio fama, pero a mí me gustó bastante el clima que imprime Hooper al producto. Eso sí, como se echó a perder para rodar inmundicias que dañan el cerebro de cualquiera como “Cocodrilo”. Vaya BASURA!

  2. ¿¿¿La obra maestra de Hooper???… Ejem… Eh, respeto todas las opiniones, ya lo sabes, pero me dejas sorprendido. Yo creo que no resiste la comparación con el poderío perturbador, en todos los sentidos, de “La matanza de Texas”.

    Dicho sea de paso, a mí Hooper no me parece un gran director. Como tampoco me lo parece Craven ni otros que, de alguna forma, han sido endiosados (por algunos) no se sabe muy bien por qué..

    Si uno repasa la filmografía de Hooper, encontrará desde la fundacional matanza texana hasta pestiños como “Los asesinatos de Toolbox” o “The Apartment Complex”. “Cocodrilo”, “Mortuory” y su episodio para Masters of Horror, “Dance of the Dead”, no me he atrevido a verlos.
    Yo creo que es un director muy irregular que ha brillado en pocas ocasiones y se ha mostrado gris o regular en muchas otras (como Craven).

    Las comparaciones ofenden, pero… nada que ver, en el género fantástico, con Carpenter, por ejemplo, que es como si estuviera en otra dimensión.

  3. Yo creo que habría que destacar Poltergeist además de la citada Matanza de Texas como las mejores películas de Tobe Hooper. La segunda parte de La Matanza tenía un par de momentos interesantes y poco más…
    Por cierto, el único episodio que no terminé de ver de Masters of Horror, es el suyo, y eso que entre el resto tampoco hay muchas joyas. Pero su capitulo es insoportable.

  4. Dr. Phibes, descárgate el episodio “Battleground” de la serie Nightmares & Dreamscapes. Lo comenté el otro día en un post. Aunque sea pesado, no me canso de recomendárselo a todo el mundo.

    El problema de “Poltergeist” es que podría haber dado más en el sentido de ser más oscura y aterradora. Tenía elementos para ello y podría ser que el toque Spielberg lo impidiese, no sé…

    Y en la segunda parte de la matanza texana Hooper se lo toma todo a coña (demasiado). La veo innecesaria.

  5. Bueno, hay momentos delirantes con Hopper vestido de Texas Ranger con las dos motosierras. Evidentemente la buena solo es una.
    Creo que el otro día hablabas de Carnivale. Siendo una serie de desarrollo más lento que otras (Lost o cosas similares) cada capítulo es como un largo a nivel de narración, producción y demás. Me estoy acabando la segunda (y última) temporada.
    Ahora busco Battlerground.

  6. Me gustaría verla, pero ya digo que me baja tan lenta que podría morirme de viejo esperando.

    La que me ha encandilado es “The Office”. He visto la 1ª temporada ya (son sólo 6 capítulos de 29 minutos cada uno) y ando loco por ver la 2ª y última temporada. Es absolutamente magistral esta serie británica sobre el delirante día a día de una oficina. Los personajes son impagables. Nadie debería perdérsela.

  7. Creo que Hooper tenia pasion a la hora de filmar TCM ademas de un buen fotografo Daniel Pearl, cuenta una historia que le parece familiar al ser de Texas, hasta se diria que crecio en lugares como se describen en el filme, pero a partir de ahi…. esta cinta es un ejemplo de las imitaciones que se dieron luego del estreno de su opera prima, es similar y artificiosa, siento que su imagen se ha “quemado” bastante en el genero de horror, aunque ha hecho algunas cosas en la Ciencia Ficcion, la inspiracion ya no la tiene. Hollywood lo agarro de inmediato y como decia Max es irregular su trabajo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s