“Fantasmas de Marte de John Carpenter”

John Carpenter’s Ghosts of Mars (2001) / Director: John Carpenter / Guión: Larry Sulkis y John Carpenter / Intérpretes: Natasha Henstridge, Ice Cube, Jason Statham, Clea Du Vall, Pam Grier, Joanna Cassidy, Richard Cetrone.

Fantasmas de Marte, según John Carpenter, “es una película contaminada con muchas cosas, con muchas influencias, pero sobresale, en mi opinión, la estructura del western, aunque estemos en el año 2176 y nos hallemos en el planeta rojo. Digamos que Marte es una nueva frontera en la que todos empezamos a creer como una realidad más o menos cercana”. Asimismo, reconoce que “es un género que ofrece los elementos perfectos: un tren, una fortaleza asediable o en asedio, un sheriff, una dama, un malo malísimo, un enemigo que se transforma en bueno. Si ponemos todo eso en una coctelera llegaremos a Fantasmas de Marte.”

El último largometraje, por el momento, del director de La Cosa es un western de ciencia-ficción/terror repleto de acción y humor a raudales. Autorreferencias, cachondeo, desvergüenza, socarronería, drogas, rock, sopapos a granel, decapitaciones, carnes perforadas y mutiladas, maquillajes y vestuarios bizarros, vehículos raros, incorrección política y todo lo que se tercie tienen cabida en esta nueva y libre revisión de Río Bravo por parte del incorruptible maestro de la serie B.

 

Todo comienza con un tren recorriendo Marte que, según reconoce Carpenter en los impagables audiocomentarios del DVD, intentó (sin éxito) que no pareciese una maqueta. Al mismo tiempo, aparecen los títulos de crédito (con el clásico John Carpenter’s encabezando el título…) y suena un potente tema musical para situarnos en faena.

El argumento que presenta es sencillo pero eficaz y gira en torno a la misión emprendida por la decidida teniente Melanie Ballard (Natasha Henstridge), que relata toda su historia en un inmenso flashback, consistente en llevar bajo custodia al peligroso criminal James “Desolation” Williams (Ice Cube) ante la justicia tras ser apresado en una colonia minera. Pero las dificultades no terminan ahí, ya que una diabólica fuerza marciana se ha desencadenado para poseer a quienes atrapa a su paso. Y el instinto de supervivencia será lo que acabe uniendo a aquellos que se sitúan a ambos lados de la ley en su lucha frente a un enemigo exterior.

Ambientada en el planeta Marte, año 2176, la primera sorpresa con la que nos encontramos es que la estructura social de la civilización del futuro es matriarcal y los efectos especiales distan, con mucho, del último grito. En un mundo superpoblado, la superficie roja es perfecta para que el director de fotografía Gary B. Kibbe y el diseño artístico configuren un poblado del Oeste con su cárcel, su saloon y sus pistoleros y forajidos.

Los personajes arquetípicos (los secuaces del malo se conocen como “uno”, “dos” y “tres”), las frases lapidarias y las réplicas cortantes, las actitudes de heroica bravuconería, los funcionales y nada brillantes actores, la música a todo trapo a base de guitarrazo limpio, el descaro de no tomarse en serio a sí misma y el vigoroso ritmo de una narración con múltiples flashbacks y puntos de vista caracterizan a esta modesta película especialmente dirigida a fans de Carpenter, que a buen seguro son los que mejor sabrán apreciar la encantadora y valiente personalidad de la misma, absolutamente coherente con el estilo del realizador.

Este material de derribo, auténtica carne de cañón que en otras manos hubiera dado paso a una serie Z propia de las estanterías más ocultas del vídeoclub, es convertido por el californiano, gracias a su talento y oficio, en una disfrutable e hiper-entretenida cinta de evasión a la que hay que tratar con condescendencia dada su evidente falta de pretensiones y su ánimo eminentemente festivo y referencial. Dejemos de lado sus posibles chapuzas y numerosas imperfecciones (que las hay) para rendir tributo a un director que sigue a lo suyo, realizando el mismo tipo de películas de siempre y sin plegarse a los cantos de sirena de la industria. Un tipo independiente, un autor venerado en ciertos círculos de crítica y público, un individuo sin pelos en la lengua y con un gran sentido del humor negro… y que simplemente hace lo que le da la real gana.

Fantasmas de Marte no es una de las mejores películas de su autor, pero resulta idónea para definir el espíritu de un outsider ejemplar.

ATENCIÓN: SPOILERS

A saber:

– Pam Grier es una Comandante de pelucón y chaquetón imposibles y de tendencia sexual pro-Henstridge. Jefaza hecha y derecha, representa a una sociedad matriarcal que los tiene bien puestos. Su final no tiene precio.

– Natasha Henstridge no es precisamente una delicada damisela en apuros ni una heroína intachable, sino una oficial algo marimacho y de armas tomar con apego hacia las drogas.

– Ice Cube es un rapero metido a actor (a veces) que aquí pone su antipático careto al servicio de su personaje, un criminal que no es tan malvado como lo pintan.

– Jason Statham, con todo su aspecto de tipo duro y chulesco, no cesa de lanzar tejos y más tejos a la huevona de la Henstridge, aunque ésta le responde: “… maybe I’ll sleep with you if you’re the last man on earth. But we’re not on earth.”

– Joanna Cassidy, ex-replicante y mujer de ciencia que llega al lugar mediante un barato globo (efecto especial de risa), participa del delirio general.

– Y gente como el soldado Descanso (personaje intrascendente donde los haya), una Clea Duvall sin pena ni gloria, el grandullón negro (genialmente patán), el tío que se corta un dedo intentando abrir una lata con un machete (para descojone del personaje de Ice Cube) o Big Daddy Mars, el trasunto de Marylin Manson que encarna al líder de los poseídos (especialistas del piercing, por lo que se ve…), por ejemplo, son personajes secundarios que aportan su granito de arena al desmadre.

Por cierto, el efecto de las muertes es tremendo. Aquí los personajes mueren (de forma violenta y repentina) y los lamentos no existen. Y es que no hay tiempo para menudencias sentimentales… cuando se trata de cargarse a los malos malosos, joder.

Y para terminar, si alguna vez os habéis preguntado por qué Carpenter sitúa su nombre en el título, os interesarán sus motivos: “A veces la gente me dice: ¿No cree que es mucha presunción poner su nombre antes del título de las películas? La única respuesta que puedo darles es: ¿Sabes, chaval? He tardado una eternidad en conseguirlo, y no ha sido gratis. La gente que ve mi nombre en mis películas sabe lo que les ofrezco, no se llevan a engaño, pueden ir al cine y saben exactamente lo que van a ver. Después de tantos años y tantas películas, sigo siendo el mismo de siempre, haciendo lo mismo. A unos les gusta y a otros no, pero yo no hago las películas para divertir al publico, las hago para divertirme yo, y, ¿saben una cosa?, me lo paso de maravilla.”

Valoración (0 a 5): 3

Anuncios

24 pensamientos en ““Fantasmas de Marte de John Carpenter”

  1. PD: A pesar de ello su crítica hace que la aprecie algo más, pero la he visto dos veces (intenté darle una segunda oportunidad) y nada de nada. Me parece una película indigna de Carpenter. Como si alguien quisiera imitarlo pero en malo. Desolation Williams desmerece a Napoleon Wilson y Snake Plissken en mi humilde opinión.

    ¡Un saludo!

  2. no me da tiempo a leer todo ahora, pero no es la peor de JC, simplemente se trata de un autohomenaje al que invita a todo aquel que se apunte.
    Luego leo y opino.
    mi pc va mal mal mal mal mal

  3. vale, aprovecho el descanso del guerrero (Zidane)
    Es un autohomenaje de Carpenter con personajes atrapados en una comisaría, con nieblas que traen el peligro, con unos planos subjetivos made in Halloween…
    Me salían bastantes más, tengo que revisarla (No sé porque pero me sale La cosa también, la saga del serpiente con Pam Grier…)
    No es la mejor peli de Carpenter, pero le da una patada en el culo a cualquier capullo del género (¿Alguien ha visto (y disfrutado) de La reina de los condenados, planeta rojo (esos cascos que se quitan…), y tantas y tantas basuras cinematográficas que ahora paso de recordar?
    Max, enhorabuena pedazo de cabrón!!! (Estamos hablando de Carpenter, es obligatorio que nos insultemos y nos demos palizas sin sentido durante diez minutos (una de las mejores peleas de la historia, recuperen “Están vivos”)
    Max, si te apetece recuperar a JC Golpe en la pequeña China es muy cachonda, Starman es un Contact sentimentaloide tontorrón
    Diosssss, cuanto paréntesis, me he perdido…

  4. “Starman” es más bien un “E. T.” antropomórfico. Y declaro que me divertí horrores con “Golpe en la pequeña China”.

    Y ¡qué diablos! ¡Qué grandes palabras las del inconmensurable J. C.!

    Un saludo, laureado Max

  5. No he visto ninguna de las del Carpenter de los últimos años. Lo digo por si vas a comentar más, que te veo lanzado XD Creo que me quedé en “En la boca del miedo”, y alguna que otra por en medio también me la salté, puestos a informar XD

    Sé que esta opinión va a ser impopular, y por eso mismo la pongo de manifiesto, pero, de todas las que he visto suyas, “Asalto en la comisaría del distrito 13” es para mí de lo mejor. Una obra maestra. Es curioso que “Halloween” fuera la que lo dio a conocer, porque a mí me parece un peñazo increíble.

    Ah, pero… ¡Pam Grier es grande! Un día le dedico un post.

  6. Uy lo que ha dicho, Marnie. Usted, por lo visto, no es “carpenteriana de pro” (¿Cómo es lo de perderse las últimas pelis del maestro?). Expulsada del club y sin postre por meterse con “Halloween”, hala, aunque su justo halago a “Asalto a la comisaría del distrito 13” la pueda redimir.

    Libertino, estoy contigo en que se trata de un autohomenaje y que para disfrutarse plenamente uno tiene que conocer un poco el universo de tito John y ser consciente de que es una película que, para mí, no se toma en serio a sí misma. Es un divertimento.

    “Planeta Rojo” es flojísima.

    “Golpe en la Pequeña China” es un descojone de los grandes. Jack Burton, el personaje de Kurt Russell, es de antología.

    “Starman” me da una pereza que ni te cuento…

    “Alvy”, tómatelo como un guiño cómplice de Carpenter y quizá la juzgues de otra manera. Como decía Libertino, es una película para él y para sus acérrimos (como ese otro delirio que es “2013: Rescate en L.A.).

  7. Yo creo que alguien que no conozca la carrera de John Carpenter difícilmente podrá disfrutar de “Fantasmas de Marte”, la cual no deja de ser una revisitación única de su universo autoral y de sus obsesiones temáticas. Es más, dada la pasión que Carpenter siente por Lovecraft, siempre he visto “FdeMarte” como una personalísima adaptación “westerniano-futurista” de “En las montañas de la locura”: esa única superviviente que relata medio-alucinada su experiencia en un territorio ignoto -siempre bajo su punto de vista-, o esos pequeños encadenados que Carpenter incorpora de manera nada aleatoria para hacer que nos preguntemos si realmente aquello sucedió o es fruto de una mente fracturada.

    Saludos

  8. No he leído “En las montañas de la locura”, pero es interesante tu interpretación. Y no sería de extrañar, porque, como dices, Carpenter es un apasionado de Lovecraft (y la mejor prueba está en “La niebla”).

    En algún momento llegué a temer que Carpenter estuviese acabado, pero su último trabajo (el capítulo “Cigarette Burns” para Masters of Horror) me demuestra que aún está entre nosotros. Disfrutémoslo mientras podamos.

    Aquí tenéis info sobre la 2ª temporada de Masters of Horror: http://www.horrorexpress.com/news.php?newsid=745

    Sobre el nuevo capítulo de Carpenter, “Pro-Life”, dicen lo siguiente:

    “Pro-Life, directed by John Carpenter, written by Drew McWeeny & Scott Swan, tells the story of a young girl trapped inside a clinic, that discovers the only thing more dangerous than her pursuers is the demonic secret that she carries within her. Ron Perlman, and Caitlin Wachs star.”

  9. Pues te lo recomiendo Max. Es puro Lovecraft, autor que me gusta, aunque reconozco que es apasionante y algo cansino a partes iguales. Hay muchos libros de él que tengo por aquí y que me excesiva pereza comenzar a leerlos.

    Saludos

  10. Aahh, y en cuanto a la segunda temporada de “Masters of Horror”, solamente parece que Brad Anderson es la única incorporación interesante. Veo que Hooper parece empeñado en destrozar más historias cortas de Matheson, y espero con ganas esa adaptación de “El gato negro” por parte de Stuart Gordon.

    Saludos

  11. Vaya, entono el “mea culpa”. Hooper no se basa en un relato de Matheson sino en uno de Bierce. Da igual, como sea tan lamentable como “Dance of the dead”…

    Saludos

  12. Libertino, creo que tal y como están las cosas el fichaje de Capello va a venirle muy bien al Madrid. Vaya decepción con la entrevista a Eufemiano Fuentes en “El larguero” de anoche. No se mojó el muy…

    Roberto, el problema es que Lovecraft me resulta demasiado espeso. El relato en el que se basa la película “Dagon”, el del pueblo de pescadores, me gustó, pero otros me han pesado tanto que he acabado por dejarlos. Su universo me interesa, pero no tanto su prosa.

  13. Fantasmas de Marte me parece mala mala a rabiar. Y mira que me gusta Carpenter, pero no soporto esta película. Solo la acabé por el nombre de quien la firma. He intentado buscar alguna lectura irónica que justifique semejante bazofia, ni por esas.

  14. Tranquilo Max que a mi también me ocurre un poco lo mismo, en particular por su pasión casi obsesiva por el detalle literario, lo cual deriva en lo que precisamente comentas: una notable espesura.

    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s