“La mujer pirata”

Anne of the Indies (1951) / Director: Jacques Tourneur / Guión: Art Caesar y Philip Dunne / Intérpretes: Jean Peters, Louis Jourdan, Debra Paget, Herbert Marshall, Thomas Gómez, James Robertson-Justice.

Advertencia: La mujer pirata no es la típica película de acción y aventuras ni la típica historia de amor ni la típica bravuconada del heroico saltimbanqui de turno que se permite hacer chistes mientras apaliza a los malos. Y no lo es en absoluto gracias a su espléndido guión (obra de Philip Dunne –¡Qué verde era mi valle!– y Art Caesar), que reúne sobrados atractivos para distanciarse de otras películas de piratas mucho más reconocidas y recordadas pero decididamente menos estimulantes.

Para comenzar, el protagonismo recae en Jean Peters (la inolvidable desvalijada de Manos peligrosas), que interpreta con convicción y fortaleza al capitán Providence, una mujer de armas tomar al mando de un barco pirata y que creció bajo el influjo del temible Barbanegra. Se llama Anne y surca los mares como alma que lleva el diablo, con la determinación y el arrojo de alguien que ha crecido entre bucaneros y hostilidades. Aborda un barco inglés y encuentra, entre su tripulación, a un francés (Louis Jourdan) que aparece encadenado, como un prisionero. El francés dice ser un corsario cuyo barco fue destruido y él apresado, pero surgen las dudas acerca de su identidad y auténticas intenciones. Anne lo salva de ser lanzado por la borda y lo enrola entre los suyos. Quiere/necesita confiar en él porque se siente atraída. Una mujer que vaga entre rudos hombres y con la muerte al acecho requiere de compañía sentimental para combatir la soledad.

El guión, como decía, se antoja mucho más complejo y elaborado de lo que es habitual en el género. De hecho, da un giro inesperado para darle la vuelta a la tortilla y plantear un doloroso conflicto de sentimientos, al tiempo que posee una hondura psicológica muy apreciable al mostrar la angustia de una mujer loca de celos, impotente ante la negativa de un amor prometido y atormentada por un dilema moral.

En el fondo, desea la redención y casi la autoinmolación como guerrera que jamás hincará la rodilla ante nadie. Y los códigos de honor de los piratas tendrán, también, un papel relevante al contribuir a otorgar épica y solemnidad a los comportamientos de los personajes, coherentes hasta decir basta.

Jacques Tourneur, director principalmente conocido por clásicos indispensables como La mujer pantera, Retorno al pasado, La noche del demonio o Yo anduve con un zombie, es uno de los máximos responsables de las excelencias de La mujer pirata. Narrada con un pulso enérgico y sin vacilaciones que valgan, combina los escenarios exóticos de gran colorido y los combates con una perfecta definición de los personajes y un tratamiento magistral de las relaciones contrapuestas entre los mismos. Por si fuera poco, a Tourneur le bastan 80 intensos minutos para contar su historia sin alardes de gran producción y demostrar que, en el cine, la capacidad de síntesis y la economía de medios son virtudes muy valiosas y, cada vez, más escasas.

Una joyita atípica y con espíritu de serie B a descubrir y reivindicar.

Valoración (0 a 5): 4,5

Anuncios

16 pensamientos en ““La mujer pirata”

  1. Ésta no la he visto, aún tengo mucho pendiente de Tourneur y así seguiré si encima cuando las echan…. no emiten el final!! (que la última suya que grabé un día a horas intempestivas… descubrí días después que les había dado la gana de comerse los 10-15 minutos finales… grrrrrrrr!!!!!!)… eso sí, ya estás tardando en remediar lo de “La comedia de los terrores” (mi película favorita de las suyas que he visto) 😛

  2. Pues ésta todavía no la he visto, pero lo haré (además, creo que me sentiré identificada en algunos aspectos XD), porque Tourneur nunca me ha decepcionado. Además era un cineasta cacho especial. Me gustan “La mujer pantera” (ésta la vi de pequeña por primera vez y se me quedó grabada como una mala cosa), “La noche del demonio”, “El halcón y la flecha”… “Retorno al pasado” sí, pero no tanto… Ahora, “Yo anduve con un zombie” es una película que me parece tan extrañamente hermosa… Tiene cuatro escenas que me maravillan de lo bonitas, y al mismo tiempo espeluznantes, que son. Las escarpias como pelos sólo de recordarlas. Mmm, y una que me irrita un tanto… aunque nunca he sabido si enfadarme con la película o con la actitud… o con ambas…

    Ah, esta peli me ha hecho acordarme de repente de aquello que hizo Renny Harlin de “La Isla de las Cabezas Cortadas”, con la que entonces era su señora esposa Geena Davis, y que también iba de una mujer pirata, pero sin la más mínima comparación en todo lo demás.

    Por cierto… bueno no, porque no viene al caso… quería comentarte algo sobre aquello que me dijiste del diseño del blog, pero es que me da como cosa… Sí, aunque no lo parezca, soy tímida, prudente y discreta, especialmente cuando voy sobria XD

  3. ¿Puedo decir qué escenas son? Es que me hace ilu… pero siempre tengo complejo de ser la que deja los comentarios más largos… parezco un poco pelma… y de hecho lo soy XD

  4. Adelante, adelante… Los comments son todo tuyos. 😉

    Yo poco puedo aportar sobre “Yo anduve con un zombie”. Mi memoria selectiva y el alzheimer me juegan malas pasadas…

    PD: El diseño de tu blog mola, las cosas como son (sé que suena como si quisiera dorarte la píldora, qué le vamos a hacer…)

  5. Uff, es que ahora voy fatal de tiempo y me iba a enrollar mucho, que lo sé XD

    Mira, te revisas la peli, haces una crítica y entonces lo comento… así de fácil XDDDD

    Esto… ¿Te puedo enviar un mail para comentarte eso del diseño? Es que como KesheR se pone raro, a lo mejor no me deja… XD

  6. Mmm, ¿ahora también le llamas “ysi” como yo? Pero qué fotocopia eres XD

    Por cierto, el otro día me estuve mirando tu lista de pelis favoritas que tienes en esa página aparte, y veo que coincidimos en bastantes, aunque me han sorprendido dos cosas. Una es que la mayoría son clásicos o clásicos modernos, pero, vamos, que ya tienen una edad casi todas. No hay gran cosa relativamente reciente, excepto “In the mood for love” (que, por cierto, es de las que comparto contigo) y “El pianista” (que no). La otra (aunque supongo que estará relacionado con lo primero) es que la mayoría, por no decir todas, son películas reputadas o sobre las que existe un consenso a la hora de alabar sus virtudes cinematográficas, es decir, casi todas encajarían en una lista de must to view para cualquier aficionado al cine, es decir 2, me pareció una lista muy cinéfila, en plan “éstas son buenas películas”, pero no una lista más personal, en plan “estas películas son especiales para mí” como me imaginaba que sería. A lo mejor es que yo soy muy rara y mis conceptos van por otro camino, pero mis películas favoritas o las películas que son especiales para mí no son necesariamente todas, ni siquiera la mayoría, grandes películas que han marcado la Historia del Cine, o relevantes en ese sentido. Aunque ahora mismo no sé por qué te estoy contando esto, porque a fin de cuentas es tu lista y tu criterio, así que olvídalo XD

  7. Bueno, Marnie, es que las que cito son mis favoritas, con la particularidad de que coinciden con el consenso crítico. Pero verdaderamente son mis preferidas, de verdad.
    Casi todas son clásicos porque contadas películas del cine moderno me han maravillado a tal nivel que merezcan aparecer en la lista de elegidas. ¿Cualquier tiempo pasado fue mejor? No lo sé, pero ahí está. De las recientes también he incluido “Munich”, que me parece una obra maestra con todas las de la ley.

    Y ya que estamos… ¿Por qué no nos cuentas cuáles son tus películas favoritas o nos haces una listita? 😉

    PD: ¿Has recibido ya mi email de contestación? Es que creo que el correo de yahoo me está fallando a la hora de enviar mails…

  8. “Y ya que estamos… ¿Por qué no nos cuentas cuáles son tus películas favoritas o nos haces una listita?”

    Jaja Esa información es más inaccesible todavía que mi bata de boatiné XD

    Pues sí, te debe de estar fallando el correo, porque no me ha llegado nada 🙂

  9. La primera escena, en realidad, tiene lugar justo al principio de la película, es la propia introducción, donde vemos a dos figuras paseando por la playa de noche y con una luna espectacular, mientras la voz en off nos pone en situación. Es curioso, porque de hecho te está contando cómo acabará supuestamente la película, y la película en sí es un flashback, y, además, por la forma en que está planteada esa escena, parece que hasta nos vayamos a encontrar con una especie de comedia negra, incluso de amable comedia negra, cuando luego no tiene nada que ver. No sé si ese enfoque era muy habitual en la época, pero a mí no deja de resultarme curioso. Lo que me atrae de esa escena es esa imagen de un vivo y un zombie paseando juntos por la playa, es como muy entrañable, pero mágico y misterioso a la vez.

    La segunda es en la cubierta del barco, también de noche, cuando se dirigen a la isla. Aparte de que la fotografía y la ambientación son fascinantes de nuevo, la conversación que mantienen la enfermera y uno de los dos protas me parece genial. Ella comenta algo sobre la belleza del paisaje, los reflejos del mar y los peces que se asoman, y él le da una explicación, por decirlo de alguna manera, más científica y menos romántica a ese encanto del entorno natural. No cuento más detalles porque merece la pena verla. Pero esa poética de lo trágico, de lo macabro, de lo cruel, que resumen sus palabras es en realidad la que subyace en toda la película.

    La tercera sucede cuando ya llevan tiempo en la isla y la enfermera decide hacer una visita nocturna al lugar donde están los brujos estos del vudú con sus zombies, sus ritos y sus trastos para ver si ayuda a la paciente. Entonces, han de atravesar un campo de cañizales, bueno, no sé si cañizales es la palabra, pero si se ha visto la película, ya se entiende. La composición y el trabajo de fotografía son otra vez sencillamente soberbios, pero la escena entera rebosa ese hipnotismo y sensación de irrealidad que inunda toda la película.

    Y la cuarta es de nuevo en la playa, de noche, y debajo de una luna espectacular, pero de ésta ya no cuento nada más para no meter spoilers. Es realmente preciosa y al mismo tiempo espeluznante como las anteriores.

    Lamento mucho no haber visto esta película en el cine en la época en que se estrenó, con una copia todavía nueva, y con la imagen en grande, en muy grande, porque el trabajo de fotografía de Roy Hunter ya hace que se me caiga la baba viendo una copia vieja y en pantalla pequeña, así que no te digo en circunstancias óptimas. Si alguna vez cae una máquina del tiempo en mis manos ya sé hasta qué día regresaré ;D

    (Tengo insomnio, me aburro y tenía esto pendiente, así que he aprovechado :P)

  10. Uf, abrumado estoy…

    Perdona por no haberte contestado antes, Marnie, pero es que se me había pasado por completo tu comentario.

    Y bueno, decirte que las escenas que citas las tengo muy, muy borrosas en la memoria y que poco puedo aportar. Sólo me queda desear que algún día pueda volver a verla en las condiciones que se merece.

    En todo caso, tu comentario me servirá para comprobar si esas mismas escenas me fascinan tanto como a ti cuando la vuelva a ver. 😉

  11. todo muy lindo, todo muy lindo!! pero… NADIE VIÓ LA PLEI??? remitance a aponinar sobre el artículo no sobre las tres millones de peliculas que vieron o “CUALES SON SUS FAVORITAS”. A mi, en lo personal, no me interesa ller otra cosa que no sea EL TEMA EN CUESTIÓN!!.. asique nada… solo queria criticas de “la mujer pirata”.. y no me llevo nada..
    Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s