“Hasta que llegó su hora”

Once Upon a Time in the West (1968) / Director: Sergio Leone / Guión: Sergio Leone, Sergio Donati, Dario Argento y Bernardo Bertolucci / Intérpretes: Henry Fonda, Claudia Cardinale, Jason Robards, Charles Bronson, Gabriele Ferzetti, Woody Strode, Frank Wolff.

A continuación, una de mis películas de cabecera. He recuperado un texto de mi anterior blog y lo he pulido un poco:

“El ritmo de la película pretendía crear la sensación de los últimos jadeos que da una persona justo antes de morir. Hasta que llegó su hora era, DE PRINCIPIO A FIN, UNA DANZA DE MUERTE. Todos los personajes del film, con la excepción de Claudia, son conscientes del hecho de que no llegarán al final con vida” – Sergio Leone.

Sergio Leone, tras la trilogía por excelencia de los spaghetti westerns (Por un puñado de dólares, La muerte tenía un precio y El bueno, el feo y el malo), deseaba cambiar de género puesto que consideraba haber cumplido ya todas sus expectativas. Sin embargo, los productores y el propio público, conscientes de los buenos resultados de la trilogía y exigiendo mayores dosis de su particular estilo, le exigieron rodar otro gran western, pero dotado de alto presupuesto, como condición indispensable para acometer su proyecto más soñado y ambicioso: la no menos enorme Érase una vez en América (1984), que continuaba la narración del desarrollo de América en un entorno caracterizado por la violencia. Así pues, el director italiano decidió ir lo más lejos posible, exprimir hasta las últimas consecuencias el género para ofrecernos esta grandiosa película que supuso la sublimación y estilización absoluta del western y en cuyo guión contó con la colaboración de nombres tan prestigiosos como los de Bernardo Bertolucci y Dario Argento.

Uno de sus mayores aciertos, a bote pronto, fue contratar al legendario Henry Fonda para interpretar el papel de Frank, el malvado sádico de la función, decisión sorprendente ya que el actor americano siempre había trabajado en papeles de carácter positivo, siendo, por ejemplo, el recto sheriff Wyatt Earp en Pasión de los fuertes. De esta forma, el público se quedaría boquiabierto al ver el famoso y cordial rostro de Fonda, con su limpia mirada azul celeste, en un papel transgresor, el de alguien capaz de disparar despiadadamente a un niño. La imagen del mito intachable había sido destrozada en mil pedazos. Un cruel villano que, según sugerían los flashbacks, se podría equiparar al mismo Diablo.

Además, Leone acertó de nuevo en la diana con la presencia de Charles Bronson como el misterioso y muy probablemente sobrenatural Harmonica, explotando a la perfección la inexpresividad del pétreo rostro del actor, al igual que sacó partido de una bellísima Claudia Cardinale que asumió inesperadamente el papel principal (su nombre era el primero en los créditos) y de un Jason Robards que procedía del teatro y logró hacer suyo el rol del pícaro Cheyenne con un merecido sobresaliente.

De esta manera, el apartado interpretativo lo tuvo cubierto a la perfección y el complejo guión poco a poco fue perfilándose y corrigiéndose para filmar un metraje que no se excediera en demasía. Hay que tener en cuenta que una de las claves de Érase una vez en América y Hasta que llegó su hora es el sosiego, la calma y el tono reflexivo y poético de la narración eminentemente visual y poco dialogada de Leone. El director se tomó su tiempo para desarrollar la trama y los personajes, acrecentando la sensación de exploración de una época: la del cambio y crecimiento de América.

Para reflejar estas intenciones en pantalla, un Leone a pecho descubierto hizo uso de todo su talento visual para desplegar una virtuosa lección de manejo de la cámara y prodigioso dominio del tempo cinematográfico. Rodó impactantes escenas de violencia explícita y esteticista junto a monumentales paisajes (el rodaje transcurrió principalmente en Almería y en Monument Valley), destacó escandalosamente la mirada y expresión facial de sus actores (otorgándoles un tratamiento de seres casi míticos, que comunican mediante acciones, poses, silencios y frases lapidarias) y ofreció inolvidables momentos de tensión estirando las situaciones hasta lo imposible. Resulta impresionante cómo retrata a los personajes mediante primerísimos planos, transmitiendo la dureza de estos hombres (y mujeres) de vuelta de todo, supervivientes de un mundo aún no civilizado y que se rige por la ley del más fuerte.

El Oeste de Leone es decididamente salvaje aunque la película esté muy lejos de ser una frenética acumulación de tiroteos. Los breves y puntuales estallidos de violencia en ese entorno polvoriento, sucio, visceral e inquietante protagonizados por personajes extravagantes y excesivos en muchos sentidos, componen momentos dignos de retener para siempre en la memoria.

Y es que en esta película, no exenta de cínico sentido del humor, todo resulta majestuoso, operístico, poderoso, épico e incluso cabe apreciar un aura mística y fatalista sin desperdicio en relación al drama de Harmonica. Ver sus fascinantes imágenes acompañadas por la imprescindible música de Ennio Morricone, otro de los máximos culpables de su maestría, casi como si de coreografías musicales se tratase, supone toda una experiencia cinematográfica de emoción casi inigualable. La sensación que produce es difícilmente explicable ya desde el sorprendente y brutal inicio en la estación de tren, capaz de dejar clavado en la butaca a cualquier espectador que se precie a base de dilatar el suspense durante minutos que transcurren con la certeza de que algo va a pasar, y continuando con esta historia que narra la muerte de una era basada en la barbarie para dar paso al nacimiento de otra, representada en la modernización que simboliza tanto la construcción de la ciudad y del ferrocarril como la presencia fundamental de la mujer (la emprendedora, moderna y fuerte Jill, encarnada por la Cardinale). Y el final de esa civilización sangrienta conlleva necesariamente la muerte de sus personajes principales (ojo al antológico duelo final), que ya no tienen cabida en la nueva sociedad que se perfila.

El director italiano era un genio perfeccionista que cuidaba hasta el último detalle con el fin de crear exactamente la película que tenía en mente. Revisaba el vestuario, el maquillaje y los decorados, estudiaba las localizaciones, trabajaba hasta la saciedad con los actores, buscaba ofrecer un visión tan deudora de los clásicos como personal, innovadora y alejada de convencionalismos…

El resultado fue esta obra maestrísima que sufrió cortes y recortes, que se exhibió de manera irregular, discontinua, con diferentes metrajes y montajes, que fue despreciada por crítica y público…

En fin, ocurrió lo que era previsible con una obra de arte incomprendida en su momento y considerada de culto, víctima de su propia genialidad ajena a las modas y concesiones comerciales. Afortunadamente, el tiempo la ha situado en su lugar y, a día de hoy, ocupa por méritos propios un lugar de privilegio entre las mejores películas de la historia del western, siendo ya un clásico inmortal alabado sin descanso, descubierto por unos y redescubierto por otros.

El western crepuscular, definitivo y transgresor de un esteta.

Valoración (0 a 5): 5

21 pensamientos en ““Hasta que llegó su hora”

  1. Buah! Tengo visita en casa, así que mañana leo a primera hora tu ensayazo, que promete. De momento solo te digo que con Argento, Bertolucci y Leone detrás el resultado es ATÓMICO!
    Personalmente, la mejor de Leone.
    Mañana te leo y te cuento algo más.

  2. Excelente reseña, me la he leído con detenimiento porque tengo la película (la edición francesa en dvd que me prestó un amigo y que abuen seguro le compraré porque aceptó vendérmela por 3 míseros euros) hace meses, pero no terminaba de decidirme tras la decepción que supuso “Por un puñado de dólares”, una buena película, pero claramemte inferior a “La muerte tenía un precio” y “El bueno, el feo y el malo”. En los próximos días no voy a poder verla porque hoy han llegado a mi poder “Grupo Salvaje”, “El increíble hombre menguante” y “Jules et Jim”… pero me has dejado con ganas de ponérmela ya mismo… ya te diré qué tal.

  3. Freddy, no dudes en verla cuanto antes. Hay un antes y un después de ver la gran masterpiece de Leone. A mí me dejó en shock.

    Las pelis que han llegado a tu poder son grandes, grandes. Vaya cadena de peliculones vas a meterte entre pecho y espalda…🙂

  4. Buena reseña. Quizá la que más me guste de Leone junto con Érase una vez en América y El bueno, el feo y el malo. A mi de Once Upon a Time in the West me alucina lo que hace con el ritmo, como contrae el tiempo cinematografico, como lo estira, casi lo deteniene para descolocarnos con su magistral puesta en escena, y aturdinos en explosiones de violencia. El reparto es excelente del primero al último, y si tuvieramos que hablar de western crepuscular, salvo peliculas aisladas, solo podriamos hablar de Peckimpah y de Leone, lo demás es perder el tiempo.

  5. Una crítica cojonuda! Y además suscribo todo lo que dices. A mí el western es un género que nunca me ha apasionado, salvo por un grupo de películas que, independientemente del género, me parecen geniales, y ésta es una de ellas. Yo conseguí descubrirla, casi por casualidad, hace ya un tiempo gracias a una televisión local, y cuando empiezas a verla, ya te das cuenta de que aquello es otra cosa, pata negra. Quizás por eso me gustó, porque no es convencional, está en otra órbita. Hay algunas escenas que están rodadas de tal manera que te dejan con la boca abierta de admiración…

  6. Bueno, qué decir, ya la destripamos en su momento en Cinelandia. Una de mis películas favoritas.

    “Tus amigos tienen una elevada tasa de mortalidad.”

  7. El mejor western de todos los tiempos. Hasta la edición del dvd (a muy buen precio!) es espectacular, y debe estar en toda videoteca. Hace más de un año que no la veo y me habeis metido ganas de revisión, pero el flashback más aterrador de la historia está en esta obra maestra.
    Un 10.

  8. Sólo diré que en su momento me obsesioné con “Hasta que llegó su hora”. KesheR puede dar fe del coñazo que dimos comentando la película en un foro. Inolvidable.

    Libertino, el flashback que poco a poco se va completando a pequeñas dosis es orgásmico. En los audiocomentarios del DVD, John Carpenter dice que, en el flashback, Frank parece un diablo al perfilar su figura de manera tan estilizada y borrosa.

  9. Por cierto, me alegro de coincidir con tanta gente que alaba este peliculón. KesheR, sazmann, Marnie, Libertino y espero que Freddy, cuando la vea, estáis admitidos en el club de fans.🙂

  10. Pues a ver si la voe pronto y si las otras que me dejaron son tan buenas como me las dejas…. porque falta me hace, que hoy me he tragado “El código Da Vinci”… y vaya basura de película, por el amor de dios…

  11. ¿Pero a quién se le ocurre ir a ver “El código Da Vinci”, hombre de dios?😛

    Ni he leído el libro (uno de esos best-sellers impuestos por las modas con mucho ruido y pocas nueces) ni veré la película (que sea Ron Howard el director es motivo suficiente).

    Por cierto, cambiando radicalmente de tercio y siguiendo con italianos, hoy me he estrenado con Lucio Fulci (no había tenido la oportunidad de catarlo) y he visto “Aquella casa al lado del cementerio”. Me ha parecido, ay, terriblemente mala. Salvo el comienzo, el sadismo de alguna muerte y una leve atmósfera de sordidez, el resto es infumable. Interpretaciones flojísimas, una ínfima historia que aburre, no interesa y se desarrolla a tirones y una descarada intención por mostrar cuanta más hemoglobina mejor caracterizan a una película que inquieta poco y que, por momentos, casi da la risa (vease el murciélago gigante y el final, con el monstruo).

  12. Pues… he ido a verla para reírme de la película… para qué negarlo… y eso lo he conseguido varias veces, pero es que es mortecinamente aburrida…

    Y siguiendo tu cambio de tercio… por dios, no me digas eso! que justo esa es la de Fulci que tengo a mano y pensaba verlqa en un futuro próximo…

  13. Max, prueba “El más allá”, es la mejor peli de Fulci. “NY bajo el terror de los zombies” es cachonda y “El destripador de NY” no está mal.
    Pero la mejor, “El más allá”
    Saludos!
    PD: Tampoco me he leido el libro

  14. Ha llegado el día de “Hasta que llegó su hora”, si nada lo impide la veré esta noche…. tiene difícil la papeleta, porque ayer me vi 3 películas y 2 me parecieron obras maestras trenemdas…

  15. Ver esta película, lo mejor de Leone, esta balada de hombres muertos, ese pulso con el destino… sin duda es hacer el amor de la forma más fogosa con el cine. Una de las mejores películas de la historia de la humanidad. Pero qué decir que no haya dicho usted ya…
    Por cierto, ese Frank… quién mejor que el gentil (en sus papeles) Fonda, una persona con papeles tan heroicos y bienpensantes era la persona idónea, una genial y maquiavélica elección sin duda:- “¿Qué hacemos con él Frank?- Ya que sabe mi nombre…”

    Respecto a Fulci, dele otra oportunidad, aunque solo sea por pasar un buen rato con sus obras no soporíferas. Y Dan Brown y Ron Howard, mejor que siga en la postura en que se encuentra.

  16. Pingback: El diabólico Frank « « Videodrome · BLOG de cine & tv »

  17. Simplemente Impresionante, es sin duda uno de los mejores western ke se han hecho nunca. Leone y Morricone juntos hicieron una autentica maravilla ke hay ke verla pausadamente disfrutando de la sublimidad de cada plano, de las interpretaciones tan geniales, Fonda haciendo de Frank es junto a dark vader mi malo preferido, y es dificil elegir …..Bronson con esa cara inexpresiva, precisamente expresa todo sin decir una palabra.

    Momentos memorables tiene muchisimos esta obra maestra, pero sin duda, el duelo final …. uffff se me ponen los pelos de punta, es una autentica maravilla, sobra cualkier palabra, simplemente uno disfruta de estos finales tan perfectos.

    Gracias por esta pelicula, es de obligada vision para todo el mundo, y eso ke ami no me gustan los westerns jejeje…

  18. El comienzo, el transcurso y el final de esta película son de lo mejor de Leone. Tengo mis dudas si es esta la mejor o Érase una vez América. De todos modos el final, con la llegada del tren es de auténtica antología. La música de Morricone, de nuevo, extraordinaria.

    Un saludo

    MrWilliam

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s