“V de Vendetta”

V for Vendetta (2005) / Director: James McTeigue / Guión: Andy y Larry Wachowski, sobre la novela gráfica de Alan Moore y David Lloyd / Intérpretes: Natalie Portman, Hugo Weaving, Stephen Rea, Stephen Fry, John Hurt, Tim Pigott-Smith, Rupert Graves, Roger Allam, Sinéad Cusack.

“People should not be afraid of their governments. Governments should be afraid of their people”

V no es un guerrero urbano al uso: es un misterioso y anónimo revolucionario cuyo objetivo es derrocar el sistema totalitario que rige en una Inglaterra situada en un futuro distópico. V pretende despertar de su letargo al pueblo e impulsarlo a la insurrección y la anarquía a través del uso de la fuerza, único camino para tumbar a un regimen dictatorial que elimina la libertad, el bien más preciado del individuo, a través del dominio policial y la manipulación informativa de los medios de comunicación. V entiende que ha de ser su actividad de terrorismo contra el Estado la que se erija en el pistoletazo de salida de una rebelión definitiva que sólo se materializará con la destrucción de los pilares básicos de la civilización: es necesario destruir lo podrido para crear algo puro desde la nada. Reducir el Parlamento a cenizas, golpear el corazón de los corruptos, supone una especie de renacimiento para un pueblo oprimido por la hostil maquinaria gubernamental. También así lo entendieron Chuck Palahniuk, el escritor, y David Fincher, el director, cuando escribieron y dirigieron, respectivamente, las versiones literarias y cinematográficas de El Club de la Lucha, obra en la que la dinamitación de las corporaciones era el punto culminante del cambio para una sociedad y un modo de vida que se caían a pedazos. Atajar el virus por la vía rápida y de raíz, utilizando para ello métodos ética, moral y políticamente cuestionables e incluso censurables, es lo que se pretende por parte de nuestros queridos héroes/monstruos de la liberación.

V de Vendetta es, por encima de todo, una película rabiosamente entretenida y vigorosa en toda su extensión. Une, con tremenda eficacia y un pulso narrativo firme y sin baches de ritmo, la apabullante espectacularidad y la energía vitaminada de sus escenas de acción con un contenido que sorprende por su delicadeza emotiva y que invita a la reflexión y genera el debate al presentar a un activista extremo cuyos métodos violentos pueden ser objeto de justificación, ya que son empleados contra un sistema que trata de controlar y aletargar al individuo. Por lo tanto, la película ofrece escasas pero magistrales exhibiciones de adrenalínica acción (planificada y montada con un estilo visual abracadabrante) que se diseminan a lo largo de una película que presta atención, fundamentalmente, al desarrollo de la romántica y amarga historia de sus dos protagonistas, V y Evey, y al plan que pondrá en práctica nuestro superhéroe (sí, no cabe duda) para que el 5 de Noviembre se convierta en un punto de inflexión determinante en el futuro devenir.

James McTeigue, conocido por ser el segundo director de unidad de la trilogía de Matrix, es quien se hace cargo de la dirección de un proyecto en el que los hermanos Wachowski, productores, han rebasado la tarea de la mera producción para participar activamente en la elaboración y ejecución de una película que bebe de ilustres referentes como 1984, Brazil, El Conde de Montecristo o El fantasma de la ópera. Basándose en la extraordinaria novela gráfica de título homónimo de Alan Moore, como guionista, y David Lloyd, como dibujante, los responsables de V de Vendetta consiguen con meritorio acierto fusionar todas las influencias y materiales de base con sus constantes estilísticas tan cool, estilizadas y poderosas. No en vano, la factura visual resulta excelente y traduce brillantemente en imágenes un guión mucho más sólido, sustancioso y arriesgado que el que poseen la inmensa mayoría de los blockbusters de turno.

Además, los intérpretes cuentan con el suficiente espacio para dotar a sus personajes de una entidad y un carisma muy interesantes. No cabe esforzarse demasiado para quedar prendado a las primeras de cambio de la solemne y seductora personalidad del complejo y artístico V, ese ser escondido bajo la máscara que simboliza el significativo intento de Guy Fawkes en 1605 por echar abajo el Parlamento británico. Porque el personaje, aunque impacte su visceral proceder, es objeto de nuestra comprensión cuando conocemos sus motivos y quedamos fascinados con su renacimiento en llamas a modo de diablo vengador (en el cómic Born Again, de Frank Miller, Daredevil renace metafóricamente y surge del fuego). Y a su lado, como cómplice y partícipe, aparece Evey, esa chiquita mujer que vive toda una odisea de cambio y purificación bajo la lluvia tras atravesar un infierno forzado y tocar fondo. Y más allá, el líder mesiánico encarnado por, cómo no, John Hurt, como sumo villano; ese presentador hastiado y posicionado contra el sistema capaz de parodiar al líder a lo Benny Hill, Stephen Fry; o ese perspicaz inspector, Stephen Rea, cuyas creencias se derrumban. Todos ellos componen personajes bien trazados y rinden a buen nivel, destacando la fuerza y sutileza que irradia V (Hugo Weaving) y la interpretación medida, sin sobreactuación, de una vulnerable, sufridora y, por fin, curtida Natalie Portman.

Que la película incurra en excesos y efectismos en lo que se refiere a las plásticas escenas de lucha es, sin duda, una concesión comercial, aunque también es de justicia alegar que la acción es ineludible para perfilar a nuestro hombre y no sólo las palabras o los silencios.

El emocionante final, como el principio, está caracterizado por una monumental épica operística que hace hervir la sangre hasta del más pintado. Al son de las notas de la Obertura 1812 de Tchaikovsky, las explosiones y fuegos de artificio inauguran y clausuran el camino hacia la libertad. Porque V parte de la venganza personal para después expandirse y convertirse en el símbolo de la liberación y unión de un pueblo. Porque V somos todos.

Valoración (0 a 5): 4

16 pensamientos en ““V de Vendetta”

  1. Habiendo leído el cómic me es imposible considerarla una gran película, aunque está bastante bien. No me refiero a la adaptación, eso es lo de menos (aunque también es criticable en este sentido). Me refiero a que no consigue transmitir ni de lejos todo el idealismo, oscuridad y opresión que destila el cómic.

    Aunque tiene escenas realmente acojonantes.

  2. Yo me he leído el magistral cómic y considero que la película sí captura en buena medida el espíritu del mismo. Es normal que se deje cosas en el tintero o no profundice demasiado ya que estamos hablando de condensar en poco más de dos horas un cómic bastante extenso y es necesario la máxima concisión. La película me dejó clavado en la butaca y creo que su grandeza reside en que se centra en los personajes y la historia, dejando en un segundo plano, sólo en momentos puntuales, la acción y todo efectismo. Y todo eso no va en detrimento de la fuerza y la intensidad que derrochan la mayoría de fotogramas, ya sea en los momentos intimistas o en los de espectáculo desatado.
    Por otro lado, que no condene el terrorismo (justificado, motivado, pero terrorismo al fin y al cabo) y, es más, lo convierta en elemento impulsor de la libertad y la unidad del pueblo creo que es una lectura arriesgadísima para un blockbuster.

  3. Por cierto, Kesher, hay algo curioso: es bastante complicado que una película nos guste más que la novela o cómic en la que se ha basado. Y eso creo que se debe a que son medios diferentes y la lectura provoca que nos imaginemos, a nuestra manera, lo que se nos está contando. Verlo luego reflejado en pantalla normalmente decepciona. En el caso de los cómics, pasa algo parecido: tienes dibujos en los que apoyarte, pero de alguna manera eres tú quien completa el dibujo y le otorga el ritmo preferido a la sucesión de viñetas. Con esto quiero decir que la literatura o el cómic son medios más activos que el cine porque demandan mayor participación. Entonces, nos creamos nuestra propia idea de lo leído/visto en el papel y experimentamos una serie de sensaciones. Luego vemos la película y lo que sentimos no coincide, de manera que consideramos que el problema es que la película no nos ha transmitido lo que hemos vivido en el otro medio…
    No digo que eso te haya ocurrido a ti en concreto, pero creo que comparar lo que hemos sentido con el cómic con lo que hemos sentido viendo la película es un error (en el que muchas veces he caído) dado que son medios diferentes. La película hay que juzgarla por sí misma, sin entrar a contrastarla con el cómic. Me parece lo más justo.

  4. Sí, tienes razón en lo de que cuando uno lee un cómic le puede añadir toda la épica que se le antoje, mientras que en una película te lo dan todo hecho.

    Pero no sé, limitémonos a la muerte del obispo. ¿No es en el cómic mucho más apocalíptica y aterradora, con V dándole esa hostia envenenada? ¿Y qué tenemos en la película, una mera anécdota?

    Especialmente sonrojantes son la escena de Benny Hill y la del delantal. Que hacen que se evapore cierta magia.

    Con todo, me ha gustado.

  5. Estoy de acuerdo en que la imagen de V con delantal es demasiado grotesca y le resta seriedad al personaje, y también puedo estarlo en que luce poco la escena del clérigo, la Portman “lolitesca” y la posterior muerte del tipo, pero lo de Benny Hill no me molestó porque lo entendí como una parodia que ridiculizaba al líder y su sistema. Los medios están manipulados por el control del gobierno y el personaje de Stephen Fry consigue colar en antena una burla sangrante, utilizando para ello la cámara rápida y la musiquita del show británico de Benny Hill. Si lo contextualizo no me molesta ni me chirría.

  6. Coincido más con el enlace que ha puesto Harry Powell que contigo xD

    Aunque no deja de ser curioso que haya salido una buena película, con todas las reticencias que teníamos al principio (terrores, más bien). Es curioso que no chirrían los cuchillos en bullet time!

  7. No voy a hablar del comic. Tampoco lo voy a hacer de un desaparecido de los créditos Alan Moore (a petición suya, creo).
    Solo voy a hablar de un film.
    “V de Vendetta” es la ópera prima de James Mcteigue, el ayudante de dirección de los Wachowski en la saga “Matrix”, pero también de George Lucas en el segundo episodio de la odisea galáctica o en una joyita olvidada en el tiempo como es “Dark City”.
    “V de Vendetta” cuenta la acción armada que toma V, un ¿terrorista? que lucha por la libertad de un pueblo aterrado y dominado por la corrupta política resultante de una guerra que ha devastado el planeta.
    También cuenta la historia de Evey, una chica que sabe que vive en el terror pero que cree que ya se han perdido demasiadas vidas intentando cambiar las cosas.
    “V de Vendetta” pertenece al género anárquico que inauguró la otra gran obra revolucionaria que fue “El club de la lucha”
    El film no tiene el presupuesto que si parece tener, aunque a ratos si vemos la escasez de medios.
    Natalie Portman es una pequeña (pequeñísima, frágil) enorme actriz y Hugo Weaving nunca aparece sin la máscara, pero sabemos (o nos creemos) en todo momento que es él quien está debajo de la sonrisa eterna gracias, sobre todo, a una extraordinaria capacidad gestual. Incluso en la versión doblada al castellano nos creemos que esa es su voz.
    La fotografía del fallecido Adrian Biddle, al que está dedicado el filme, es notable, pero sin estridencias.
    Los secundarios brillan, sobre todo un conmovedor Stephen Fry y un atormentado (como casi siempre le toca) Stephen Rea.
    John Hurt pasa de Winston Smith a convertirse en su “gran hermano”, el villano de la función, Adam Sutler.
    Tiene un ritmo preciso, pero peca, en el último acto, de precipitación. Y eso le va a restar algún que otro punto, porque con noventa minutos tan brillantes, no puedes precipitarte cuando solo te quedan treinta.
    Se cuelan un par de manchitas, como el momento matrix de la lluvia en la azotea, con un plano de apenas dos segundos, pero que podría pertencer a cualquiera de sus tres partes; o las molestas estelas que marcan el recorrido de los cuchillos de V solo en la última pelea, mira tú por donde.
    En resumen, una peli que hay que ver, porque además de entretener al 100%, lleva consigo un mensaje que, igual que despierta a Evey en el film, puede despertar al espectador.
    Que no te tapen los ojos.
    Una frase: “Dios está en la lluvia”
    Un 8.

  8. ola la pelicula me parece wena aunke algunas veces se nota la mano de los wachoski demasiao … con eso dialogos ke tienes ke concentrarte y estar atento a la pantalla para no perderte ni una frase … sino tas muerto en la pelicula …jajajaja weno hay va mi pregunta ¿como se llama el titulo de la cancion ke se oye en los creditos cantada por una chica india creo , desconozco el idioma ….? ¿alguine la sabe ?

  9. Más allá de la adaptación del cómic (que no leí) o de algunos excesos, lo que me parece destacable de la película por sobre todas las cosas es la mirada política. Termina de cierta manera reivindicando a un terrorista que asesina gente en la lucha por sus ideas. Más que a otras adaptaciones de historietas a mí me hizo acordar a “La batalla de Argelia”, de Gillo Pontecorvo. “No podés matarme porque debajo de esta máscara hay una idea. Y las ideas no se matan”, dice –palabras más, palabras menos– V sobre el final del film, poco antes de morir. Que Hollywood haga hoy esta película, con todo lo que está pasando en el mundo, no es poco. Más bien todo lo contrario. Por eso, más allá de las cuestiones estrictamente cinematográficas –si es que sólo podemos atenernos a ellas–, me parece una película valiente, infrecuente para el mainstream yanki (no olvidemos que la produce la Warner Bros). Bienvenida.

  10. Así es, Lord Henry. Es una película bastante más arriesgada de lo que parece en tanto no condena el terrorismo, elevando al personaje a un status (anti)heroico lleno de épica y lucimiento.
    No he vuelto a verla, pero conservo un recuerdo muy bueno. Esperaba lo peor de este proyecto y, en cambio, me encontré con algo a tener en cuenta.

  11. No soy una experta en cine ni en política y tampoco he leido el cómic pero si algo me cautivo de esta historia. Cuando comenze a verla no sabia nada de la pelicula,de que se trataba y de que era una obra conocida , pero me llamo la atención la propuesta del director de hacer una historia basada en el tema politico.Mas alla de que trate de hacer que un hombre luchador (por que de terrorista no tiene nada) el cual quiere hacer de un pais anarquista una nacion libre en la cual los ciudadanos tengan el dominio y que no sean pasados a llevar.Tambien me sorprendio que se recordara un pelicula tan brillante como lo es EL CONDE DE MONTE CRISTO y que se quisiera mostrar de alguna forma la emocionante aventura de un hombre condenado al encierro y que al estar en libertad solo pensara en la venganza y en el luchar por sus ideales.
    Para terminar quiero destacar al actor quien encarna a V , no sabia que era el mismo actor que hace de agente en MATRIX , su forma de peliar y de amar me conmovieron.Y pensar que detras de esa mascara se esconde un hombre con otras visiones.La verdad es que me enamore de esa sonrisa tan marcada y los gestos tan delicados que hacia cuando estaba con Evy.
    Buena pelicula,buenos actores y buena historia meritoria de verla una y otra vez.

  12. A mi me parecio la pelicula mas excelente que he visto ademas habla de como nosotros no debemos estar sujetos al gobierno como si fueramos cualquier cosa ademas me encanto lo que dijo V eso de que “la gente no debe tenerle miedo al gobierno si no el gobierno debe temerle al gente” y ya que estamos hablando de V otra cosa que me gusto bastante fue la actuacion de “HUGO WEAVING” que yo ya lo habia visto en la pelicula de matrix pero de verdad que es un excelente actor es uno de los pocos actores que te hacen creer que en verdad son como el personaje y yo lo crei ademas en cualquier pelicula es un buen actor desde ahora amo a HUGO WEAVING.

  13. Película majestuosa!! para una y muchas veces… el discurso de V en la TV es muy real con la situación que se vive en varios paises.
    La frases son para ver muy detenidamente, tiene muchos mensajes subliminales muy interesantes, para pensar y reflexionar.
    Saludos y muy buenos comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s