“REC 3″, de Paco Plaza

Su descaradísimo tono de comedia gore-cafre, tan absolutamente autoconsciente y juguetón, convierte a REC 3 en la entrega con más desparpajo y sentido alocado de la saga, y la verdad es que un servidor ha pasado un rato delicioso entre fetiches del horror sanguinolento (esa motosierra…), detalles cañí, referencias costumbristas, sobradas de toda índole, correcalles, mordiscos, cuerpos seccionados y musiquilla típica de bodorrio como delirante banda sonora del desfase, lo cual produce un efecto bastante curioso y al que es difícil resistirse. Incluso tiene su punto perverso, tal y como se aprecia en el retrato burlón de las parafernalias de las bodas, en la condena de cada personaje (tenga la edad que tenga) y en ese final atrevido y sin concesiones que aúna romanticismo maldito, fatalidad, apocalipsis y antipatía por las fuerzas de seguridad, mostradas como un ente que no garantiza precisamente la esperanza. Los mordidos, así, se erigen en figuras antiheroicas y trágicas que representan un amor que supera la condición humana… y la propia vida.

Paco Plaza, en su obra más afortunada junto a la excelente Cuento de Navidad, hacer fluir la acción hábilmente y los pequeños chascarrillos/gags le funcionan más o menos bien, aunque el desarrollo de lo que sucede tras el inicio del caos da continuidad un poco a lo de siempre, a lo ya conocido, incluyendo a la fémina aparentemente frágil que se rebela y saca fuerzas de flaqueza para enfrentarse al enemigo. Unos contra otros: supervivientes contra infectados, bajas cada vez más numerosas y personajes que van cayendo de variadas maneras.

Sin embargo, tengo mis dudas respecto al formato escogido, pues en un determinado momento se finiquita la cámara subjetiva, una de las claves fundamentales (y máxima seña de identidad) de las entregas anteriores, y la película se convierte en “película”, por así decir, siendo un cambio de tercio que la distingue y le permite librarse de cierta esclavitud formal al no tener que respetar el punto de vista del objetivo que filma. Adquiere la libertad de no depender de la cámara como objeto de uso/testimonio de algún personaje. Y en todo caso, la verdad es que me pregunto si esta decisión formal y narrativa va en beneficio o en detrimento de REC 3. No lo tengo claro.

Y los ojos de la Dolera son un plus, las cosas como son.

About these ads

5 pensamientos en ““REC 3″, de Paco Plaza

  1. A mí no me molesta el hecho de que cambien de técnica “cámara en mano” a la técnica convencional, lo que me preocupa es el hecho de que al parecer el tono más serio y tenso que tenían las primeras dos entradas, se va disminuyendo por elementos más cómicos o que tienden mas a ser de película gore y no mucho más.

    Eso es a simple vista, no he tenido la oportundia de ver esta tercera “REC”. Ya lo haré pronto.

    Saludos.

    • ¡Hola, msarzie!

      Buenoooooo… Muchas gracias por el reconocimiento. No creo que me lo merezca, pero se agradece infinitamente, claro. Me alegro de que a algunos os gusten los contenidos del blog. Esas cosas son las que te hacen seguir y no desfallecer, desde luego. Prometo que intentaré actualizar más a menudo.

      De nuevo, mil gracias y feliz año para todos. :)

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s