“No habrá paz para los malvados”, de Enrique Urbizu

 

Drive (obsesión personal de primer orden) y No habrá paz para los malvados, cuyos estrenos en la cartelera fueron próximos en el tiempo, son dos peliculones de aúpa que asumen sus referentes de cine negro con un vigor extraordinario, sabiendo beber de las fuentes e imprimiendo una fuerte personalidad que rompe fórmulas adocenadas. En ambas, los respectivos protagonistas, rodeados de un halo de misterio y de ambigüedad en función de un pasado difuso o inconcreto, son tan magnéticos que sus meras presencias ya suponen un elemento absolutamente fundamental para atrapar la atención del aficionado. Ellos, por sí mismos, ya sostendrían cualquier historia sobre sus espaldas.

Con un arranque arrasador, del que tanto se ha hablado y escrito, y un desenlace que no lo es menos, Enrique Urbizu, cuya trayectoria urbana merece todo el reconocimiento, recoge hábilmente diversos aspectos sociales, políticos y religiosos de rabiosa actualidad para situarlos como telón de fondo de una realidad caótica en la que un policía cuestionable puede ser la única solución a nuestros males. Pero lo más valioso es la definición “borrosa” del brutal Santos Trinidad, el contraste entre las evoluciones de este fuera de la ley y la empantanada investigación de esa estirada y pulcra jueza y las características de un guión inteligente, intrincado, rico, sugerente, de diversas lecturas y capas, que deja en el aire una intepretación fascinante (querida o no en el guión): ¿Santos Trinidad actúa desde el comienzo con conocimiento de causa o el detonante se produce por puro azar?

Y sin dejar de lado, claro está, la medida puesta en escena, totalmente al servicio de las necesidades de una historia de género que no requiere de demasiados fuegos de artificio, sino de aspereza y amargura (la misma que acompaña a un antihéroe de vuelta de todo al que sólo le queda el camino del sacrificio).

Bravo, bravo y bravo.

About these ads

3 pensamientos en ““No habrá paz para los malvados”, de Enrique Urbizu

  1. IMPRESIONANTE película, ENORME Coronado y GENIAL Urbizu. De lo mejor que he visto en el cine español en los últimos 100 años. Y Drive no te cuento… Refn ha dejado su huella en la historia, por lo menos en la mía. Estoy totalmente de acuerdo contigo, con Le Havre son lo mejor del 2011.

    (por cierto, ¿has visto The Yellow Sea? Qué te ha parecido)
    SALUDOS

  2. Pues a mi me parece en la línea más bién del “quiero y no puedo” que siguen este tipo de proyectos españoles que intentan romper un poco el tópico del cine hispano habitual. No obstante se deja ver bién.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s